Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La nueva cúpula de la Iglesia, moldeada con el clásico estilo de Bergoglio

Con la llegada de Ojea al Episcopado se acentúa un perfil parecido al del Papa, con una fuerte impronta social

Domingo 12 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
Oscar Ojea, obispo de San Isidro
Oscar Ojea, obispo de San Isidro.

Dentro de una semana, la Iglesia saldrá a la calle para mostrar con gestos concretos su cercanía a los más pobres y a los que sufren. Será la primera acción de la nueva conducción del Episcopado, encabezada por el obispo de San Isidro, Oscar Ojea, que mostrará su impronta social en la adhesión a la Jornada Mundial de los Pobres, convocada por el Papa para el 19 de noviembre en todo el mundo.

Se espera que, en adelante, la Iglesia argentina acompañe con énfasis más iniciativas de ese tipo. Con la nueva cúpula elegida esta semana, el perfil del Episcopado se volvió más "bergogliano".

Ojea, cuya creciente influencia en la Iglesia se asienta en un fuerte liderazgo espiritual, pidió a cada sacerdote de su diócesis comprometerse con esa jornada, y ese día compartirá, a las 20.30, una comida con gente en situación de calle, en la plaza ubicada frente a la parroquia Nuestra Señora de Aránzazu, de San Fernando.

Previamente, presidirá la misa en la que hará el gesto del lavatorio de los pies a pobres e indigentes de la zona. El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, que secunda ahora a Ojea en el Episcopado, oficiará ese día, a las 9, una misa en la parroquia Virgen de los Milagros de Caacupé, en la villa 21, una de las que frecuentaba especialmente su antecesor, Jorge Bergoglio, para acercarse a las familias más necesitadas, y luego compartirá un festival al aire libre, frente a la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, de Barracas.

Marcelo Colombo, obispo de La Rioja
Marcelo Colombo, obispo de La Rioja.

Estos gestos y mensajes están orientados a marcar el compromiso de los obispos por mostrar su identificación plena con las prioridades pastorales definidas por Francisco y serán una hoja de ruta permanente en la nueva conducción episcopal. Antes de la asamblea en la que el Episcopado renovó sus autoridades, los 22 obispos de la región Buenos Aires grabaron un video que se difundió por las redes sociales para insistir en la necesidad de tender la mano a los más vulnerables.

Más allá del liderazgo de Ojea, una de las claves de la prioridad por los temas sociales que encarna la nueva conducción del Episcopado es la elección del obispo de La Rioja, Marcelo Colombo, como vicepresidente segundo. Abogado recibido en la Universidad de Buenos Aires y ordenado sacerdote en Quilmes por Jorge Novak, Francisco lo nombró obispo de La Rioja en julio de 2013. Colombo se comprometió a seguir el legado de su predecesor Enrique Angelelli, asesinado durante la dictadura militar y reactivó junto con Francisco el proceso para su beatificación. También intervino como mediador en el conflicto entre organizaciones ambientales y compañías mineras en Famatina.

Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora
Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora.

Un dato significativo es que la Comisión de Pastoral Social reunirá a varios obispos que actúan en el conurbano. Será conducida por el jesuita Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora, quien se formó en el seminario de la Compañía de Jesús, cuando lo conducía el padre Jorge Bergoglio. Su diócesis atraviesa seis municipios del Gran Buenos Aires (Lomas de Zamora, Almirante Brown, Presidente Perón, Ezeiza, Esteban Echeverría y San Vicente) y está habituado al diálogo con los intendentes y organizaciones políticas y sociales locales. Considerado el vocero de la encíclica Laudato si', en la que Francisco expone su magisterio sobre el cuidado del medio ambiente, Lugones coordina el proyecto Cuidadores de la Casa Común, donde desarrolla experiencias de inclusión para los jóvenes que no estudian ni trabajan. El año pasado se lo presentó personalmente al Papa, como una apuesta para superar "la cultura del descarte", y ya se extiende a varias diócesis.

Fernando Maletti, obispo de Merlo-Moreno
Fernando Maletti, obispo de Merlo-Moreno.

Acompañarán a Lugones en Pastoral Social varios obispos que caminan diócesis que enfrentan urgencias y graves postergaciones en materia social: Fernando Maletti (Merlo-Moreno), de buen diálogo con los movimientos populares y dedicado al combate contra la drogadependencia; Rubén Frassia (Avellaneda-Lanús), quien antes de las elecciones, frente al pronunciamiento de un sector radicalizado que pedía votar por Cristina Kirchner, advirtió a curas de su diócesis que se abstuvieran de "inducir de manera directa o indirecta el voto de los ciudadanos"; Carlos Tissera (Quilmes), en su carácter de nuevo titular de Cáritas, y Jorge Scheinig, quien venía trabajando como sacerdote con Jorge Casaretto y Ojea en San Isidro y desde mayo es obispo auxiliar de Mercedes-Luján.

Carlos Tissera, obispo de Quilmes
Carlos Tissera, obispo de Quilmes.

A ellos se suman José Melitón Chávez, obispo de Añatuya (la diócesis más pobre del país) y Enrique Martínez Ossola, auxiliar de Santiago del Estero. Junto a ellos permanecerá como integrante de la comisión su anterior titular, Jorge Lozano (arzobispo de San Juan), quien trabajó estrechamente con Bergoglio y es una voz valiosa en el área de Pastoral Social. Durante los seis años que condujo el área promovió encuentros de diálogo y trabajo en común entre dirigentes políticos, sindicales, empresariales y de movimientos populares, con fuertes llamados a la necesidad de priorizar la amistad social.

En esta nota:
Te puede interesar