Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Operativo Rusia: Barcelona y Bronnitsy, los eslabones del plan de Jorge Sampaoli para que Lionel Messi llegue 10 puntos al Mundial

La intención del DT del seleccionado es que la etapa final de la preparación para la Copa comience en Barcelona; el plantel llegaría a Rusia pocos días antes del debut; el búnker albiceleste, a 55 kilómetros de Moscú, está en remodelaciones

Operativo Rusia
Operativo Rusia.
Domingo 12 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

MOSCÚ.- El sonido metálico de la soldadora que empuña un obrero local rompe el silencio del domingo. Ni un auto pasa por la puerta del Bronnitsy Training Centre hoy, y tampoco serán muchos durante los días hábiles: la selección argentina eligió para vivir durante el Mundial un complejo enclavado en Bronnitsy, un poblado de 22 mil habitantes ubicado a 65 kilómetros de la emblemática plaza Roja. El ruido no para porque no hay días de descanso: se advierte que la obra recién está dando sus primeros pasos. Las refacciones alcanzan las 58 habitaciones dobles, una sala de conferencias de prensa, el salón comedor y la puesta a punto de los dos gimnasios. Cuando pase el invierno llegarán también los ingenieros de la AFA a trabajar sobre las dos canchas que se utilizarán en los entrenamientos. "Acá especularon hasta último momento por si no nos clasificábamos", cuenta por lo bajo un integrante de la delegación argentina que en estos días va y viene entre Moscú, donde está el plantel, y este centro multideportivo de 9800 metros cuadrados -habitualmente ocupados por equipos nacionales rusos de remo, kayak, tiro con arco, tenis de mesa, triatlón, karate, esgrima y también fútbol, entre otros- encerrado entre el lago Belskoe y el río Moscova.

Llegar hasta este punto será lo último que hará la selección en su plan de preparación. Aunque todo está en estudio, en los últimos días empezó a activarse una idea que también empieza con B: la posibilidad de que el plantel trabaje entre 10 días y dos semanas en Barcelona, en el comienzo de la concentración. Según pudo saber LA NACION, hubo una charla entre Sampaoli y Messi en la que el entrenador le manifestó su intención de que todo arranque en el patio de la casa del capitán. ¿Qué mejor para el propio Messi que iniciar la recta final hacia su cuarto mundial en su entorno natural? Hoy la AFA parece enfocada en cumplir ese propósito, a pesar de que se habían barajado opciones como el pueblito alemán de Herzogenaurach, donde Adidas tiene un complejo -allí vivió la selección durante el Mundial 2006- y también Manchester, en las instalaciones del City.

La pretensión de Sampaoli es parte de un combo más amplio, que tiene el bienestar de Messi en el centro. Que el 10 se haya vuelto a su casa después del amistoso ante Rusia y no esté mañana ante Nigeria es parte de lo mismo: mientras sea posible va a dosificar su presencia durante la temporada, algo de lo que el propio futbolista está convencido. "Es tan bueno que incluso durante los partidos sabe regular para no malgastar energías", lo describe un integrante del equipo técnico. Messi aprendió que no hace falta jugar siempre, y no será extraño verlo fuera de las convocatorias de su club en partidos menores; lo mismo ocurrió en la temporada previa al Mundial de Brasil, cuando Tata Martino -entonces técnico de Barcelona- lo convenció de que reservara fuerzas para el gran objetivo.

¿Y cuán avanzadas están las gestiones para que la Argentina monte su cuartel en Sant Joan Despí, el complejo del club catalán? Aunque la voluntad de Messi pueda unir flechas, habrá cuestiones comerciales que resolver: Barcelona es Nike y la selección, Adidas. Si ese conflicto de intereses se arregla, quizás haya que solucionar una posible superposición de calendarios entre el club y la selección; la final de la Champions League se jugará el 26 de mayo, una fecha en la que es probable que la Argentina ya esté trabajando (el Mundial empieza el 14 de junio). Si Barcelona llega hasta la instancia final, podrían tener que convivir algunos días: las 5 canchas del complejo deberían alcanzar.

Si no fuera esa la sede de la preparación, será otra europea. El paso pde llos futbolistas or la Argentina puede ser apenas protocolar: Chiqui Tapia mantiene su convicción de realizar un partido de despedida del país en la Bombonera. Si se concreta, será más un show que un enfrentamiento real. Ya en este continente tratarán de jugar dos o tres amistosos cerca de Barcelona o donde se alojen. El último, previo al desembarco definitivo en Bronnitsy, podría ser en Tel Aviv ante Israel: un guiño a la vieja cábala de pasar por allí antes de los mundiales, una saga que se inició en el '86.

¿Y cómo serán estos meses? En principio, Sampaoli conserva su ilusión de jugar uno o dos amistosos en febrero con una selección local, que nutra a la definitiva con cuatro o cinco apellidos. Y en marzo, en la última doble fecha FIFA antes del Mundial , los titulares se cruzarán con Italia (el 23 en Basilea, se clasifique para Rusia o no el rival) y una selección asiática o africana que también vaya a jugar el campeonato. Entre tanto, el cuerpo técnico seguirá cruzando el océano a ver a los jugadores en sus clubes, para seguir sembrando la semilla. Que florezca en el verano ruso: ésa es la cuestión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas