Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una buena idea que valió por dos

Un edificio destinado a la Justicia, que duplicó sus funciones

Miércoles 14 de febrero de 2001

MENDOZA (Especial).- Un edificio de la Justicia de Mendoza, de 5000 m2, se inauguró en 1998 para funcionar con un juzgado, pero la calidad de sus espacios y la flexibilidad de las plantas de oficinas permitió la incorporación de otro juzgado más.

Ubicado en la esquina de Montevideo y Mitre, en la actualidad funcionan allí los Juzgados de Minoridad (original destinatario del edificio) y de Familia. El espacio interior se adaptó bien a las nuevas condiciones de ocupación, y sólo hay un aspecto negativo: las intervenciones posteriores a la inauguración -la colocación de equipos de aire acondicionado y de sombreros de ventilación mecánica- que afean la fachada y son inapropiadas, según el manual de especificaciones técnicas creado por los autores.

El proyecto y dirección técnica correspondió a los arquitectos Duek-Pesci-Schmulevich, y la idea de partido surgió del estudio de las bases del concurso y las visitas realizadas a los juzgados locales, durante la etapa de anteproyecto.

El patio-plaza interior, lleno de luz y ventilación natural, brinda una sensación de seguridad e intimidad para usuarios que habitualmente experimentan muchas tensiones, angustia e incertidumbres
El patio-plaza interior, lleno de luz y ventilación natural, brinda una sensación de seguridad e intimidad para usuarios que habitualmente experimentan muchas tensiones, angustia e incertidumbres. Foto: Maria Aramburu

Los arquitectos se entrevistaron con jueces, empleados y médicos psiquiatras. Y todos coincidieron en que el espacio de circulación y espera de público debía ser amplio, poseer mucha luz y, a la vez, debía brindar cierta intimidad y sensación de protección para los usuarios, que experimentan a diario enormes tensiones, mucha angustia e incertidumbres.

La propuesta fue un edificio de subsuelo, planta baja y tres niveles superiores, que permite la circulación del público fundamentalmente por la escalera en tres tramos que atraviesa el patio-plaza interior o, eventualmente, por dos ascensores.

Se utilizaron materiales nobles y económicos para garantizar una buena vejez y bajo mantenimiento, y para lograr el caracter institucional necesario sin alardes. En el frente se utilizaron placas de piedra caliza ocre aserradas como revestimiento, el mismo material de la Casa de Gobierno provincial, para que se asocie rápidamente que se trata de un edificio institucional.

El patio-plaza se encuentra delimitado por 4 cuerpos: 3 que albergan las oficinas y la circulación de empleados y de detenidos (de 10 m x 25 m cada uno), y por otro que contiene las circulaciones verticales y servicios de público.

La planta baja, donde se ubicó el buffet y el salón de recreación infantil, se relaciona visualmente con el bulevar de la calle Mitre a través de la fachada vidriada que protege la recova por donde está el acceso general de público y empleados. El acceso vehicular se resolvió en el ángulo sudoeste del predio, que comunica directamente con el subsuelo que guarda las cocheras, el depósito y sala de máquinas.

Una cubierta de estructura liviana translúcida permite la iluminación y ventilación natural del espacio central, resuelta por medio de vigas reticuladas metálicas revestidas por chapas de policarbonato translúcidas.

Construcción y estructura

Se proyectó una estructura antisísmica resuelta con tabiques y núcleos de circulación, en hormigón armado.

Con la disposición de los tabiques de hormigón armado, además, se consiguieron espacios amplios y flexibles sin columnas intermedias, en la U formada por los 3 bloques que contienen las oficinas. En este lugar, cada entrepiso fue logrado con losas de hormigón nervuradas (de 10 m de luz y 0, 42 m de espesor), que permiten cielos rasos continuos de 10 m x 25 m, y facilita las tabicaciones livianas de los ambientes.

El bloque que contiene las circulaciones y sanitarios fue resuelto con tabiques y losas de hormigón armado in situ, y los 2 puentes de acceso a los juzgados, ubicados a nivel del 1º y 2º piso, se resolvieron con 2 vigas metálicas de alma llena y losa de chapa plegada con capa de compresión de hormigón, y terminadas con placas de piedra aserrada.

Para el techo de las oficinas del tercer piso se utilizó una estereoestructura metálica y cubierta de chapa, que se apoya en los núcleos de circulación y en los tabiques de hormigón armado.

La firma Tolcon SRL fue responsable de la construcción, y las instalaciones y la dirección de la estructura estuvo a cargo de Cóndor Ingeniería.

Se utilizó un sistema de calefacción por agua caliente, producida por una caldera ubicada en la sala de máquinas. Un anillo perimetral continuo de tubo aletado recorre todos los locales como radiante. Además se instalaron sistemas hidrantes contra incendios, alarma, luz de emergencia, extinguidores y señalizaciones.

Ficha técnica

Obra: Juzgado de Menores de Mendoza, Primer Premio Concurso Provincial de Anteproyectos, Ministerio de Ambiente y Obras públicas, Gobierno de Mendoza.

Autores: Eduardo Duek, José Andrés Pesci, Nurit Schmulevich, arquitectos. Arquitecto asociado, C. Gainza.

Proyecto y dirección técnica: Duek-Pesci-Schmulevich Arquitectos.

Cálculo estructura: Ingeniero Juan Carlos Azor.

Instalaciones: Cóndor Ingeniería.

Empresa constructora: Tolcon SRL.

Representante técnico: Ingeniero Jorge Panela.

Ubicación: Montevideo y Mitre. Mendoza.

Superficie cubierta: 5000 m2.

Final de obra: 1998.

El diálogo entre edificio y entorno

En el espacio principal se ven todas las partes del conjunto

El equipo ganador del 1er. Premio del Concurso Provincial de Anteproyectos del edificio que hoy alberga los Juzgados de Familia y de Minoridad estuvo integrado por los arquitectos Eduardo Duek, José Andrés Pesci, Nurit Schmulevich y, como arquitecto asociado, Carlos Gainza.

Los autores lograron lo que se propusieron: "Encontrar un planteo arquitectónico claro y de fácil comprensión para los usuarios, con un espacio principal que muestra todas las partes del edifcio".

Algunos recursos arquitectónicos utilizados por los proyectistas revelan el interés de que el edificio dialogue con el entorno:

El patio inglés en la fachada de la calle Montevideo (permite la ventilación de los locales de subsuelo); la utilización de piedra del lugar en la fachada, y la construcción de las típicas acequias en las veredas son algunos de los detalles que dan categoría al conjunto.

Un manual con especificaciones técnicas con planos de estructura e instalaciones, e instrucciones de cómo realizar trabajos de mantenimiento y obras de ampliación, desarrollado por los propios arquitectos (por ejemplo, las ventanas de las fachadas se diseñaron con paños fijos de carpinterías de aluminio anodizado y termopaneles con persianas venecianas de aluminio integradas en la cámara de aire, para lograr una fachada digna de un edificio institucional).

Pero, lamentablemente, sin utilizar las instalaciones previstas para los fan coils, se instalaron equipos de aire acondicionado en diferentes oficinas, que aparecen empotrados en los termopaneles de la fachada desvirtuando el proyecto.

Federico Prack

Te puede interesar