Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un día en la vida del rey de los sesgos cognitivos

Los errores en la toma de decisiones, que provienen, por ejemplo, de convicciones que se van adoptando en la vida, marcan la economía cotidiana y definen cómo será el futuro

Domingo 12 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Un día normal en la vida de Sesgismundo Biasone empieza con un despertador que suena 15 minutos antes del horario que debería. Metódicamente se despierta, lo apaga y disfruta de otro rato durmiendo. Durante el desayuno evita leer el diario, aplicando la ignorancia estratégica, para que estos tiempos de posverdad no lo confundan. Mientras toma un baño escucha en la radio a su periodista favorito, ese que suele confirmarle cada una de sus posiciones, y se pregunta si no le convendría prestar atención a otras voces para reflexionar mejor sobre la realidad.

Para ir a trabajar, Sesgismundo jamás usa el auto. Está convencido de que conduce mucho mejor que el resto, pero sabe que el resto de los que manejan también piensan lo mismo, así que prefiere no pecar de demasiado confiado en su idoneidad para manejar. Dispuesto a tomar el 132, recuerda el accidente que sufrió la línea el día anterior, pero este hecho saliente no lo paraliza, porque entiende que estadísticamente no es significativo.

Sesgismundo tiene un proyecto en danza: armar un cerramiento en la terraza de su casa y construir una pieza para su hijo mayor, que pide más independencia. Sus intentos de ahorrar para este fin solían fallar debido a sus erróneas previsiones de gastos, sus continuas tentaciones para gastar en cada paseo al centro comercial y la aparición de proyectos menos costosos, que se colaban y se encaraban antes que la reforma de la terraza. Pero un día Biasone (el doctor Biasone, él es contador) descubrió cómo controlarse para ahorrar, al reparar en el chanchito de su hija menor: un agujero de entrada, ninguno de salida... Biasone pensó y se le ocurrió una idea: destinar de manera automática una parte de sus ingresos a un plazo fijo todos los meses. Hoy, Sesgismundo está cada vez más cerca de cumplir su sueño.

Clara, la esposa de Sesgismundo, también tiene planes: quiere reciclar el baño de la casa y consulta al banco por un crédito. Mientras ambos evalúan la propuesta, su marido se entusiasma por lo accesible que parece la cuota mensual. Pero Clara le explica que está fallando en el cálculo y que no importa el valor de la cuota, sino el costo financiero total, que incluye los intereses más todos los gastos del préstamo.

Quien lea estas líneas puede pensar que a Sesgismundo Biasone lo acosan los problemas. En realidad, lo acosan 168 problemas. Sesgismundo es la antinomia del homo economicus, esa construcción hiperracional de la economía tradicional. Sesgismundo, podríamos decir, es el homo fallacious, o el homo sesgus, un hombre acechado permanentemente por todos los errores cognitivos conocidos, que, según reza Wikipedia, suman 168. Pero algo diferencia a Biasone de otros individuos irracionales, y es que él es consciente de sus sesgos y toma acciones concretas para evitarlos.

La vida de Sesgismundo es un poco nuestra vida. La gente no es ni puede ser puramente racional y comete sesgos, pero no se rinde tan fácil y pelea cuerpo a cuerpo con cada uno de ellos. Noticias contradictorias, datos de dudosa interpretación, argumentos falaces, señuelos para equivocarnos; la realidad nos enfrenta todo el tiempo con el peligro de cometer errores de juicio. Pero entonces, ¿quién podrá ayudarnos?

Lo primero es no desesperar. En la práctica es casi imposible que cometamos al mismo tiempo los 168 sesgos. Una razón inmediata es que muchas de estas fallas se contradicen entre sí. En algunas ocasiones somos demasiado confiados en nosotros mismos (como cuando nos evaluamos como conductores) y en otras somos excesivamente tímidos respecto de nuestras capacidades potenciales (como cuando somos escépticos respecto de nuestras cualidades matemáticas).

Pero además, como Sesgismundo, luchamos contra los errores, porque a la larga esto sería catastrófico para nuestra economía personal y para nuestra vida social. A veces el ajuste lo hacemos solos; a veces nos ayuda nuestro entorno, y otras veces nos protegen el Estado y sus instituciones. El Estado se encarga de establecer reglas de seguridad en el tránsito, de proveer estadísticas confiables, de obligar a las empresas a transparentar la información de sus productos y de exigir a los bancos mostrar el verdadero costo financiero incluido en sus préstamos.

También se encarga de ahorrar por nosotros para la jubilación, mediante los aportes obligatorios, que evitan que los ansiosos gasten todo su dinero antes de tiempo y se queden sin un peso al alcanzar la vejez. El Estado también prohíbe el consumo de sustancias adictivas, tentadoras en el corto plazo, pero decididamente destructivas en el largo.

Gracias a las recomendaciones que da el reciente premio Nobel Richard Thaler en su libro Nudge, en algunos países los gobiernos han establecido algunas políticas que se meten en las decisiones diarias de los individuos, para minimizar posibles sesgos. En Estados Unidos, por ejemplo, algunos estados especifican un tamaño más pequeño para las bebidas dulces, con el fin de desestimular el consumo extra de azúcar de envases más grandes, porque sentimos que debemos agotar su contenido para no "derrochar".

En busca de nosotros mismos

En toda esta confusión entre racionalidad e irracionalidad cabe preguntarnos, finalmente, quiénes somos. De partida, podemos descartar los extremos: nadie es completamente racional y nadie yerra todo el tiempo. Quizá podamos sacar alguna pista interpretando el "cableado" que nos legó nuestra historia evolutiva.

Por un lado, no todos los sesgos constituyen verdaderos "errores". La evolución nos dotó de un catálogo de facultades muy ventajosas para la supervivencia, pero sobrevivir no siempre requiere una racionalidad mecánica. Hay atajos lógicos que ayudan, como cuando elaboramos estimaciones aproximadas en lugar de perder el tiempo buscando resultados exactos. Mientras solucionamos ecuaciones para determinar la probabilidad de que detrás de aquella mata se esconde un león, el felino aumenta exponencialmente sus posibilidades de transformarnos en su almuerzo. En consecuencia, no es que venimos "fallados" para este mundo moderno, sino que fue el contexto el que cambió demasiado rápido para lo que veníamos preparados.

Además, los sesgos no se activan en todos los ámbitos. Por ejemplo, no es posible endeudarse para gastar de más si la economía no cuenta con instituciones dispuestas a otorgar créditos. Un país que jamás sufrió devaluaciones traumáticas seguramente no exhiba una psicología de ahorro en moneda extranjera tan obsesiva como la nuestra.

La buena noticia es que algunos investigadores están logrando identificar nuestras limitaciones cognitivas y sus relaciones de una manera un poco más sistemática. En dos trabajos recientes donde conducen múltiples experimentos, los investigadores Victor Stango, Joanne Yoong y Jonathan Zinman intentan basar sobre roca sólida esta miríada de sesgos. Sus resultados indican que los fallos humanos prevalecen por sobre la racionalidad y que no se trata de meras anomalías. Ni los mecanismos de mercado, ni el aprendizaje, ni la plata en juego los corrigen. Los sesgos, además, contribuyen a explicar nuestra economía personal, ya que, según parece, quienes son menos pacientes terminan obteniendo ingresos más bajos.

El acoso cognitivo que sufre Sesgismundo Biasone (y que sufrimos todos) es permanente, pero esto no le impide vivir, relacionarse ni progresar. El antídoto definitivo a estos sesgos no se ha inventado, pero mantener una actitud escéptica de desconfianza hacia las percepciones primarias ayuda mucho. Es este sentido de la racionalidad humana el que los economistas deberían considerar más a menudo en sus modelos.

Economista (UBA)

pablojaviermira@gmail.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas