Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Criar un varón en la era del #NiUnaMenos

Sábado 11 de noviembre de 2017
PARA LA NACION

Me encontré diciéndole a mi hijo algo que me sonó extraño: "Vos ya sabés qué límites no tenés que pasar. Ahora sabé que, en este momento, tampoco te podés ni siquiera acercar a esos límites".

Él tiene 14 años, en su colegio hubo un caso de abuso entre estudiantes que cobró notoriedad y, en el último año, supe de varias alumnas que denunciaron, sin tanta difusión, haber sufrido algún tipo de violencia machista de parte de sus compañeros. Mi reacción ante este panorama, después de lamentarme por los hechos, fue celebrar lo que entiendo que no es ya un aumento de casos sino un aumento de denuncias. Situaciones que hasta hace no tanto eran calladas y toleradas, hoy se expresan y se castigan públicamente.

Celebro que se entienda que violencia no es nada más dejar un ojo morado o asesinar; que una palabra, una mirada y un gesto pueden ser muy violentos. Celebro que tenga buena prensa despreciar a un acosador o acosadora. Celebro el espíritu transformador de la cultura que nos llevó a quitar de nuestro vocabulario cotidiano tantas palabras que recién ahora entendemos como peyorativas. Celebro que los estudiantes secundarios estén debatiendo con vehemencia la necesidad de elaborar protocolos para el tratamiento de casos de violencia de género dentro de las instituciones. Celebro que las chicas se sientan habilitadas a decirlo cuando son avasalladas, y que se reconozcan merecedoras de apoyo. Celebro que las nuevas camadas de mujeres no se vean como el "sexo débil" y que ejerzan su fortaleza.

Pero, a la vez que celebro, siento una gran perturbación. Me inquieta la inmediatez de la condena social, que irrumpe soberbia, como si viviéramos en un contexto con reglas clarísimas.

Hoy, en cuestiones de género, manejamos categorías que se reactualizan permanentemente -como la app de un dispositivo-. Son cada vez más abarcadoras y es una responsabilidad escapar de los juicios que tipifican. Sobre todo, cuando atañe a chicas y chicos que están en una etapa de formación personal. Y sería caer en una trampa estigmatizar a estos varones y exponerlos a la sospecha por default. Hay límites que no se deben pasar y están claros para muchos, pero crece una zona -aún difusa- junto a los bordes. En medio de redefiniciones que todavía no se terminan de consensuar, hay situaciones -no las extremas- que, según cómo y quién las mire, están quedando del otro lado de la raya, o de esta.

Criar un adolescente varón en la era del #NiUnaMenos es un desafío y acarrea temores. "Ni te acerques al límite. Pensá mil veces antes de actuar ante una chica, hacelo de una manera cien por ciento irreprochable, y sólo cuando sepas que no corrés riesgos; si no, no hagas nada...", le podría haber dicho también, aterrada. Por suerte no lo hice. Me quedé pensando en cuánto de espontaneidad y de serenidad se estará perdiendo en algunos vínculos. Educamos a nuestro hijo con perspectiva de género, con conciencia en la importancia del rol de los varones en la construcción de una sociedad equitativa y más respetuosa con las mujeres. Escucharme a mí misma dándole un consejo para protegerlo de la vulnerabilidad que puede implicarle ser varón en esta época, me sonó extraño. Pero me pasó.

En esta nota:
Te puede interesar