Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Educación pública: sudor y lágrimas en las escuelas bonaerenses

El 50% no completa la secundaria y el 65% tiene graves déficits en matemática y lengua; crece el ausentismo docente

Domingo 12 de noviembre de 2017
0
La llegada de la única alumna de la escuela rural Nº 20 de Carlos Keen. Foto: LA NACION / Silvana Colombo
Gabriela, maestra y directora, en clase junto a Camila la única alumna. Foto: LA NACION / Silvana Colombo
Camila iza la bandera en la escuela rural Nº 20. Foto: LA NACION / Silvana Colombo
Boquete realizado por los vecinos en el muro de la escuela Nº 7 de General Pacheco. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
Escuela Nº 7 de General Pacheco; también se robaron el alambrado perimetral. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk
Escuela Nº 16 de Ensenada en la cual un padre agredió a un docente. Foto: LA NACION / Santiago Hafford
Una vista lejana de la escuela de Ensenada. Foto: LA NACION / Santiago Hafford

Un sábado de marzo de este año, un grupo de vecinos arremetió a mazazo limpio contra la pared del frente de una escuela en General Pacheco, partido de Tigre. De la faena participaron personas grandes y adolescentes, y derribar un sector de dos metros de largo por tres de alto les llevó menos de cuatro horas. No se proponían tomar por asalto el edificio. Cuando el último de los ladrillos había cedido, el botín fue la canchita de fútbol del patio principal. Enseguida se armó el picado. La cosa funcionó tan bien que siguieron usando la cancha todos los fines de semana. Hasta hoy.

La historia ilustra el contexto social en el que se desarrolla muchas veces la educación pública en la provincia de Buenos Aires, y también las limitaciones presupuestarias: aunque la pared fue reconstruida, los vecinos no estaban dispuestos a perder su conquista e inmediatamente le hicieron un boquete a la nueva; ahora se deberá encarar una obra mayor, un muro reforzado, pero todavía no hay disponibilidad de fondos. Un reclamo de larga data de las escuelas es que no tienen dinero no ya para reformas, ampliaciones o compra de computadoras, sino para cambiar un vidrio roto, destapar una rejilla o arreglar la puerta de un baño.

La explicación es sencilla: desde hace años, más del 95% del presupuesto del Ministerio de Educación bonaerense está destinado al pago de sueldos, en su mayoría de docentes. En la estructura educativa más grande del país -entre docentes y auxiliares, 400.000 personas-, "el desafío es repensar el sistema para lograr que todos los alumnos terminen la escuela secundaria con buenos conocimientos de matemática y lengua", dice el ministro de Educación de la provincia, Gabriel Sánchez Zinny.

Todos los números de la educación estatal bonaerense son un himno a la voluptuosidad: 16.000 escuelas, 275.000 docentes, 125.000 auxiliares, 80.000 licencias de enfermedad por mes entre maestros y profesores, 3,5 millones de alumnos, un presupuesto anual de 140.000 millones de pesos, mil escuelas con menos de 10 alumnos.

Las cifras son tan enormes y la precariedad que el gobierno de María Eugenia Vidal dice que encontró en el área tan grave que hasta hace poco ni siquiera se conocía el número exacto de escuelas, profesores y alumnos. Que son 3,5 millones de alumnos se sabe gracias a un censo que terminó el 31 de agosto. El dato más elemental es, así, una novedad que apenas tiene dos meses.

En la era de la economía del conocimiento, la realidad en la mayor provincia del país cruje por todos lados. De cada 10 alumnos que empiezan la primaria en escuelas públicas, la mitad no completa la secundaria. Quedan fuera del sistema educativo. El 65% de los chicos de secundaria no sabe operaciones básicas de matemáticas, y el 50% tiene graves deficiencias en lengua, según los resultados de las pruebas Aprender. Unos 2,5 millones no completaron la primaria, y 1,7, la secundaria.

En un ministerio que cuenta las monedas, se dan circunstancias insólitas: tiene 5000 hectáreas en la pampa húmeda -la zona de producción rural más rica del país-, distribuidas en escuelas agrotécnicas con superficies de hasta 600 hectáreas. Los expertos afirman que para los fines pedagógicos de esos establecimientos, con 50 hectáreas alcanza. Sólo en la ciudad de La Plata el gobierno destina 110 millones de pesos por año en el alquiler de 46 edificios escolares, en su mayoría viejos y con un costo muy alto en mantenimiento. Por lo menos, 25 escuelas tienen más docentes que alumnos. "No tenemos plata, y la poca que tenemos se gasta mal. Son problemas que llevan décadas y nunca se han solucionado", dicen en la cartera de Educación.

Sin maestros

El lunes pasado, cerca del mediodía, alumnos de la escuela secundaria N° 14 de General Pacheco, la misma que fue invadida por vecinos, deambulaban por los pasillos o jugaban al ping-pong y al fútbol. "Tuvimos muchas horas libres porque faltaron varios profesores", explica una chica de quinto año que, de jeans y remera, se entretiene con su celular sentada en el piso del patio.

Tigre. Los vecinos de la escuela N° 7 tiraron abajo una pared para poder usar la cancha de fútbol del patio principal; cuando la pared fue reconstruida, le hicieron un boquete
Tigre. Los vecinos de la escuela N° 7 tiraron abajo una pared para poder usar la cancha de fútbol del patio principal; cuando la pared fue reconstruida, le hicieron un boquete. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk y Santiago Hafford

El altísimo nivel de ausentismo de los docentes es uno de los fenómenos más alarmantes de la educación pública provincial y causa de estragos pedagógicos y económicos. En junio hubo 92.000 licencias por enfermedad (equivale a la tercera parte del total de docentes), 12.000 por encima del promedio. Las normas indican que "docente que falta, docente que debe ser reemplazado", y muchas veces se necesitan hasta dos y tres para cubrir al que está con parte de enfermo. En junio, las 92.000 licencias originaron la contratación de 140.000 suplentes. En el primer semestre hubo 356.000 horas cátedra perdidas por ausentismo, y el costo económico anual que implica reemplazar a los que faltan es de 19.000 millones de pesos.

Sánchez Zinny dice que, en las reuniones grupales que tiene semanalmente con padres de todos los distritos de la provincia, el ausentismo de los maestros y las malas condiciones de la infraestructura son, siempre, los principales reclamos; después, que los chicos se aburren, lo cual es amenaza de abandono, y que no aprenden ni a dividir ni a redactar correctamente. Según datos del Ministerio de Educación, sólo el 28% de los docentes tiene asistencia perfecta, y el 25% falta más de 50 días por año.

Moreno. Incendio intencional de la escuela N° 27, hace dos meses; cuatro aulas quedaron destruidas
Moreno. Incendio intencional de la escuela N° 27, hace dos meses; cuatro aulas quedaron destruidas. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk y Santiago Hafford

"Hoy está con el segundo grado una maestra que este año ya hizo más de 40 suplencias -dice el director de una escuela de La Matanza que pide reserva de su nombre-. Si hacemos memoria, cuando éramos chicos los profesores nunca faltaban. Ahora es cosa de todos los días." En esa escuela, la mañana en que estuvo LA NACION habían faltado dos maestras de la primaria y tres profesores de la secundaria. Durante un recreo, en voz baja, una maestra de más de 50 años dio su explicación: "Parece que a esta profesión la aqueja una enfermedad. Una enfermedad contagiosa: faltar".

Del tercio de los docentes que se ausenta por problemas de salud, el 75% son licencias ordinarias (menos de 25 días), y el 25% restante, extraordinarias, que suelen extenderse durante meses. En agosto, en 18 días hubo 55.000 licencias médicas. "En promedio, hay unas 3000 por día. Son cifras escandalosas -dice Ignacio Sanguinetti, subsecretario administrativo del Ministerio de Educación provincial-. Hay muchos abusos, por ejemplo, en las licencias psiquiátricas. Hasta tenemos el caso de una maestra con cáncer de próstata... Y otras dan parte de enfermas y aparecen en Facebook de vacaciones en una playa. Pero también es cierto que nuestro régimen de control es muy ineficiente. Nos enteramos de las licencias sólo por la liquidación de sueldos. Ahora vamos a recibir la información en tiempo real."

Luján. Camila, única alumna de la primaria N°20; en la provincia hay 1000 escuelas con menos de 10 alumnos
Luján. Camila, única alumna de la primaria N°20; en la provincia hay 1000 escuelas con menos de 10 alumnos. Foto: LA NACION / Silvana Colombo

La comparación con las escuelas privadas que tienen subvención estatal y también dependen de esa cartera deja la realidad al desnudo.

El 30% de faltas en la esfera pública cae al 0,2% en la privada. Otro dato alimenta las sospechas de abuso. Los viernes y los lunes son los días en que se producen más inasistencias: de las 3000 diarias se pasa a 6000. También hay un pico los días previos a las vacaciones de invierno. Los funcionarios admiten que el fenómeno se explica, además, por "resabios machistas" de la sociedad: "El 70% de los docentes son mujeres, y cuando en una familia se enferma un hijo, la que se queda a cuidarlo es la madre, no el padre".

Romina Del Pla, secretaria general de Suteba La Matanza y diputada nacional electa, no niega que el ausentismo es un problema, pero lo atribuye a las condiciones de trabajo. "Los docentes tenemos que hacer hasta dos y tres turnos para llegar a fin de mes, los edificios son un desastre, no se planifica la actividad ni se previenen las lesiones y enfermedades más habituales, sufrimos agresiones... ¡Y nadie nos protege!"

Ensenada. En septiembre, un profesor de Educación Física de la escuela N° 16 fe amenazado por el padre de un estudiante; todos los docentes se solidarizaron con él y pidieron licencia
Ensenada. En septiembre, un profesor de Educación Física de la escuela N° 16 fe amenazado por el padre de un estudiante; todos los docentes se solidarizaron con él y pidieron licencia. Foto: Ricardo Pristupluk y Santiago Hafford

Aun así, coincide con los responsables del área educativa en que fallan los controles. "La empresa prestataria [que certifica los partes de enfermedad], Dienst Consulting, y las que trabajan para ella, son un verdadero desastre. Lo único que hacen es maltratar a la gente."

Es un secreto a voces la existencia de médicos particulares -primera instancia a la que debe recurrir un maestro cuando se enferma- que extienden certificados falsos a cambio de dinero. Algunos fueron denunciados. También se sabe que la convalidación de esos certificados por parte de las prestatarias suele convertirse en un trámite.

Las autoridades están poniendo la lupa sobre un fenómeno que se repite cada vez más: docentes que son designados en un cargo y al día siguiente piden licencia médica. Empiezan a cobrar, pero no a trabajar. En 2016 hubo 130 casos. Carlos D., nombrado a partir de febrero, inmediatamente pidió licencia por enfermedad crónica hasta febrero de este año, y todavía no se reintegró. Mirta S. tomó licencia por ART (aseguradora de riesgo del trabajo) a 24 horas de haber asumido en una escuela, pero se desempeña activamente en otra. Marcela F. tiene enfermedad crónica desde 2015, lo cual no le impidió aceptar un cargo a partir del 29 de febrero de 2016, en el que también pidió licencia por la misma enfermedad. El año pasado, 29 docentes que tenían sólo un día en sus cargos pidieron licencia gremial permanente. "El estatuto del docente es generoso en temas de licencia y algunos se aprovechan", dice Silvia Cardarelli, inspectora jefa regional del Ministerio de Educación.

Vocación, no: salida laboral

Para Jorge Ceballos, secretario general del Movimiento Libres del Sur y que durante años fue profesor en escuelas bonaerenses, el ausentismo se explica en parte por el hecho de que cada vez más jóvenes eligen la docencia como salida laboral y no por vocación. "Es una profesión en la que se consigue trabajo rápido, tenés un salario seguro, obra social...". Otras causas, dice, son el bajo nivel de los centros de formación docente y los llamados "profesores-taxi", que van saltando de escuela en escuela y toman más horas de las que pueden cubrir. "Entonces apelan al recurso de ir alternando las faltas."

En la escuela N° 7 de Pacheco, con alumnos que en su mayoría provienen de dos villas vecinas, se vive cotidianamente una realidad común a cientos de escuelas bonaerenses de zonas marginales: chicos sin hábitos de convivencia, padres que amenazan a los maestros, ataques a los edificios, robos. Su directora, Lucía Rolón, dice que todo eso repercute en los docentes. "Nuestra escuela está en un barrio de alta vulnerabilidad y debemos lidiar con la droga, el alcohol y situaciones familiares muy complejas. Nuestra integridad física está permanentemente en riesgo, y eso cansa y enferma."

Una maestra de esa escuela dice que de hecho muchas veces tienen más trabajo "conteniendo a los chicos que dándoles clase".

Chapadmalal. El ministro de Educación de la provincia, Sánchez Zinny, en una reunión con padres de alumnos la semana pasada; los mayores reclamos son por infraestructura y ausentismo docente
Chapadmalal. El ministro de Educación de la provincia, Sánchez Zinny, en una reunión con padres de alumnos la semana pasada; los mayores reclamos son por infraestructura y ausentismo docente. Foto: Ricardo Pristupluk y Santiago Hafford

También la integridad de los edificios está en juego. En la madrugada del 2 de septiembre, el fuego consumió casi por completo cuatro aulas de la escuela primaria N° 27, de la localidad de Trujui, partido de Moreno. "Vienen a robar y, como no encuentran nada, queman todo", explicó la presidenta del Consejo Escolar local cuando las aulas todavía ardían. Antes habían sido víctimas de incendios intencionales otras dos escuelas primarias y un jardín de infantes.

En el conurbano se producen mensualmente unos cinco robos o ataques a escuelas, cifra que no incluye acciones de ratería y de vandalismo menor. "En general, ocurren los viernes y sábados a la noche, y el blanco preferido de los ladrones son los insumos informáticos, que después cuesta mucho reponer", dice Roberto Angrisani, director provincial de Gestión Educativa.

Las cenizas a las que quedaron reducidas las aulas de la escuela de Moreno son la expresión más feroz del desafío en que a veces se convierte la educación de millones de chicos. Muchos docentes hablan de "agotamiento" y "hartazgo".

En los pizarrones de una escuela primaria de Boulogne pegaron una consigna de la que se pueden sacar varias conclusiones: "Estudiando se forja el futuro de nuestra patria".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas