Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Empresas familiares: padres ricos, hijos pobres y nietos fundidos

Generaciones - Grandes desafíos: la sucesión es un proceso crítico y en el que muchas veces se termina definiendo la suerte de una firma; qué hacer para minimizar los errores

Miércoles 15 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Aprender a delegar es uno de los grandes desafíos para el fundador
Aprender a delegar es uno de los grandes desafíos para el fundador. Foto: Shutterstock

Robert Kiyosaki, quien estuvo recientemente en el país, escribió en 1997 el best sellerPadre Rico Padre Pobre. Luego de leer el libro, uno no puede más que pensar dos cosas: "me mato ya que nunca seré rico" o "mato al autor para que no escriba más idioteces".

El menosprecio al estudio y al trabajo duro hace que personalmente considere al libro en la categoría panfleto basura. Pero el título me inspiró a escribir este artículo con varias variantes a las ideas de Kiyosaki. Yo apunto a los mortales, Kiyosaki a los dioses del Olimpo que pueden hacerse ricos.

Muchos conocen familias que hablan de que en otra época eran ricos, pero que con el tiempo ese dinero se dilapidó. Esto sigue siendo en la actualidad un problema en muchas empresas familiares donde la tercera generación funde la empresa, además de terminar sus miembros en bancarrota.

¿Por qué sucede que la mayoría de los emprendimientos o empresas familiares no pasan de la tercera generación? Los fundadores de una empresa son aquellos que tuvieron una idea, la pusieron en práctica y han centralizado todas las decisiones.

En su condición de creadores de la empresas toman a su cargo decisiones como qué vender, qué canales usar para vender, qué clientes y proveedores son los necesarios para el negocio, entre tantas otras. También son los fundadores los que eligen al equipo que los va a acompañar en este proceso.

Padres Ricos: El problema de los fundadores se puede sintetizar en dos palabras: profesionalización y sucesión. Ambas cosas afectan a los herederos. Por un lado, muchos fundadores temen a la profesionalización de la empresa ya que, por miedo u omnipotencia, profesionalizar requeriría generar cambios profundos a la forma que los dueños trabajan.

"Yo hice este negocio y me fue bien, hice mucho dinero. Quién me va a enseñar cómo manejarlo" es una idea recurrente en la mente de muchos fundadores.

La profesionalización, sin embargo, es un buen momento en el ciclo de vida de la empresa para que los hijos de los dueños se inserten en ellas cumpliendo funciones específicas. El problema es que son pocos los dueños de primera generación que están dispuestos a generar una verdadera profesionalización.

El otro tema es la sucesión dentro de las empresas familiares. Este proceso es crítico y debe ser preparado con tiempo para que la nueva generación pueda ir accediendo a funciones y cuotas de poder y estar listos para tomar el control de la compañía cuando se defina pasar el bastón de mando.

Sin embargo, nuevamente, muchas empresas no quieren, se olvidan o evitan hablar o implementar un proceso de sucesión interna ordenado, "El tiempo hará lo suyo" se puede escuchar en muchas empresas que terminan fundidas poco después del fallecimiento del fundador.

Hijos Pobres: Muchos hijos de dueños de empresa cometen un error enorme: no estudian, no se preparan o empiezan su carrera profesional trabajando con la familia. El mayor error de los herederos de la primera generación es comenzar su vida y desarrollo profesional en la empresa familiar.

Trabajar inicialmente en la empresa familiar no permite a los herederos una experiencia y formación cabal y relevante. Una buena pregunta que deberían hacerse aquellos que deciden hacer su carrera en la empresa de la familia es si la empresa familiar no existiera, ¿alguna compañía del mercado me emplearía? Estoy seguro de que en muchos casos la respuesta sería "difícil" "dudo" "no".

En la vida profesional, los hijos de dueños que quieran encarar el negocio familiar tienen que formarse como si esa empresa no existiese. También deberían hacer sus primeros pasos profesionales fuera del negocio de la familia e insertarse en la empresa familiar en el timing adecuado, esto es, cuando el dueño los llame pidiéndoles por favor que se incorporen en el negocio. Definitivamente es el mejor momento. Además es cuando se pueden negociar mejor las condiciones de trabajo para no tener que lamentarse luego.

Nietos Fundidos: Son la consecuencia de hacer todo mal a lo largo de la vida de la empresa familiar. Fundadores que no logran despegarse del negocio a tiempo e hijos que no están preparados para recibir la empresa generan que los nietos no entiendan nada, no estén preparados o, directamente, no estén interesados en ese negocio. La consecuencia, la mayoría de las veces, es el cierre del negocio familiar y, en el mejor de los casos, su venta.

Es clave para que todo este proceso funcione aceitadamente que los fundadores sepan dar un paso al costado a tiempo, acompañando a sus hijos en un proceso de transición y no que los hijos entren a la compañía a tomar el mando cuando por la puerta de atrás sale un féretro con el fundador adentro, que, literalmente, murió aferrado a su escritorio.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas