Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una aliada de Puigdemont admite que no estaban listos para la independencia

La consejera Clara Ponsatí hizo sus declaraciones en Bruselas, donde se refugió con el ex presidente catalán

Lunes 13 de noviembre de 2017
0

MADRID (LA NACION).- El independentismo del "ni un paso atrás" en Cataluña depara cada día una sorpresa. Ahora fue la destituida consejera Clara Ponsatí la que, en un alarde de autocrítica, sostuvo que el destituido gobierno de Carles Puigdemont "no estaba listo" para asumir la independencia que proclamaron el pasado 23 de octubre.

De paso, admitió también que esa misma gestión "estuvo tres semanas sin acertar demasiado bien" qué hacer, en referencia al crítico plazo que transcurrió desde el referéndum separatista del 1° de octubre hasta la votación parlamentaria de la república.

Las declaraciones de Ponsatí cobran especial relevancia porque se trata de uno de los cinco ex "consellers" que, junto con Puigdemont, escaparon a Bruselas para no "terminar en la cárcel" como los otros ocho ex integrantes de ese gobierno, incluido el ex vicepresidente Oriol Junqueras.

Economista y militante del más duro independentismo de base, el que practica la Asamblea Nacional Catalana (ANC), en la que se formó políticamente, Ponsatí no es, a los 60 años, ninguna improvisada en la acción pública.

Desde esa perspectiva, sus declaraciones, efectuadas a RAC1, una cadena generalista que transmite en catalán, se sumaron a la serie de mensajes contradictorios que sobre el alcance y futuro de la causa independentista vienen haciendo sus principales dirigentes.

No es la primera vez que alguien del "corazón" del entorno de Puigdemont admite que el independentismo aprobado era una aventura incierta. El propio ex presidente -y padre político de Puigdemont Artur Mas dijo algo parecido semanas atrás, aunque luego se retractó.

El mismo mensaje llegó, de forma anónima, desde el despacho del ex vicepresidente Junqueras con el supuesto informe de un colaborador que afirmaba que la independencia era "económicamente insostenible".

Ahora es Ponsatí la que admite, sin medias tintas, que la independencia que deparó la huida en masa de empresas, la intervención de la autonomía y la prisión de una decena de personas era un proyecto para el que "no estaban preparados".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas