Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuertes expectativas en Cariló y Pinamar

Lentamente, se asientan las reservas y avanzan las obras en los paradores

Domingo 12 de noviembre de 2017
0

MAR DEL PLATA.- El conjunto de la costa está a la espera de las definiciones de los turistas. En destinos con visitantes con un perfil económico medio y alto, como Pinamar y Cariló, que son los que se sienten en competencia más directa y abierta con la oferta del exterior, buscan captar visitantes con precios similares a los del verano pasado y mejoras en infraestructura.

Ambos balnearios afrontan una etapa de cambios radicales en cuanto a servicios de playa. Para esta temporada, si se cumplen los plazos de obras previstos en cada una de las unidades intervenidas, más del 90% del frente de costa del distrito tendrá balnearios renovados. Eso significa despedirse de las históricas construcciones de hormigón, que fueron reemplazadas por estructuras de materiales ecológicos y de menores dimensiones.

Luis Imbaldi, responsable del parador y restaurante Hemingway, dijo a LA NACION que el próximo fin de semana largo permitirá conocer con mayor precisión las intenciones de los veraneantes. "Todo parece indicar que tendremos una temporada buena, parecida a la del año anterior", destacó sobre un período en el que se logró una ocupación del 90% durante enero y poco más del 80%, en febrero.

Los que se anticiparon con preguntas y reservas ratifican una tendencia instalada y difícil de revertir: los turistas se mueven por períodos cada vez más cortos, con la permanencia mensual como excepción, la semanal afirmada y la escapada de fin de semana como oportunidad para aprovechar. "También tenemos un buen número de propietarios que están un tiempo aquí y luego alquilan y buscan otro destino", destacó Imbaldi.

La decisión de la mayoría de dueños, a sugerencia de los operadores inmobiliarios, fue no ajustar precios con respecto a la temporada anterior. En Cariló las reservas de alojamiento empezaron durante las vacaciones de invierno, tomaron un nuevo impulso hace un mes y a esta altura ya se alquiló un 10% más que el año pasado. "Mejorará hasta un 15% en las próximas semanas", confió una de las principales referentes del rubro.

A la inversión privada en balnearios se suma la obra pública en Pinamar. Con una costo de más de 30 millones de pesos, se están por terminar trabajos en el Paseo Mirador Costero, equipamiento en la intersección de avenida Bunge y Marco Polo y renovación de veredas e iluminación en la zona de avenida Bunge y Burriquetas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas