Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Impacto brutal en la ya golpeada vida cotidiana

Miércoles 15 de noviembre de 2017
0

CARACAS (Para LA NACION).- Suceda lo que suceda con el default parcial en que acaba de entrar Venezuela, el impacto ya es brutal en el día a día de los ciudadanos. Desde hace dos meses el gobierno ha centrado todos su esfuerzos en el pago de la deuda, sin bajar un solo dólar a la subasta de divisas. Empresarios e importadores tienen así como única vía de escape la búsqueda de los dólares en el mercado paralelo, lo que impacta directamente en los precios que llegan a las góndolas. En la supuesta "guerra económica", las bombas nucleares las dispara el chavismo.

Como era de esperar, la incertidumbre disparó en las últimas horas el precio del dólar blue, que cotiza por encima de los 57.000 bolívares por dólar, dispuesto a pulverizar en días, o incluso horas, la barrera de los 60.000.

Un derrumbe económico que monopoliza las conversaciones a diario, casi un concurso para encontrar el precio más disparatado. "Compré una canilla [barra] de pan en 8000 bolívares y el kilo de queso amarillo costaba casi 200.000 bolívares. Un lujo que por supuesto no es para mí", dijo Alexandrina Rodríguez, emigrante portuguesa que reside cerca del centro de Caracas. Le acaban de enviar una imagen por WhatsApp con el precio de las canilleras que quiere comprar para su nieto, que juega al fútbol en un equipo de la escuela: cinco millones y medio de bolívares. Los precios ya prohibitivos cabalgan desbocados. El kilo del fundamental arroz ya costaba casi 37.000 bolívares, cuando el salario mínimo más los bonos alimentarios se fijaron tras la última suba del gobierno en 455.000 bolívares. Medio kilo de pasta se cotizaba a 41.000 bolívares. Y una botella de aceite de oliva, a casi 300.000. Los nuevos precios de la carne aprobados por el gobierno varían entre los 38.000 bolívares de la costilla hasta los 80.000 del lomito. La regulación constante de estos precios provocó que durante dos semanas la carne y el pollo desaparecieran de los anaqueles. Las frutas y las verduras también son un lujo.

Esta semana, cuatro hombres fueron detenidos por matar y trocear un caballo, cerca de la frontera de Brasil, para venderlo como carne de res. Y lo que es mucho peor: la prensa local denunció la muerte por desnutrición de una beba de un año y medio, tras una semana de internación. Casualmente, la chiquilla procedía de Upatá, el mismo municipio de los descuartizadores del caballo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas