Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Máximo Kirchner defendió sus negocios con Lázaro Báez

Dijo que actuó por sus padres y que los alquileres eran reales

Martes 14 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Máximo Kirchner quiso pasar inadvertido. Fue temprano y salió corriendo, sin declarar ante la Justicia, que investiga al diputado por supuesto lavado de dinero en la causa Hotesur , en la que se averigua si el alquiler de habitaciones hoteleras a Lázaro Báez era parte del pago de retornos a la familia presidencial por los negocios en la obra pública que el empresario obtuvo en su beneficio.

Kirchner declaró por escrito. Dejó un texto, que su madre, Cristina Kirchner, publicó en su Facebook, donde defendió los negocios de Hotesur con Báez (preso), y sostuvo que en realidad actuó como "mandatario" de sus padres. Pidió ser sobreseído.

Máximo llegó a los tribunales de Comodoro Py 2002 a las 9.43 y en menos de 25 minutos terminó todo. Declaró ante el juez Julián Ercolini. Escuchó la lectura de las acusaciones y entregó un escrito, sin contestar preguntas.

Llegó en una camioneta Ford Ranger blanca que traspasó a toda velocidad la reja colocada en el acceso sobre la calle Letonia, donde lo esperaba un grupo de diputados de La Cámpora a quienes no se les permitió entrar.

Mas delgado de lo que se lo vio últimamente, utilizó la misma puerta lateral que suele usar su madre y subió al cuarto piso por un ascensor que se bloquea al público para estos casos.

Máximo Kirchner entró ayer por una puerta lateral de Comodoro Py 2002
Máximo Kirchner entró ayer por una puerta lateral de Comodoro Py 2002. Foto: Télam

Ante el juez y el fiscal federal Gerardo Pollicita dijo por escrito que era "absurda" la acusación de lavado de activos en su contra. Se remitió al mismo texto que dejó su madre la semana pasada cuando fue a declarar por la misma causa.

Máximo Kirchner sostuvo que actuó como "mandatario" de sus padres entre 2005 y 2009 en los negocios a partir de "la relación familiar y de confianza existente". Aseguró que actuó con "transparencia" y "estricto apego a ley".

"Ya sea como mandatario de Néstor Kirchner, administrador de su sucesión o en representación de Hotesur SA, suscribí contratos de alquiler en cumplimiento de los deberes asignados". Agregó que "las condiciones contractuales convenidas son absolutamente lícitas y se ajustaron a los parámetros del mercado". Máximo insitió en que no hubo lavado porque el dinero circuló en el sistema financiero legal y dijo que los alquileres de los cuartos eran reales y no simulados. "Si los pagos recibidos no fuesen un canon locativo sino «retornos», debería aceptarse que durante cinco años Báez, además de ser «beneficiado» con la obra pública, también dispuso gratuitamente de dos hoteles, con los cuales obtuvo ingresos millonarios a cambio de nada", agregó.

También, argumentó que "la asignación de obra pública en favor de Báez y los supuestos retornos tampoco guardan proporción alguna".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas