Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las compañías de seguros ya no podrán invertir en Lebac

Tendrán hasta marzo para vender posiciones directas o en fondos comunes; la Superintendencia aspira a que extiendan el plazo de sus inversiones en línea con sus riesgos; habrá más emisiones del Tesoro

Martes 14 de noviembre de 2017 • 15:19
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Archivo

La Superintendencia de Seguros publicará el jueves una nueva norma que apunta a modificar el reglamento de inversiones de las compañías de seguro. Lo más fuerte -y que ya comenzó a generar revuelo en el mercado- es que las empresas ya no podrán invertir en instrumentos emitidos por el Banco Central (BCRA), como las Lebac, la inversión estrella del momento. En contrapartida, la Súper que lidera Juan Pazo habilitará a las empresas a invertir hasta el 50% de sus carteras en nuevos productos financieros, contemplados en el proyecto de reforma de financiamiento productivo que acaba de enviar el Gobierno al Congreso, como los fondos cerrados de infraestructura e inmobiliarios, o las letras hipotecarias.

"Es el principio de un camino orientado a adoptar un enfoque de capitales basado en riesgo. Hoy las compañías están invertidas todas a corto plazo, cuando sus riesgos son de largo plazo. Las mejores prácticas dicen que debe haber un correlato entre el capital y los riesgos", dijo a LA NACION el Superindente Juan Pazo.

Pero en el mercado muchas compañías asemejaron la decisión a la que tomó la administración kirchnerista, cuando fijó el "inciso k" por el cual las aseguradoras se vieron obligadas a invertir en proyectos relacionados con la economía real, en muchos casos, de dudosa calidad crediticia. La Súper, sin embargo, asegura que lejos está de aquella imposición.

"El inciso K era una obligación de inversión; en ese momento, las empresas no tenían la posibilidad de invertir en fondos cerrados o en hipotecas. Acá se los habilita a invertir entre el 30 y 50% de la cartera en fondos cerrados para desarrollo de infraestructura, proyectos de participación público-privada, inversiones inmobiliarias e hipotecas", esgrimió Pazo.

Foto: Archivo

Las empresas, según la norma que se conocerá pasado mañana, deberán a partir de diciembre empezar a vender sus posiciones en Lebac. Tendrán hasta marzo para terminar de encuadrarse. Entretanto, el Tesoro emitirá letras -Letes- en pesos que podrán ser suscriptas por las aseguradoras. El detalle de las nuevas Letes será informado también pasado mañana, en un encuentro del que está previsto participen Pazo, las empresas y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili.

Pero, a diferencia de lo que sucedió en el pasado, como a finales de la Convertibilidad cuando el Gobierno de la Alianza también forzó a las entidades del sector financiero a comprar Letes para financiar el déficit, de la Súper aseguran que las empresas no estarán obligadas a volcar sus pesos de las Lebac en instrumentos del Tesoro si no lo desean. "Las aseguradoras pueden invertir hasta el 60% de su cartera en fondos comunes, pueden comprar obligaciones negociables, acciones. No tienen que invertir en Letes si no quieren. Pero es un instrumento que estará disponible para reemplazar a las Lebac y no que no haya un problema de matching", afirmó Pazo. "La idea es que tengan que invertir en títulos de ahorro, no en papeles de política monetaria. Esto es un estándar internacional".

Entre las compañías, sin embargo, apenas empezó a correr la versión de la nueva norma reinó el nerviosismo. No es para menos. Se estima que entre el 40 y el 50% de las inversiones de la industria de seguros está hoy colocada directa o indirectamente -a través de fondos comunes de inversión- en Letras del Banco Central. La industria administra hoy más de $ 330.000 millones.

El organismo regulador, sin embargo, no sólo incluirá en la nueva norma la imposibilidad de comprar Lebac, sino que además limitará las tenencias de las compañías en fondos comunes de inversión que tengan en su portafolio las letras emitidas por el Central. Sólo podrán suscribir aquellos fondos de renta fija de corto plazo que cumplan con determinados requisitos.

Para las compañías, la medida presenta un desafío no menor, que va más allá de la gradual desinversión de las Lebac. Y es que muchas de ellas vinieron hasta ahora solventando con sus resultados financieros (y los altísimos rendimientos de las letras del BCRA) los malos resultados técnicos (producto de la operación). Ahora deberán volver a poner el ojo no sólo en lo financiero, sino también en la operación.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas