Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

María Luján Rey: "La nueva ley funcionará como un cambio de paradigma"

La madre de uno de los fallecidos en la tragedia ferroviaria en Once es una activa impulsora de la reforma que procura reforzar el rol legal de los damnificados

Domingo 12 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
María Luján Rey: "La nueva ley funcionará como un cambio de paradigma"
María Luján Rey: "La nueva ley funcionará como un cambio de paradigma". Foto: LA NACION / Fernando Massobrio

Del oeste del conurbano bonaerense a la zona de Plaza de Mayo es el recorrido que María Luján Rey hace al menos tres veces por semana desde comienzo de este año. Algunos días, el viaje es hacia su nuevo trabajo, en las oficinas que el gobierno provincial tiene en la ciudad de Buenos Aires, y otros días se ocupa, ad honorem, de asesorar al Ministerio de Justicia de la Nación en la implementación de la nueva ley de Víctimas, que se propone contener a quienes sufran un delito.

La mamá de Lucas Menghini -el último de los 52 muertos en ser hallado en el tren de la tragedia de Once en 2012- dice haber comprendido, en estos años, "que la política es una herramienta para modificar las cosas". Por eso eligió sumarse con el objetivo de conseguir "un cambio de paradigma en el rol de las víctimas".

En diálogo con LA NACION, Rey convocó, a partir de su propio cambio de mirada, a otros damnificados: "Hay que empezar a ver de otra manera, involucrarse, meterse, participar", aunque reconoció que hay cosas que no puede evitar en su forma de ser: "Sigo siendo muy polvorita, me enojo muy rápido. Con las redes sociales, por ejemplo. Me encantaría tener menos filtros y decirlo todo".

-¿Hay otras cosas que en su vida se mantienen igual tras la muerte de Lucas?

-Qué difícil... ¡Los gustos! Sigo disfrutando de la música, las artesanías. Disfruto de Lara (su hija menor), todavía más que antes. Pero hay cosas que por suerte cambian. Para mí, la política era mugre. Tiempo después de que los políticos que entienden mal esta herramienta mataron a Lucas, me dije, «bueno, ¿qué lo hubiera salvado? Políticos buena gente, políticas de Estado implementadas». Cuando algo que pasa demuestra que mis ideas quedaron obsoletas, las pienso otra vez y les busco la vuelta. Hoy creo que lo que hay que hacer es depurar la política de nuestro país.

-¿Por qué empezó a trabajar con el Ministerio de Justicia en la nueva ley?

- Quienes conformamos el grupo Para Que No Te Pase (entre los que están Matías Bagnato, sobreviviente de la masacre de Flores; Carolina Píparo, víctima de una salidera bancaria; Viviam Perrone, madre de un adolescente atropellado; Alberto Lebbos, padre de una joven tucumana asesinada, y Gladys Cabezas, hermana del fotógrafo asesinado), impulsamos, como víctimas y familiares de víctimas, un proyecto de ley que fue redactado por el diputado Sergio Massa a fines del año pasado. Se aprobó en Diputados y, cuando pasó al Senado, nos enteramos de que tenía características de inconstitucional, porque avanzaba sobre la autonomía de las provincias. Hubo modificaciones y acompañamos, junto al Ministerio de Justicia, para lograr que sea una ley que pudiera implementarse, pero se necesita que las provincias adhieran para que los ciudadanos de todo el país sean beneficiarios de estos derechos. Aportamos nuestra experiencia.

-¿En qué consiste ese aporte?

-Ayudamos en el modo en que van a funcionar los centros de asistencia a la víctima, por ejemplo. La ley, además, prevé la creación de un observatorio que deberá difundir y controlar la implementación. Venimos colaborando en reuniones en las que hacemos aportes para que se implemente y reglamente esta ley. Por el momento, es ad honorem, por el compromiso de que esta ley sea una realidad para todo el territorio. La nueva ley será un cambio de paradigma para las víctimas".

-¿Participar en esa tarea y trabajar en el gobierno provincial fueron decisiones difíciles? ¿Las consultó con alguien?

-No, con la única que consulto las cosas es con mi hija. Es el único juicio de valor que me interesa. Sentí todo lo opuesto a lo que venía sintiendo en el lugar donde venía trabajando (con el legislador Gustavo Vera). Haber enterrado a un hijo no hizo que no tuviera que pagar las cuentas, así que necesito laburar. Elegí esto porque no siento que mi trabajo sea utilizado por nadie para generar algún tipo de rédito. Siento una gran tranquilidad con la gobernadora y me parece que en su espíritu no está la utilización política de las circunstancias. Y el compromiso del ministro Garavano está demostrado. No lo siento yo, lo comparto con las víctimas que venimos trabajando. Creo que hay otra mirada. Podrá haber cosas en las que no haya coincidencias con este Gobierno, pero sí siento que hay compromiso para cambiar el paradigma del rol de las víctimas: dejar de ponerlas como sujetos pasivos a los que no hay que atender. "Ya está, le tocó y que se la banque". O mucho peor: revictimizarlas.

-¿Siente que hoy se trata a todas las víctimas por igual?

- No sé. Me da la sensación de que falta mucho y que no se cambia de un momento a otro. Hace unos días se dictó sentencia en el asesinato vial de Bautista Jara, y la jueza, a la hora de informar que el acusado no iría a prisión, sabiendo que la familia ya se había descompensado en los alegatos, no tuvo la humanidad de disponer de una ambulancia y un psicólogo. Hay funcionarios que todavía no entienden cuál es la contención que se le debe a la víctima. Nos pasa con fiscales, jueces, legisladores y seguramente en el Ejecutivo, con muchos organismos.

Una norma que exige escuchar a los familiares

El sistema de protección a víctimas de delitos fue promulgado en julio pasado tras la sanción de la ley 23.372. El Ministerio de Justicia reglamentó esa norma el mes pasado y se trabaja ahora para lograr la adhesión de las provincias. La iniciativa busca fortalecer el rol de los familiares damnificados.

Se creará el Centro de Asistencia a las Víctimas de Delitos (Cenavid), para coordinar con los organismos del Estado el asesoramiento jurídico, psicológico y social para asistir a los damnificados y a sus familiares. El Cenavid tendrá un representante en cada uno de los 88 Centros de Acceso a la Justicia (CAJ).

Será formado un Observatorio de análisis de casos a través del cual las víctimas, junto con especialistas de diferentes campos, podrán monitorear los procesos judiciales y seguir de cerca el desarrollo de los expedientes.

Entre las personas que aportan sus experiencias para ayudar a consolidar un sistema institucional de ayuda a víctimas de delitos figuran María Luján Rey, Carolina Píparo, Viviam Perrone, Alberto Lebbos, Gladys Cabezas y Matías Bagnato.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas