Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El día después del fracaso de Italia: cuánto dinero pierde el país y lo que dicen los italianos en los bares

La Azzurri no irá a una Copa del Mundo por primera vez en 60 años;

Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.. Foto: AFP
La tristeza de hoy . Foto: AFP
Julio de 2006, Fabio Cannavaro levanta el trofeo de la Copa del Mundo de fútbol después de que Italia derrotó a Francia en la final en el Estadio Olímpico en Berlín, Alemania. El 13 de noviembre de 2017, después de un empate sin goles con Suecia, la cuatro veces campeona Italia perdió su desempate c. Foto: AFP
Martes 14 de noviembre de 2017 • 14:30
SEGUIR
LA NACION
0

ROMA.- Si ayer fue el día de las lágrimas y del "apocalipsis", hoy, el día después de la estrepitosa eliminación de Italia del Mundial Rusia 2018, es el día de la bronca, de la rendición de cuentas, de las acusaciones cruzadas, del deseo ardiente de que caigan cabezas ya. En primer lugar, la del DT, Gian Piero Ventura y la del detestado Carlo Tavecchio, presidente de la FIGC (Federazione Italiana Giuoco Calcio), que al parecer no tiene ninguna intención de irse y que, para salvar la cara, convocó para mañana a una gran reunión para "analizar" el desastre y decidir qué hacer en el futuro.

Pasada una noche para el olvido, en la que Italia quedó paralizada ante la pesadilla de los "azzurri", impotente ante las lágrimas de Buffon, los italianos cayeron hoy en la cuenta de que la primera exclusión de la "nazionale" del torneo Mundial después de 60 años no es sólo una herida al orgullo. También es una herida, tremenda, al bolsillo: una pérdida económica calculada para Italia en unos 250 millones de euros, un golpe terrible al PBI del país, ya azotado por más de una década de recesión.

Imágenes: Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.
Imágenes: Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy..

Se calcula que sólo la FIGC sufrirá un daño económico de 100 millones de euros por su no participación al Mundial, en términos de derechos televisivos, sponsors y premios de la FIFA. Pero el golpe económico es también para Italia en su conjunto. "El primer factor de pérdida, calculable entre los 100 y los 200 millones de euros tiene que ver los consumos relacionados de manera directa al evento, como la compra de televisores, nuevos abonos de tv o campañas publicitarias ligadas a la Copa", explicó a La Stampa el economista Stefano da Empoli. En este marco también se incluyen todas las actividades ligadas indirectamente al evento, centenares, entre ellas las que tienen que ver con los paquetes de viajes organizados por agencias, que también sufrirán un agujero negro.

""La situación era la misma de la de la Argentina en los últimos cinco partidos. La diferencia es que ellos zafaron porque lo tienen a Messi,"
Enrico Bianchi

Pero lo peor es el daño psicológico. Porque, se sabe, un Mundial es como un antídoto para aliviar los malos momentos de las sociedades. "Es verdad que nosotros no pudimos calificarnos en 1958, pero en 1958 era un momento histórico muy distinto para Italia: se vivía a el boom económico después de la Segunda Guerra Mundial, a tal punto punto que en 1959 la lira era considerada a nivel internacional la moneda más fuerte del planeta", comentó a LA NACION Marco De Angelis, fisioterapista romano. "En 1958 era una situación totalmente diferente a nivel social, de la que se vive hoy. Los italianos nos podíamos permitir no participar de la Copa del Mundo porque estábamos ganando en otras áreas. Pero este es un país que está perdiendo en toda la línea y pierde también el fármaco, el antídoto para aliviar el dolor, representado por el fútbol y por el Mundial, sobre todo en un país 'calciofilo' como el nuestro", agregó.

Imágenes: Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy.
Imágenes: Desde la tristeza de ayer en las calles a la realidad en los diarios de hoy..

La amargura podía palparse en las charlas de café, donde el "flop" (fracaso) de Italia, que para peor se quedó afuera por culpa de una Suecia que aplicó el famoso "catennacio", era tema obligado. "La situación era la misma de la de la Argentina en los últimos cinco partidos. La diferencia es que ellos zafaron porque lo tienen a Messi, que hizo tres goles cuando había que demostrar calidad, mientras que nosotros no tenemos a nadie", dijo Enrico Bianchi, economista de Florencia, bajoneado como todo el mundo. Coincidió su amigo, Leonardo Puppi, empleado bancario que, con bronca, lamentó la falta de "jóvenes futbolistas italianos", por culpa de una sistema que privilegia a los extranjeros.

"Por primera vez no encuentro palabras", escribió Mario Sconcerti en una columna del Corriere della Sera titulada "Inadecuados y sin talento, un revés epocal". "Pero sería tonto pensar que todo empezó anoche. La llama se apagó en el 2006, cinco minutos después del instante en el que ganamos el Mundial. Teníamos Del Piero, Totti, Cannavaro, Toni, Pirlo y decenas de jugadores fuera de lo común", agregó, en una nota en la que, como muchos otros, hizo un llamado a que "esta desilusión abra finalmente una discusión" sobre el calcio. "¿Por qué hemos desaparecido? Ventura se irá, pero nosotros nos quedaremos y ¿qué vamos a decirnos? ¿Vamos a echarle la culpa a los extranjeros que también tienen los españoles y los ingleses? ¿Y dónde están los italianos buenos? Ni siquiera en la serie B".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas