Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Son jóvenes, crearon novedosos proyectos y fueron premiados

Tres emprendimientos argentinos con impacto social recibieron menciones en la última edición del Desafío Comprometidos

Jueves 16 de noviembre de 2017 • 17:07
0

"Esta experiencia nos permite estructurar nuestros emprendimientos. Nos abre puertas para seguir creciendo y cambiarle la vida a muchas personas", sostiene Juan Cruz Noya, co creador de WeChair, uno de los proyectos argentinos que recibieron menciones en el Desafío Comprometidos 2017. Este concurso, organizado por Ashoka, Sociolab y UNESCO busca potenciar los proyectos y habilidades de los participantes para transformar la realidad y contribuir con los 17 objetivos de desarrollo sostenible propuestos por la ONU.

Casi 1000 proyectos con impacto social ideados por jóvenes de 18 a 29 años de toda América latina fueron compartidas a través de la Web de Comprometidos en su tercera edición. Entre las 13 iniciativas que resultaron finalistas y participaron de una semana de asesorías en Buenos Aires, hubieron tres argentinas.

El proyecto de WeChair surge a partir de la experiencia personal de los creadores del proyecto, Facundo y Juan Cruz Noya, con su padre. "Por una enfermedad mi papá estuvo mucho tiempo en cama y los músculos de las piernas se le atrofiaron. Entonces los médicos le propusieron usar una silla de ruedas tradicional" cuenta Juan Cruz.

Al principio su padre no tenía la fuerza suficiente para movilizarse sin ayuda. Luego recuperó los músculos, pero se lastimaba las manos, hombros y brazos por el sobre esfuerzo que tenía que hacer. Esto lo llevaba a fatigarse física y psicológicamente.

Junto a Martín Miguez, amigo y compañero en la carrera de Ingenería Biomédica de los dos hermanos, se les ocurrió diseñar un dispositivo mecánico que se acopla a cualquier silla de ruedas de propulsión manual para reducir los esfuerzos, mediante un sistema multiplicador de fuerzas similar a los cambios de las bicicletas. "Cuando estás en una bici y tenés que subir una pendiente, lo primero que haces es pasar al cambio más liviano. Aplicamos ese mismo principio y logramos un artefacto sencillo y más económico que cualquier sistema eléctrico", concluye Martin.

GoBalü es una plataforma Web diseñada en Córdoba que conecta a personas que poseen artículos que utilizan muy poco con aquellas que los necesitan. Uno puede alquilar o prestar objetos como, por ejemplo, una bordeadora.

"El ser humano es social por naturaleza y necesita de otras personas para crecer y ser feliz. Lo que buscamos con nuestra plataforma es que la gente confíe más entre sí y comparta sus recursos. Además, generamos un impacto ecológico positivo, porque reducimos el hiperconsumismo desmedido", destaca Agustín Guagliano de 23 años, reciente Licenciado en Administración de Empresas y creador de GoBalü.

Comunidad Huerta es otra plataforma online que busca centralizar toda la información referida a productos agroecológicos, al mismo tiempo que conecta huertas hogareñas y comerciales con la sociedad, generando comunidades auto sustentables.

"Además de crear un espacio de compra y venta para este tipo de productos libres de agro químicos, generamos conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y el consumo de alimentos sanos", afirma Rodrigo Ezequiel González, de 28 años, encargado del área de comunicación del emprendimiento. Esta plataforma ya se encuentra en pleno funcionamiento, con más de 200 usuarios y 60 huertas registradas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas