Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fútbol en Tíbet, entre el profesionalismo y la falta de oxígeno: jugar a 3658 metros sobre el nivel del mar

El Lhasa Chengtou FC, será el primer club del Tíbet en formar parte del fútbol profesional en China, consiguió su boleto tras imponerse frente a Shenyang Dongjin

Lunes 13 de noviembre de 2017 • 15:11
0
Los jugadores de Lhasa Chengtou se oxigenan en la cancha
Los jugadores de Lhasa Chengtou se oxigenan en la cancha.

Jugar al fútbol a más de 3600 metros de altitud privados de oxígeno. Ese es el desafío que espera a los rivales del Lhasa Chengtou FC, el primer club del Tíbet en formar parte del fútbol profesional en China. El equipo de la capital tibetana, cuyo estadio costó 735 millones de yuanes (110 millones de dólares), acaba de dejar atrás su condición de amateur después de ascender a la League Two, la tercera división china.

Aunque quizá no pueda disputar sus partidos como local en su estadio -el más alto de China- debido a la elevada altitud a la que se encuentra (3.658 metros sobre el nivel del mar) y porque la escasez de oxígeno dificulta el ejercicio físico.

Tal es la falta de oxigeno a esa altura que los jugadores están autorizados a utilizar aerosoles de oxígeno colocados en los laterales del terreno de juego para evitar las náuseas habituales en las personas sensibles al llamado "mal de altura". Pero la federación china de fútbol reflexiona sobre el potencial peligro para la salud que entraña jugar a esa altura. Una situación que se asemeja a la vivida en otras regiones del mundo con altitudes parecidas, como es el caso de La Paz, en Bolivia, donde sus 3640 metros sobre el nivel del mar han suscitado el recelo de varios equipos y selecciones a disputar allí sus partidos.

El club: Lhasa Chengtou

Lhasa Chengtou el equipo del Tibet que ingreso a jugar en la Liga China
Lhasa Chengtou el equipo del Tibet que ingreso a jugar en la Liga China.

El Lhasa Chengtou, equipo compuesto principalmente por jugadores procedentes de China, selló su pase a la tercera división después de una eliminatoria a ida y vuelta ante Shenyang Dongjin.

El partido de ida fue trasladado al sur de China, a 4000 kilómetros de Lhasa, oficialmente por problemas en el terreno de juego, aunque muchos mantienen la sospecha de que la razón principal radica en la altitud. El equipo tibetano se había impuesto en el primer partido 2-0, y perdió 1-0 en la vuelta.

"El fútbol está profundamente arraigado en la cultura local del Tíbet. Es realmente el deporte número 1!" explica Wang Dui, un directivo del club."Si vas a los barrios antiguos de Lhasa, al salir de las clases encontrarás niños jugando al balón por todos sitios", subraya.

El estadio del club Lhasa Chengtou
El estadio del club Lhasa Chengtou.

El club no lo tendrá fácil en un campeonato profesional, con un nivel mucho más alto. Además podría no lograr el permiso de la federación para disputar sus partidos en su estadio, equipado de una pista de atletismo y con lugar para 20.000 espectadores. Desde agosto, según mensajes publicados en las redes sociales, seis jugadores visitantes tuvieron que salir en camilla durante los partidos por el mal de altura. Datos desmentidos por la policía local.

El Lhasa Chengtou fue fundado en marzo de este año, pero el fútbol tiene una larga tradición en el Tíbet, donde llegó por medio de las tropas británicas. Las autoridades controlan de manera estricta toda la información que sale del Tíbet. Pero buscan el desarrollo del fútbol local como elemento integrador de los tibetanos en China.

AFP

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas