Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El secreto de Hindú: un grupo de jugadores invulnerables, gracias al sentido de pertenencia

Ese espíritu invocó Santi Fernández, que volvió de Francia; el adiós de Nico Fernández Miranda

Domingo 12 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Los jugadores de Hindú sobre el elefante del equipo de Don Torcuato
Los jugadores de Hindú sobre el elefante del equipo de Don Torcuato.

Los grandes logros suelen ir acompañados de una buena cuota de dramatismo. Es como que el heroísmo enaltece la gloria. Siempre parecen más campeones los que levantan la bandera al borde del sufrimiento. Sin embargo, este Hindú campeón del URBA Top 12 fue un equipo que, más allá de algún sobresalto hasta clasificarse, no sufrió demasiado. Y en vez de dormirse en los laureles de los últimos logros, hizo un culto a su mística.

Más allá de la regularidad y la superioridad que mostró en la final ante Alumni, el camino a la consagración no fue para nada fácil. Con un plantel lleno de jerarquía, la institución de Don Torcuato volvió a pisar fuerte en el tramo decisivo. El convencimiento colectivo fue determinante para lograr el objetivo. "Para mí el éxito no está tanto en los resultados, sino en transmitir el sentimiento a los jugadores más chicos. Me tocó volver después de ocho años y el compromiso de toda la gente que está acá adentro sigue siendo el mismo. El sentido de pertenencia es muy fuerte y es eso lo que nos vuelve invulnerables", expresó el centro Santiago Fernández, que junto a Horacio Agulla regresaron de Francia esta temporada.

Esa imagen de invulnerabilidad, de fortaleza técnica y espiritual, articuló una doble ventaja: generó miedo en los rivales y blindó las excelentes capacidades individuales y colectivas. En todo esto, por supuesto, mucho tuvieron que ver Lucas Ostiglia, Juan Ignacio Gauthier, Juan De la Cruz y Nicolás Fernández Miranda, sus entrenadores. "El dominio de Hindú es la consecuencia lógica de un proyecto serio. Para mi este título tiene un significado muy especial porque se va Nicolás (Fernández Miranda) y hay que replantearse muchas cosas", comentó visiblemente emocionado Manasa Fernández Miranda, quien no descartó dar un paso al costado en la dirección técnica del Elefante.

"En el club nos enseñaron a ser hombres de rugby. El lugar que hoy me toca ocupar es circunstancial y desde donde esté siempre voy a apoyar porque es mi casa. Esta despedida es un hasta luego, porque sé que algún día volveré", sentenció Nicolás Fernández Miranda, quien después de seis años se va para sumarse al staff técnico de Jaguares en el 2018.

Hindú protagonizó por cuarta vez consecutiva la final del torneo de Buenos Aires; la temporada anterior cedió el bicampeonato al perder en el cotejo decisivo frente a Belgrano por 25 a 10. La historia ayer tuvo otro final. "En esta instancias siempre dejamos todo y tenemos un compromiso impresionante. En Hindú nunca hay tiempo para el descanso. La historia demanda ganar siempre", expresó bañado de felicidad Augusto Faraone, hooker del campeón.

La correcta rectificación de algunos errores iniciales y el afianzamiento del estilo que le dio sus mejores éxitos, le permitieron al Elefante hilvanar una campaña general de 16 triunfos, 8 derrotas, convirtiéndose en el equipo más goleador del Top 12 con 701 tantos. "El objetivo siempre es jugar todas las finales como si fuera la primera. Nunca nos relajamos. Nos costó muchísimo llegar hasta acá y hoy (por ayer) teníamos que dejar el plus para seguir llevando a Hindú a lo más alto. Los últimos cinco partidos fueron todas finales", dijo Joaquín Díaz Bonilla, quien aportó 17 (un try, tres goles y dos penales) en la tarde de San Isidro.

Con la frente en alto

Por su parte, Alumni perdió finales frente a Hindú en el 2007 (9-6) y en el 2006 (20-5), y ante el SIC en el 2004 (36-16) y en el 2011 (14-11). Con la derrota de ayer sumó su quinta final perdida consecutiva (2004, 2006, 2007 y 2011) desde su última consagración en 2001, ante el mismo Hindú, por 21-12. "No tenemos nada que reprocharnos. Más allá de la derrota, Alumni tuvo un Top 12 muy positivo. Duele mucho no lograr el título, pero si mantenemos este nivel y seguimos trabajando con la misma seriedad, pronto lo lograremos", añadió Máximo Provenzano, full-back del albirojo.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas