Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maquinistas piden vidrios antibalas para frenar los robos en el Belgrano Sur

El grave estado de una joven tras un robo en el ramal Belgrano Norte expuso los peligros que rodean a pasajeros y trabajadores en las diferentes líneas ferroviarias

Sábado 11 de noviembre de 2017
0

El robo de celulares es un riesgo concreto en las estaciones ferroviarias. La estudiante de medicina Brenda Bigiatti se encuentra internada en grave estado tras sufrir un asalto de esas características y caer de un tren en Don Torcuato. Y el peligro para los pasajeros no se encuentra sólo en la línea Belgrano Norte, donde fue atacada esa joven de 27 años, sino que merodea también otros ramales. Especialmente en las unidades del Belgrano Sur, donde los maquinistas reclaman la instalación de vidrios antibalas.

En diálogo con LA NACION, conductores de los trenes y pasajeros señalaron que los viajes en el Belgrano Sur son inseguros. En este recorrido tiene como punto crítico la estación Villegas, a metros de la villa Puerta de Hierro, en el partido de La Matanza. Allí, por ejemplo, los delincuentes aprovechan desperfectos ocasionales o sabotajes contra las locomotoras para concretar sus robos.

"Un día antes de las elecciones legislativas, diez conductores terminaron lesionados por los ataques contra los trenes. Cinco locomotoras sufrieron daños. Después de estos ataques, los compañeros deben atravesar una situación muy pesada. Se sienten realmente mal", comentó Miguel Albarracín, que conduce trenes en ese ramal ferroviario y también es uno de los referentes del sindicato La Fraternidad en la zona sur de Buenos Aires.

Otro integrante de la seccional Tapiales de La Fraternidad, Juan Collavino, aseguró: "En la zona de la estación Villegas nos atacan muchísimo. A veces, durante las últimas horas de la tarde y las primeras horas de la noche, aparecen personas al costado de las vías que apuntan a la cabina con armas de fuego. Ya solicitamos la instalación de vidrios blindados".

Collavino agregó: "La inseguridad es un problema permanente. Nuestro tren es un servicio social. Atravesamos muchas villas que son complejas, donde tenemos problemas. Son zonas diferentes a las que atraviesan los otros ferrocarriles. Nuestras vías no están cerradas y tienen pasos peatonales y vehiculares clandestinos".

Una pasajera del tren Belgrano Sur llamada Karen Rogers relató a LA NACION las precauciones que toma para viajar en ese ferrocarril: "Recientemente hubo un accidente en la estación Villegas y comenzaron a subirse muchas personas. Vi cómo golpeaban a una mujer para robarle el teléfono. Es un tema muy complicado. En esa estación, los ladrones están expectantes y, cuando el tren arranca, te sacan lo que pueden. Trato de evitar los viajes durante la noche. Ese es mi temor personal".

Riesgo en aumento

Miguel Pérez, que viaja en forma cotidiana desde la estación Buenos Aires -en el barrio porteño de Barracas- hasta el partido bonaerense de Merlo, dijo: "Después de las 21 viajar en este tren es casi una odisea. En algunas estaciones como Isidro Casanova, Rafael Castillo y Libertad hay que tener mucho cuidado; también en los andenes. Me tocó presenciar el momento en el que lanzaron una piedra que le rompió la cabeza a una persona. En ese instante, yo sentí mucha impotencia".

Experiencias similares se repiten en los andenes. Mirna Fleitas espera la salida de la formación mientras comenta que en los alrededores de la estación Laferrere son frecuentes los robos y arrebatos. "He tomado el tren que pasa por la estación Villegas y vi cómo tiraban piedras contra los vagones. Durante la noche es un recorrido peligroso", comentó.

Los conductores de trenes y los referentes sindicales consultados por LA NACION coincidieron en señalar que el punto crítico del recorrido es la estación Villegas, en el partido bonaerense de La Matanza. Al respecto, el maquinista Albarracín explicó: "En Villegas queman autos robados y los dejan al costado de las vías. Desde que inician el servicio hasta que terminan, los conductores ponen en riesgo su integridad física, su vida. Nos preocupa la inseguridad, por las lesiones que pueden llegar a sufrir los conductores y los pasajeros. No podemos esperar que bajen a una persona muerta del tren".

Si bien las formaciones que pasan por las cercanías de la villa Puerta de Hierro circulan con policías a bordo, la inseguridad se mantiene elevada en esa zona. Y las cámaras de vigilancia en los andenes no parecen desalentar a los delincuentes. "Somos conscientes de la inversiones que hizo la empresa Trenes Argentinos para combatir la inseguridad, pero este es un problema grave", comentó Albarracín.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas