Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El turf está de fiesta: el final de la Triple Corona espera por una nueva leyenda

A las 18.25, se corre el Gran Premio Nacional en Palermo, con un abanico de candidatos; transmite ESPN, desde las 17.30

Sábado 11 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Smart Holiday ganó por varios cuerpos dos de sus tres carreras
Smart Holiday ganó por varios cuerpos dos de sus tres carreras. Foto: Archivo

Se corre el Gran Premio Nacional en Palermo. La Triple Corona llega a su fin hoy, sin posibilidad de que un potrillo logre adjudicársela pero con el valor histórico que tienen los 2500 metros más trascendentes del turf argentino. Fueron once los ratificados para la carrera, aunque ya se anticipa que Natural Blues no estará en las gateras a las 18.25, dado que una infección obligó a medicarlo y retirarlo. Así, una decena de competidores tendrán el privilegio de buscar el triunfo más importante de su primera temporada en las pistas, aun cuando seis de ellos ya llegan a esta instancia como ganadores clásicos.

Claro que una conquista esta tarde representa más que todas esas victorias juntas y vale mucho más que los tres millones de pesos reservados al primero. La tentación es tan grande que hasta fue confirmado un perdedor, Balompié, con dos segundos puestos y un cuarto en tres presentaciones. Es el caballo que llevará el número 9 y su jockey -José Da Silva- los colores rojo y blanco del stud S. de B., del empresario lácteo José Mastellone, quien en 2004 decidió cambiar el formato de su chaquetilla por los que identificaban a Seabiscuit. Ese crack que cobró fama en los Estados Unidos en la década del '30, en tiempos de la Gran Depresión, quedó inmortalizado en una película protagonizada por Tobey Maguirre, que pasó de El Hombre Araña al rol de un jinete desahuciado. La historia, con más personajes por los que nadie daba dos pesos, le impactó a Mastellone, que una década después celebró en el Derby con El Moisés, también al cuidado de Gregorio Vivas, como Balompié. Esta vez no tiene a uno de los favoritos, pero los deseos de repetir la escena triunfal no pierden intensidad.

Si el cine de Hollywood se inspirara también en las carreras argentinas como lo hace con los caballos norteamericanos, Smart Holiday cuenta con argumentos competitivos y dramáticos. Ganador en dos de sus tres pruebas, el zainito es uno de los potrillos que se reservó este año Firmamento, en un hecho atípico para el haras, y su última conquista no pudo ser celebrada con normalidad. Pese a que había vencido por cinco cuerpos en la cita preparatoria para el Nacional, lo que ya lo situaba entre los candidatos para hoy, aquel triunfo llegó apenas un puñado de horas después de que la madre del potro, Distinguida Gulch, no superara el parto junto a su cría. Si no fuera que los caballos dejan el hogar muy pronto, diríamos que a los 3 años ya es huérfano, pues el padre -Harlan´s Holiday- murió antes de que nazca Smart Holiday. A ellos los honra con la calidad que heredó y, si se da la lógica, volverá a galopar más rápido que sus rivales.

Su entrenador, Roberto Pellegatta, puede soñar como ninguno con levantar su quinta copa en el Derby porque además llevará a Amiguito Ciro y a Areco for Sale. Con tres cartas en el mazo, el cuidador abre el juego. El primero de éstos, con dificultades en el trámite en sus dos últimas derrotas, podría ser el puntero de la prueba. El otro, un lindo proyecto de fondista, espera agazapado en su primer intento fuera de las carreras comunes.

Más experiencia acumulan Puerto Real y Daniel Boone, cuyos jockeys se recibieron de domadores para no terminar en el piso en el Jockey Club y la Polla, respectivamente. Aquél dio un brinco a poco de largar en San Isidro y Fabricio Barroso se sostuvo como pudo. Ahora regresa a Palermo, donde fue segundo en el inicio de la Triple Corona, la cita en la que Juan Cruz Villagra casi cae cuando Daniel Boone se plantó de golpe en plena curva. Roberto Bullrich, entrenador del primero, se toma el nuevo desafío con profesionalismo y sin misterios. "¿Te llevo a Palermo el sábado? ¿Te vas a portar bien? ¿Sin saltito? Llevame Coco por favor, me voy a portar bien y los voy a tener en un arco. Dale, hecho. Nos vemos ahí. Vamos juntos por la gloria", simuló un diálogo con su pupilo el cuidador en Twitter. Descontracturar es parte del juego.

Tamburo di Oro es chileno, pero corrió exclusivamente en la Argentina. Su dueño, el haras trasandino Don Alberto, gastó esta semana alrededor de 10 millones de dólares en las subastas norteamericanas. Lo que no tiene precio es ganar el Nacional. Y Carly Etchechoury, el entrenador del potrillo, lo cree tan bueno para la larga distancia como a Pulpinello, el otro ejemplar al que anotó. San Onofre y Roman Rosso completan el lote, pero están muy lejos de ser los últimos en la consideración. Aquél ya logró una conquista relevante en Palermo y fue tercero en el Jockey Club, de atropellada. El otro viene de imponerse de punta a punta en el Derby de La Plata.

La propuesta comenzará a las 13, con diecisiete cotejos, e incluye otros dos grandes premios, el Maipú (1000m) y el Palermo (1600m), con los mejores especialistas. Pero en el Nacional, desde luego, estará el foco máximo de atención. Allí nacerá otra leyenda.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas