Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un episodio único e irrepetible en el planeta FIFA

Martes 14 de noviembre de 2017
0
Foto: AP

Es una tremenda lección para los que consideramos el peso de la historia en el fútbol. Los italianos sabrán al cabo -después de la disección correspondiente del caos que desembocó en esta catástrofe- cuánto mal le han hecho a su fútbol para derrumbar un coloso de cuatro títulos mundiales, pero lo real es que este acontecimiento viene a confirmar que no hay intocables. Ni aunque el presidente de la FIFA sea connacional de los eliminados.

Lo que ocurrió tiene una dimensión única y probablemente irrepetible. Nunca un cuatro veces campeón del mundo se quedó afuera de una Copa. Es cierto que Italia venía acumulando méritos (campeón en Alemania 2006, no superó la primera rueda ni en Sudáfrica 2010 ni tampoco en Brasil 2014), pero ni la riqueza histórica que edificaron los Meazza, los Riva, los Rossi, los Baggio o los Del Piero, ni la multimillonaria dimensión del fabuloso negocio que representa un mundial salvaron al equipo azzurro. Es un episodio inédito.

No es el primer campeón marginado de una rueda final de la Copa del Mundo: ya había sucedido con uruguayos, italianos e ingleses. Eran excepciones a una regla cuyos márgenes de seguridad fueron ampliándose a medida que la FIFA aumentaba la cantidad de participantes, de 16 a 24 en España 82 y luego a 32 en Francia 98. Desde entonces, las potencias vieron facilitadas sus condiciones de acceso, aunque se eliminase para 2006 la clasificación automática de un campeón para el siguiente torneo.

Así, un sólido grupo de naciones de inmenso capital futbolístico, integrado por Brasil, Alemania, la misma Italia, Argentina, España, Inglaterra y Francia, todas campeonas del mundo en alguna oportunidad, había transformado en una invariable costumbre su participación en los Mundiales, desde 1998 hasta 2014. Italia quiebra esa lógica con este Desastre de Suecia.

Si es un acontecimiento único, también es probable que no se repita. Este de Rusia será el anteúltimo Mundial con 32 finalistas. Queda Qatar 2022 como terreno para una hipotética claudicación, como esta que los italianos sufren ahora. Pero con la vocación agigantadora de la FIFA y sus planes para un torneo de 48 equipos, que avanzan firmes hacía su concreción en 2026, habrá que hacer muy mal las cosas para no clasificarse.

El Mundial 2026 será un certamen en el que uno de cada cuatro afiliados a la FIFA tomará parte. Será mucho más sencillo llegar a él. Bastante más sencillo que Argentina 78, en el que 95 selecciones compitieron por apenas 14 vacantes. Entonces, Italia dejó afuera a Inglaterra, y luego avanzó hasta las semifinales. Cuánto darían hoy en la península por una campaña como esa.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas