Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mujeres de terror: el cine les da un nuevo protagonismo

Lejos del clásico lugar de víctimas, hoy los papeles femeninos dentro del género viran hacia roles variados, mucho más ricos y complejos

Sábado 11 de noviembre de 2017 • 00:00
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Por cada Drew Barrymore muriendo en los primeros minutos al teléfono, hubo una Neve Campbell soportando una y otra vez los embates del asesino con máscara. Por cada rubia gritona que moría en una slasher movie (proviene de slash, cuchillada), una Jamie Lee Curtis resiliente. Y si bien fue Alfred Hitchcock quien dijo que las rubias eran las mejores víctimas, de unos años a esta parte los films del género terror y sus aledaños han empezado a mostrar a las mujeres bajo una luz distinta. De la mano de un progresivo empoderamiento en la pantalla chica, gracias al boom de las series, los papeles femeninos en el cine han virado hacia roles más variados, en algunos casos heroicos, en otros maléficos, pero sin dudas más ricos y complejos.

"El terror siempre tuvo protagonistas mujeres. Desde Nancy (Heather Langenkamp) en Freddy, Laurie (Jamie Lee Curtis) en Halloween hasta la teniente Ripley (S. Weaver) en Alien. En el caso de Freddy y Halloween (y también sucede en las primeras dos de Viernes 13) hablamos de mujeres que a veces, a su pesar, deben independizarse y son acosadas constantemente por «hombres» y nadie les cree. En ese aspecto, siempre hubo cierta vanguardia en el género, a pesar de los paños menores en algunos slashers", comenta Facundo al frente de Crítico Cítrico (@criticoycitrico), una de las cuentas cinéfilas más populares de Twitter con más de 10K de followers.

Pero lo cierto es que pese a que el género tuvo excepciones significativas (como Carrie), las chicas históricamente cumplieron el lugar de carnada o mero accesorio, ya sea muriendo de alguna forma sangrienta o esperando pasivamente a ser rescatadas por el héroe de turno, como se muestra en numerosas películas de finales de los 90 (I Know What You Did Last Summer, Leyenda urbana, Valentine, La casa de cera).

"El mercado terminó convirtiendo a los asesinos en el personaje más interesante. Lo importante, en cuestiones de género, es ponernos a pensar si la película es capaz de entender a la mujer como sujeto histórico más que como un prototipo que sirve para ejemplificar (ya sea para bien o para mal)", explica Mariano Morita, crítico docente y autor de cinecuaderno.blogspot.com.ar. Morita cita a Get Out, una película de Jordan Peele que se estrenó este año, donde el personaje femenino sabe qué "máscara" utilizar en la vida para sus objetivos diabólicos. "Esto no implica que se esté catalogando a las mujeres de esta manera, pero es una forma de hacerse cargo de cierto poder que es posible de surgir desde el género femenino pensado como inserto en las condiciones actuales de la historia".

No sería insólito pensar que parte de este viraje, que también encuentra una correlación con fenómenos culturales (desde mayores libertades para las mujeres como la instalación de un debate de género que permeabiliza el arte), se catalizó con la televisión. Ya hace más de una década, Buffy the Vampire Slayer (primero el film y luego la serie) proponía reconnotar el rol de heroína y poner a una rubia pequeñita a cazar demonios y salvar al mundo. Un poco más acá, la serie que devolvió a los vampiros a una mejor forma, True Blood, también siguió el legado de Buffy insertando una protagonista superficialmente convencional. Pero no hay que irse tan lejos para ver roles más interesantes, autosuficientes o capaces de manejarse, sea frente a un monstruo o el serial killer de turno, de X-Files a Fringe, pasando por The Walking Dead, y toda la nueva camada de investigadoras vía The Killing, The Fall y Cía. Incluso una reciente incursión parte comedia, parte homenaje al género slasher como fue Scream Queens (creada por Ryan Murphy), mostraba personajes femeninos con dos caras, donde la rubia de turno no era ni tan inoperante ni tan inocente.

Netflix sumó una antología de mediometrajes dirigidos y protagonizados por mujeres
Netflix sumó una antología de mediometrajes dirigidos y protagonizados por mujeres.

Tal vez sean la finalizada Penny Dreadful, basada en los pequeños folletines de historias truculentas de la Inglaterra del siglo XIX, y Wynonna Earp, el western de terror que ya va por su segunda temporada y se ha convertido en una pequeña serie de culto, dos ejemplos cercanos de productos que revierten roles tradicionales y códigos del género. Es más: recientemente, Netflix sumó a su catálogo XX, la primera antología de mediometrajes de terror realizada (y protagonizada) por mujeres: miedo en estado puro, pero con perspectiva de género.

Lejos de la norma

En este escenario se puede hablar de un resurgimiento del género con films que exploran otras aristas narrativas y estéticas. Pero quizá lo más notorio, con personajes femeninos que se apartan de la norma para lo que venía siendo el género.

El género de terror hoy está teniendo más roles centrales para ellas, alejándose del placer de victimizarlas o estereotiparlas. "Se ha trasladado del slasher o el torture porn a productos más sutiles y sustanciales, con comentarios sobre cuestiones sociales", comenta la crítica Beth Younger.

Lo que es más, el cine de terror siempre tuvo una fanbase femenina, y muchas películas de esta clase son, contrariamente a lo que se cree, consumidas por mujeres. Según Shelley Stamp, profesora de cine de la UCLA, estos films ya se vendían a las mujeres desde las décadas del 30 y el 40, y éxitos como The Conjuring, The Purge, Mama e incluso la remake de Texas Chainsaw Massacre tuvieron una audiencia femenina de más del 50%.

"Otra figura posible es la mujer que utiliza su belleza o habilidades sexuales para obtener lo que quiere. En las películas de terror eso puede aparecer como problema si problematizamos qué es lo que quiere obtener. Es un cuestionamiento al poder", enfatiza Morita.

Por eso largometrajes recientes como Stoker, Under the Skin, Ginger Snaps, Jennifer's Body o You're Next son ejemplos de films que ponen a las chicas en otra posición de poder, ya sea como monstruos o sobrevivientes, y con distintos niveles de lectura respecto de la relación con sus cuerpos, su sexualidad, la puja con la sociedad y la imagen que proyectan, con The Witch e It Follows (2015) a la cabeza.

"Actualmente creo que el mejor exponente es Lucky McKee quien hace, sin ir más lejos, terror feminista. Todas sus películas tienen personajes femeninos fuertes (como The Woman). También en All Cheerleaders Die, donde un grupo de jóvenes de un equipo de fútbol americano asesina a las porristas, y éstas vuelven a vengarse. Tanto en All Cheerleaders Die como en May y en el capítulo de Masters of Horror se aborda el lesbianismo desde la normalidad y no desde "el espectáculo gratuito para la platea masculina", agrega Facundo del Crítico Cítrico.

Finalmente, una vertiente de este nuevo cine se ha enfocado en las madres, y ha creado obras que funcionan en múltiples niveles como entretenimiento y posible reflexión sobre la maternidad contemporánea. "The Babadook es interesante porque al ser dirigida y escrita por una mujer, llega más lejos y termina proponiendo un drama de terror donde muestra la maternidad como un trabajo tan costoso como vencer un espíritu. También otras que abordan el tema de la maternidad: la iraní After the Shadow y The Monster".

Todo esto demuestra que el terror se consolida cada vez más con este bastión de exploración y resurgimiento. O tal vez lo que surge es la necesidad de ver mujeres fuertessaliéndose con la suya, más allá del bien o del mal.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas