Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boudou y la confesión de Vandenbroele: "¿Qué puede decir? No me afecta en nada"

La expectativa por la declaración del arrepentido atravesó la audiencia de ayer en el juicio por la venta de la empresa Ciccone

Miércoles 15 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Boudou y su amigo Núñez Carmona, ayer, durante el proceso
Boudou y su amigo Núñez Carmona, ayer, durante el proceso.

La escena bien pudo haber tenido lugar hace décadas bajo una sombrilla en Playa Grande. Amado Boudou y su amigo José María Núñez Carmona comparten una milanesa con papas fritas del mismo plato con dos Cocas Light. Mirada al infinito, brisa fresca en el rostro. Pero ocurrió ayer y con los dos amigos presos. Todo se dio al mediodía mientras estaban sentados en el banquillo, sobre el escritorio de sus abogados, en un cuarto intermedio del juicio que enfrentan acusados de quedarse con las acciones de Ciccone, la imprenta que imprime el papel moneda.

Comían tranquilos, con comentarios alegres, sin demostrar preocupación por la prometida declaración del viernes de Alejandro Vandenbroele como arrepentido. Para la Justicia, Vandenbroele fue el testaferro de Boudou para quedarse con la imprenta.

"Me chupa un h... lo que diga, ¿Qué puede decir? No me afecta en nada", le confió Boudou -envalentonado- a sus allegados. El ex vicepresidente dice que no lo conoce. Pero Vandenbroele puede decir que efectivamente lo conoce y que trabajaba para él, por medio de Núñez Carmona, que es lo que declaró su ex esposa Laura Muñoz. Si habla podría, por un lado, complicar a Boudou y a empresarios privados que supuestamente brindó financiamiento para la ex Ciccone apenas desembarcó el grupo de Vandenbroele (o de Boudou, según como se lo mire).

Ayer se mencionaba al banquero Jorge Brito, que podría haber financiado el giro comercial mediante cooperativas, "Está todo en peritaje", se escudan en el juzgado de Ariel Lijo.

Vandenbroele no estuvo presente en la audiencia del juicio de ayer, pero sí en el comentario de todos. Declarará ante el fiscal Jorge Di Lello en la parte residual del caso Ciccone que está en instrucción, pues la ley del arrepentido señala que no vale arrepentirse en el juicio oral. Pero los abogados se extrañaron de que hubiera anunciado su declaración el lunes y la concretara el viernes, y se preguntaron qué busca en estos tres días. Los menos imaginativos hablan de un ingreso como imputado protegido, los maldicientes recuerdan que hace un mes buscaba negociar con funcionarios del Gobierno su declaración a cambio de un millón de dólares. Les dijo a sus allegados que tiene mucho miedo por su vida, a pesar de que se decidió a hablar porque Boudou y Núñez Carmona están presos, y porque le falta dinero.

cerrar

Las idas y vueltas de Vandenbroele quedaron reflejadas en el expediente. El viernes pidió cambiar de abogado y solicitó una reunión con el fiscal Marcelo Colombo, quien le explicó los alcances de la ley del arrepentido y que tenía que ver al fiscal Di Lello. El lunes Vandenbroele pidió regresar a su defensor oficial. Tal era la confusión que ayer la audiencia por Ciccone no comenzaba porque la defensora no llegaba. Nunca le habían avisado que debía seguir defendiendo a Vandenbroele. En un aparte estuvo reunida una hora y media en su despacho con su cliente para ver qué estrategia seguir. Mientras, Boudou comía caramelos con Núñez Carmona. Los dos llegaron desde el penal de Ezeiza, de traje. A ellos no les preocupa lo que declare el arrepentido, dicen.

La audiencia incluyó un punto para Boudou. José Capdevilla, ex jefe de Asuntos Jurídicos de Economía cuando Boudou estaba al frente del ministerio, se mantuvo en que nunca nadie le dio instrucciones para redactar un dictamen a favor de que la AFIP le otorgara un plan de pagos a la quebrada Ciccone para pagar sus deudas fiscales. Mantuvo lo que dijo cuando era funcionario, a pesar del profundo interrogatorio del fiscal. Remarcó que nunca antes había tenido que dictaminar si correspondía o no levantar una quiebra.

Capdevilla sostuvo que se le pidió analizar el expediente Ciccone después de que Economía recibió una consulta de la AFIP a cargo de Ricardo Echegaray, sobre la conveniencia o no de concederle un plan de pago. Sin embargo, reconoció que no se le dijo qué poner en el dictamen.

"No recibí instrucciones sobre su contenido, pero no sé quién tomó la decisión de contestarlo", sostuvo.

El testigo recordó que redactó el dictamen y el entonces ministro de Economía Boudou lo firmó. Ese dictamen indirectamente avalaba intervenir en la quiebra, que fue levantada, y entonces la imprenta pudo ser adquirida por The Old Fund, de Vandenbroele.

Capdevilla recordó haber recibido amenazas cuando declaró como testigo. Sugirió que esas amenazas estaban vinculadas con servicios de inteligencia. "Me tuve que ir del país, perdí mi trabajo, mi trayectoria y mi carrera en el Ministerio de Economía por esta causa", aseguró Capdevilla ante los jueces. Y comentó: "Me afectó mucho la muerte de Nisman. Si mataron al fiscal más cuidado, qué quedaba para un simple testigo". Ayer se fue de tribunales aliviado después de declarar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas