Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuando la adicción a Instagram hunde a los hombres jóvenes

Martes 14 de noviembre de 2017
0

"Instagram me está enfermando. No lo puedo controlar". La confesión brota a la una de la madrugada mientras cientos de personas abandonan el Personal Fest. Unos cuantos miles están todavía pendientes de Fatboy Slim, pero el hombre joven, en los treintaypocos y del interior, tiene la mirada en el piso: la adicción a Instagram le pesa demasiado.

"Contesto todo al toque, todo el tiempo. Ya estoy cerca de dejar facebook, y estoy pensando en dejar Instagram lo antes posible, porque de verdad que me hace mal". Junto al treintañero hay otro hombre joven, éste en los cuarentaypocos y porteño, que escucha a su amigo sin emitir palabra.

"Mis dos últimas chicas se quejaron de lo mismo", confiesa el hombre joven del interior. "Estoy sentado frente a ellas y no les doy bola. Tengo una bomba enfrente de mí y no la veo. Una vez una se dio cuenta de que no le estaba prestando atención: me ofreció lo mejor que le podés ofrecer a un hombre y le contesté que sí, que más tarde. Claro, no la estaba escuchando. Esa misma noche me dejó".

"Por eso se llaman redes. ¡Porque te atrapan!", teoriza con una carcajada breve el porteño, que tiene dos cuentas de Instagram. Una para él, otra para su perro. Y ambos se ponen like sin parar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas