Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lagomarsino dijo que su vínculo con Nisman era de "amo y esclavo"

Fue interrogado durante 10 horas; negó vínculos con los servicios de inteligencia

Miércoles 15 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Lagomarsino dijo que su vínculo con Nisman era de "amo y esclavo"
Lagomarsino dijo que su vínculo con Nisman era de "amo y esclavo". Foto: Archivo

Diego Lagomarsino declaró ayer como acusado del homicidio del fiscal Alberto Nisman y dijo que la relación que lo unía a él era de "amo-esclavo".

Por eso, alegó, fue que no pudo negarse cuando Nisman, su jefe, le pidió prestada un arma. "Es algo que analicé mucho con mi terapeuta", declaró sobre el vínculo.

La indagatoria duró casi diez horas, en las que Lagomarsino repitió lo que ya había declarado en esta causa: que Nisman le había dicho que quería un arma para proteger a sus hijas y que le había preguntado si él tenía una. Que él se la dio porque pensaba que como fiscal tenía permiso para llevarla. Que lo que pasó después le arruinó la vida. Y que ya no le importa cómo fue que Nisman murió. Así lo informaron a LA NACION fuentes que participaron de la audiencia.

Según el fiscal Eduardo Taiano, Lagomarsino fue un "eslabón esencial en el plan criminal homicida" porque aportó el "arma amiga" con la que después iban a matarlo. De acuerdo con Taiano, pudo introducir la pistola en el departamento gracias a la "relación de confianza" que había entre ellos.

Lagomarsino había sido contratado por Nisman como técnico informático con un sueldo que le pagaba la Unidad Fiscal AMIA. Pero rara vez iba a la fiscalía. Solía reunirse con el fiscal en su casa o atender sus consultas por teléfono. "Me llamaba muchas veces por día", dijo ayer. Insistió en que él tenía una personalidad endeble y que por eso le costaba decirle que no. Aclaró además que no tenían una relación homosexual.

cerrar

"¿Usted hubiera hecho cualquier cosa que él le pidiera, aunque fuera ilegal?", le preguntó Taiano, según relató un funcionario presente en la audiencia. Fue entonces cuando Lagomarsino dijo que pensaba que los fiscales como Nisman tenían permiso para llevar armas.

Consultado sobre su situación actual, Lagomarsino dijo que gana unos $ 25.000 trabajando como técnico informático, pero que perdió muchos clientes. También que lo habían echado de la Universidad Nacional del Oeste, donde daba clases. Lloró varias veces a lo largo de la audiencia.

Había llegado a Comodoro Py a las 9.10, custodiado por Prefectura Naval. Llevaba la tobillera que el juez Julián Ercolini ordenó ponerle la semana pasada para evitar un posible intento de fuga.

Durante la indagatoria lo acompañaron sus abogados Gabriel Palmeiro y Martín Chasco. Estaban también el fiscal, el juez y los secretarios del juzgado y la fiscalía. Primero, Lagomarsino expuso; después, contestó preguntas. Respondió, por ejemplo, que había accedido a aparecer como apoderado de la cuenta en el Merrill Lynch de Nueva York porque Nisman se lo había solicitado. Las titulares eran la madre y la hermana de Nisman. Según declaró ayer Lagomarsino, el fiscal le dijo que necesitaba que figurara él también porque su madre era mayor y estaba enferma.

Lagomarsino insistió en que llegó a Nisman a través de Carlos Rodríguez, un agente de inteligencia conocido como "Moro", pero él no sabía que fuera espía. Como en cada declaración, volvió a negar cualquier vínculo con servicios de inteligencia y dijo que no conoció a los ex directores de la SIDE Antonio Stiuso, Alberto Mazzino y Fernando Pocino. Tampoco a Héctor Icazuriaga ni a Francisco Larcher, jefe y subjefe de esa secretaría durante el kirchnerismo. La semana pasada, Taiano admitió que no había pruebas de su relación con servicios de inteligencia. No obstante, dijo que había "indicios" de supuestos "vínculos".

cerrar

Lagomarsino volvió a contar que meses antes de presentar su denuncia contra Cristina Kirchner por el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, Nisman le había dicho que con eso "se la llevaba puesta". En cuanto a sus posibilidades de entrar en las computadoras del fiscal, explicó en detalle cómo funcionaba su "acceso remoto" al sistema.

Además reiteró su versión de las dos visitas que hizo al departamento de Nisman el sábado 17 de enero, el día antes de que su jefe fuera encontrado muerto. Según él, en la primera le pidió el arma y en la segunda, él se la dio.

Antes de que terminara la indagatoria, Ercolini le pidió que hiciera "un cuerpo de escritura" para poder comparar su letra con la que aparece en algunos papeles que el juzgado secuestró la semana pasada en su casa.

Ercolini todavía no va a resolver si procesa a Lagomarsino. El martes y miércoles de la semana próxima declararán los cuatro custodios que debían proteger a Nisman el fin de semana que murió. Fuentes judiciales informaron que sólo después de haber escuchado a todos, Ercolini resolverá las situaciones procesales de los cinco.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas