Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Martín Landajo: "Me encantaría que Hourcade siguiera en los Pumas"

En medio de los cuestionamientos, uno de los referentes rescata el trabajo realizado y respalda al coach con la mira en el Mundial 2019

Sábado 11 de noviembre de 2017
0
Landajo, una voz para escuchar; hoy será el N° 9 en el choque con Inglaterra, en Twickenham
Landajo, una voz para escuchar; hoy será el N° 9 en el choque con Inglaterra, en Twickenham. Foto: Villarpress

LONDRES.- El rugby argentino todavía trataba de usted a las superpotencias del hemisferio sur cuando en la Argentina se comenzó a televisar los partidos del Súper Rugby, entonces bautizado como Súper 12. "Empezaron a pasar los partidos por la tele cuando yo era chico. Pero no era de mirar mucho rugby, prefería ver fútbol. Quería un poco de desconexión", recuerda Martín Landajo. Hoy, el medio scrum de los Pumas, titular en el equipo que enfrentará a Inglaterra, desde las 12, en Twickenham, es también uno de los referentes de los Jaguares, la franquicia que instaló en el Súper Rugby, símbolo del profesionalismo argentino. Con el amateurismo en el retrovisor, Landajo gambetea la nostalgia de su pasado en el CASI. "Yo tuve la suerte de jugar seis o siete años en la Primera del club. Y me quedo con eso, lo pude vivir. Hoy, a los chicos les cuesta mucho más jugar en sus clubes. Cuando un jugador es muy bueno, dura poco y nada en su club".

Y sigue con el análisis. "El rugby ganó mucho. Hoy, estamos todos los días bajo el mismo sistema y jugamos cada fin de semana contra los mejores. Ese nivel de competencia nos perfecciona. La formación es constante y se verá en las próximas generaciones. Los chicos están aprendiendo mucho", entiende el Nº 9. Sabe, en cualquier caso, que la metamorfosis del rugby argentino tiene sus consecuencias. "Estamos en una etapa de transición, pero los resultados de a poco irán apareciendo".

Ocurre, sin embargo, que no todo lo nuevo llegó acompañado de flores. "Es cierto que en los Jaguares se está aprendiendo a convivir con el desgaste. Hay muchos viajes, mucho cansancio. Quizás ésa sea la parte negativa. Pero de a poco el equipo se va a adaptar. Cada vez habrá más jugadores. Y eso hará que haya más recambio, más descanso para todos. Es un proceso. Todavía nos toca vivir la parte más difícil".

Los Jaguares acumulan 30 partidos en el Súper Rugby, con 19 derrotas. "¿Si existe el riesgo de que nos acostumbremos a perder?", dice Landajo; "no, claro que no. Sabemos que es parte de un proceso. Y tenemos claro que los equipos a los que nos enfrentamos son muy difíciles". Y recuerda el pasado no tan lejano del grupo argentino. "Hace dos años estábamos jugando un semifinal del mundo, acá en Inglaterra. Este equipo supo ser ganador. Vencimos a Sudáfrica dos veces, a Australia. Era el mismo equipo, con dos o tres nombres que cambiaron. Sabemos lo que es ganar, sabemos lo que es fue ser muy buenos. Hoy nos toca quizá pelearla más de abajo", afirma el jugador, de 29 años.

De los Jaguares a los Pumas sin escalas, el plantel argentino convive todo el año. "Hay muy buena onda, es un gran grupo", cuenta el también ex jugador de Pampas XV. Eso sí, cuando están en Buenos Aires intentan descansar. "Tratamos de manejar los tiempos. En la época de Jaguares no estamos todo el tiempo juntos, cada uno vive en su casa y aprovechamos para hacer nuestra vida. La idea es aprovechar un poco la parte de Jaguares, que es la primera, para que cada uno pueda estar con su familia, porque después sabemos que en la segunda mitad, la de los Pumas, vamos a estar más juntos".

El plantel prácticamente es el mismo; el staff técnico, no. De Mario Ledesma (reemplazante reciente de Raúl Pérez), a Daniel Hourcade, los Jaguares y los Pumas calcan su idiosincracia. "Todo se rige bajo una misma línea, aunque cada entrenador tiene su forma de trabajar. Se apunta a que los jugadores nos pongamos bien en Jaguares para después explotar en los Pumas", explica.

Desde que Hourcade tomó las riendas de los Pumas en 2013, el seleccionado argentino apostó por un juego más vistoso. "No fue una mala decisión. Jugando lindo llegamos semifinal del mundo en 2015. Fue la manera de cambiarla de cara al equipo. A veces, en el afán de buscar ser protagonistas se arriesga un poco más, pero es algo de lo que tenemos que ir aprendiendo. Los rivales ya saben que nos la jugamos más y por eso hay que tener más cuidado", sostiene Landajo. Que no tiene dudas sobre su entrenador, con la mira puesta en el Mundial 2019, en Japón. "Hace mucho que estamos con Daniel. Tuvimos grandes resultados y estamos cómodos. El equipo lo apoya al 100%. A mi me encantaría que siguiera con nosotros".

Japón marcará un antes y un después en la relación de Landajo con los Pumas. "Hoy me toca estar acá, pero después del Mundial me gustaría probar y jugar en Europa. Por la experiencia de vivir en otro país, de jugar otro rugby". No se iría solo: en diciembre se casará con María López Segura. Otra historia. Ahora, le toca pensar en Inglaterra, pero sobre todo en los Pumas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas