Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ciudad sin barreras: prevén que dentro de cuatro años no habrá pasos a nivel

Desaparecerán por la construcción de túneles, la elevación de las vías en tres líneas ferroviarias y el soterramiento del Sarmiento; servirá para agilizar el tránsito y mejorar la frecuencia de los trenes

Sábado 11 de noviembre de 2017 • 14:56
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El plan apunta a agilizar el tránsito y mejorar la frecuencia de los trenes
El plan apunta a agilizar el tránsito y mejorar la frecuencia de los trenes. Foto: Archivo

Dentro de cuatro años ya no habrá más barreras en la Ciudad. Previamente, dentro de dos, subsistirán sólo 42, menos de la mitad de las 87 existentes hoy.

El transporte urbano es una de las obsesiones del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Entre sus objetivos para la ciudad de los próximos años no sólo se encuentran el ordenamiento del tránsito, el aumento en la frecuencia del subte y la posterior puesta en marcha de la línea F, el Paseo del Bajo o la nueva traza de la autopista Illia.

"Estimamos que para 2021 no va a haber más pasos a nivel en la Capital", adelantó a LA NACION el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la ciudad, Franco Moccia. Y remarcó que 2019 terminará con sólo 20 barreras por quitar por parte del gobierno porteño; a ellas se suman las 22 que dejarán de existir cuando se termine el soterramiento del tren Sarmiento, que encara el Ministerio de Transporte de la Nación, a cargo de Guillermo Dietrich.

Según se prevé, esos 42 cruces serán removidos durante los siguientes dos años. El proyecto denominado Buenos Aires Sin Barrera contempla la eliminación de 38 barreras mediante la construcción de túneles; de 22 pasos, que desaparecerán por la obra del Sarmiento, y de otros 27, por la concreción de viaductos elevados.

"Desde que me mudé a Flores tengo que salir media hora antes, como mínimo, por la barrera"

A la par de reducir los obstáculos para el tránsito y mejorar la seguridad vial, la iniciativa busca aumentar las frecuencias de los trenes para poder hacer funcionar el sistema de la Red de Expresos Regionales. "Para que eso se consiga se necesita dar una frecuencia determinada a los trenes urbanos. Si se respeta esa frecuencia, las barreras tendrían que estar bajas prácticamente todo el tiempo. Por eso, uno de los puntos claves es quitarlas", dijo una calificada fuente gubernamental.

Una de las que se eliminarán gracias al soterramiento del Sarmiento, y que acumula permanentes quejas de los automovilistas, es la de la estación Flores en la calle Artigas; allí a veces se puede llegar a esperar más de 30 minutos. "Desde que me mudé a Flores tengo que salir de mi casa media hora antes, como mínimo, por la barrera", se quejó Matías Fernández, un empleado administrativo que trabaja en la zona del Alto Palermo. Lo mismo le sucede a Diego Manrique, que se toma el mismo colectivo para ir a la facultad todos los días. "Si pierdo el que pasa a las 7.30, ya sé que voy a tener que ir en otro medio de transporte, porque pierdo fácil 20 minutos en la barrera", sostuvo.

Cuando el macrismo asumió la jefatura de gobierno, a fines de 2007, había 114 pasos a nivel y solamente cuatro bajo nivel. En los siguientes nueve años se construyeron 27 túneles de diversa magnitud. Actualmente, según informaron desde Desarrollo Urbano y Transporte, hay dos más en ejecución: el de Balbín, en el ramal Mitre de la línea homónima, y el de Nazca, del ferrocarril San Martín. A esas dos obras se suman una serie de viaductos.

Con el viaducto Mitre (del ramal Tigre) se eliminarán ocho barreras ferroviarias en los cruces con las calles Olleros, La Pampa, Sucre, Juramento, Mendoza, Olazábal, Blanco Encalada y Monroe. A su vez, se abrirán dos nuevos pasos: Echeverría y Roosevelt. Las obras incluyen la renovación total de las estaciones Lisandro de la Torre y Belgrano C., que serán ubicadas en altura. Debajo del viaducto se generarán nuevos espacios públicos verdes, zonas de servicios y áreas de esparcimiento para el disfrute de los vecinos de Palermo, Belgrano y Núñez.

Aceptación

"Al fin un proyecto contempla terminar con el paso a nivel de Monroe. Siempre encuentro la barrera baja. Hace años que esperamos una solución", dijo Ángel Castillo, vecino de Villa Urquiza que toma esa calle para ir a su barrio desde el Bajo.

"Al fin un proyecto contempla terminar con el paso a nivel de Monroe. Siempre encuentro la barrera baja. Hace años que esperamos una solución"

El otro viaducto afecta a la línea San Martín; correrá entre las calles Honduras y Garmendia en forma elevada, lo que permitirá eliminar las 11 barreras correspondientes a los cruces con las avenidas Córdoba y Corrientes; y las calles Jorge Newbery, Garmendia, Honduras, Gorriti, Cabrera, Niceto Vega, Loyola, Ramírez de Velasco y Girardot. Simultáneamente se sumarán nueve cruces seguros adicionales: siete para autos y peatones en las calles Castillo, Aguirre, Vera, Villarroel, Iturri, Caldas y Montenegro; y otros dos exclusivos para peatones en las calles Concepción Arenal y Leiva. En toda la traza se generarán nuevos espacios verdes, zonas de servicios y áreas de esparcimiento que fomentarán la integración y la vitalidad de los barrios de Palermo, Villa Crespo y Paternal.

El restante será en el Belgrano Sur. Cubrirá los 5,6 kilómetros entre la General Paz y la estación Constitución; se trata de la prolongación del viaducto existente 1,3 km sobre la traza ferroviaria actual, desde la calle Corrales hasta Diógenes Taborda. Se elevará la estación Sáenz y se abrirán cinco nuevos pasos en las calles Corrales, Tabaré, Ramírez-Fournier y Ochoa. En cambio, se eliminarán ocho pasos a nivel.

Los viaductos, según la promesa oficial, estarán listos para 2019.

"Cuando comenzamos nuestra gestión, en Buenos Aires sólo había cuatro pasos bajo nivel. Para 2021 vamos a eliminar todas las barreras. Las obras que estamos desarrollando no sólo permitirán mejorar el servicio de los ferrocarriles, sino también abrir nuevos cruces que brindarán una mayor integración de los barrios, aumentarán las condiciones de seguridad vial y optimizarán la fluidez del tránsito", dijo el secretario de Transporte porteño, Juan José Méndez.

"El objetivo, además de reordenar el tránsito, es incentivar el ingreso a la ciudad en tren, porque así se reduce el tráfico de autos que ingresan. Una situación que no tienen otras ciudades del mundo del tamaño o más grandes que Buenos Aires", agregó Moccia. Los mencionados proyectos tienen también como meta generar más espacio público.

En el ramal Tigre, se trabaja con un método rotativo

La obra del viaducto del ramal Tigre del ferrocarril Mitre, con el que se eliminarán ocho pasos a nivel, hace tiempo que comenzó a generar enojo entre las personas que viven en el barrio de Belgrano y las cercanías por el cierre de pasos a nivel. Según fuentes oficiales, se había comunicado a los vecinos que la zona podría congestionarse durante las obras.

Además de los vehículos particulares, el área se caracteriza por el tráfico que generan varias líneas de colectivo en Barrancas, donde algunas incluso tienen su estación de cabecera y desde allí salen hacia otros puntos de la Capital y varias localidades del conurbano.

Para evitar mayores inconvenientes, se estableció un sistema de tareas rotativo en el cual se trabaja de a tramos en cada uno de los pasos a nivel, para así evitar congestiones aún más grandes. Al ser un número par, en los planes se encuentra trabajar de a dos hasta terminar la obra, prevista para 2019.

"Se están cerrando de a poco. Primero Sucre y Olleros; luego, La Pampa y Olazábal, y así sucesivamente", explicaron desde el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, a cargo de Franco Moccia. La idea original, de acuerdo con la información que se brindó, es trabajar 15 días en cada uno de ellos y volver a abrirlos para pasar a los siguientes. De esta forma, se evita congestionar demasiado durante mucho tiempo una misma zona.

Los ocho pasos a nivel que dejarán de existir en el ramal como consecuencia del viaducto son los que se encuentran en las calles Olleros, La Pampa, Sucre, Juramento, Mendoza, Olazábal, Blanco Encalada y Monroe.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas