Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La revancha de Morel y los hologramas

Ernesto Martelli

SEGUIR
LA NACION
Domingo 12 de noviembre de 2017
0

En 1940, Adolfo Bioy Casares publicó La invención de Morel, una novela romántica en la que unas imágenes verosímiles emitidas por una extraña máquina formaban parte de la trama en una isla fantástica. La ficción anticipó el invento de los hologramas, que, está semana, tienen su revancha histórica tras años de PC, videojuegos y celulares en dos dimensiones.

El llamado video volumétrico recibió días atrás el respaldo de Lars Ulrich, baterista de Metallica, quien sorprendió al aceptar que el futuro de los recitales en vivo será protagonizado por hologramas.

Casi en simultáneo una empresa tecnológica anunciaba que los llamados con hologramas reemplazarán en breve a los precarios llamados y mensajes de voz, audio o video. Y en Hollywood, ficción y realidad se mezclan en estas técnicas basadas en imágenes reales. Así reflexionaba Bioy, a través de Morel, hace ocho décadas: "Las imágenes no viven. Sin embargo, me parece que teniendo este aparato conviene inventar otro, que permita averiguar si las imágenes sienten y piensan".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas