Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Intimidades de la reina Isabel II, según la actriz que mejor la interpreta

Claire Foy cuenta en esta entrevista exclusiva detalles de la segunda temporada de la serie The Crown, que se estrenará en diciembre. Este será su último año como la popular monarca

Domingo 19 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Londres

Qué mejor lugar para entrevistar a Claire Foy que en uno de los salones de Lancaster House, la mansión ubicada en el West End de Londres que simula los interiores del palacio de Buckingham. Al entrar a la residencia perteneciente al gobierno británico se revela una amplia escalera con un eco deliberado de Versalles. En estos mismos salones el pianista y compositor polaco Frédéric Chopin deleitó a la reina Victoria y al príncipe Alberto, en 1848; y Winston Churchill brindó un banquete para la recién coronada reina Isabel II, en junio de 1953. Cada rincón guarda una historia y fue escenario de varias producciones, como la recordada El discurso del rey, película que le valió el Oscar a Colin Firth. En estos últimos dos años, Lancaster House estuvo tomada por el equipo de The Crown, qué rodó allí buena parte de la serie de Netflix, que el próximo 8 de diciembre subirá a la plataforma los 10 episodios que componen la segunda temporada, la última que tendrá a Foy en la piel de la monarca.

"Maravilloso, ¿no?", dice Claire al ingresar al salón. "Rodar en lugares como estos es una de las ventajas de The Crown." Vestida con un jardinero de jean y un par de zapatillas de tela blanca, la actriz, de 33 años, se acomoda en uno de los sillones de terciopelo rojo. Lleva el cabello recogido en una pequeña y graciosa cola que se mueve con cada respuesta que da. Gesticula, se divierte y si no fuera por sus ojos, por esa habilidad de mostrar ingenuidad y sabiduría a la vez, sería difícil descubrir que Foy es la reina Isabel II en The Crown. "Por suerte la gente aún no me reconoce", asegura.

Matt Smith [que interpreta al príncipe Felipe] predijo que con el tiempo la gente se iba a arrodillar ante vos. ¿Se cumplió?

No, ese es el deseo de Matt [ríe]. Soy una plebeya, y quiero seguir así. Me encanta sentirme una plebeya.

No es la primera vez que Claire lleva una corona. Encarnó a tres reinas muy diferentes: una escocesa y dos inglesas. En teatro, fue Lady Macbeth junto a James McAvoy; hizo de Ana Bolena en la miniserie Wolf Hall, y de Isabel II en la superproducción de Netflix, una de las más caras en la historia de la televisón, que le valió el reconocimiento mundial y el Globo de Oro como Mejor Actriz.

"Tiene una capacidad muy poderosas para hacer muy poco y decir mucho. Incluso en silencio, ella puede decir un millón de cosas", destaca el director Stephen Daldry, una de las grandes cualidades de Claire Foy, las mismas que hicieron que su Isabel II se convirtiera en un personaje memorable y le diera el empujón definitivo para ser hoy una de las actrices más buscadas, sobre todo ahora que se despide de la serie en esta segunda temporada. Su lugar lo tomará la también británica Olivia Colman [Broadchurch], que representará a la reina en los años siguientes. "Cuando acepté hacer The Crown sabía que era por un tiempo, estaba ya planeado de esa manera. La idea de Peter Morgan es abarcar la larga vida de la reina y por eso es necesario el cambio. Estoy segura de que gracias a la rigurosidad con la que se trabaja la continuidad será perfecta."

El suceso mundial de la producción de Netflix y su celebrada actuación le dieron a Foy una gran visibilidad. La actriz nacida el 16 de abril de 1984, en Stockport, Inglaterra, ya tiene asegurada una larga lista de proyectos que, sin duda, la colocarán definitivamente en un primer plano. Recientemente protagonizó junto a Juno Temple, Unsane, la película que Steven Soderberg filmó con un iPhone; en la actualidad está rodando First Man al lado de Ryan Gosling, con dirección de Damien Chazelle, el joven maravilla realizador de La La Land. El film es una biopic sobre el astronauta Neil Armstrong. Foy también será parte de otra biografía, la que estará dedicada al compositor Antonio Vivaldi. Pero sin duda, lo que más llamó la atención fue el anuncio de que se la tendrá en uno de sus papeles más jugados. La reina encarnará a la hacker Lisbeth Salander en The Girl in the Spider's Web, título basado en la popular saga Millennium, del sueco Stieg Larsson, que dirigirá el uruguayo Fede Álvarez [No respires].

¿Te sorprendió el éxito que alcanzó de The Crown en el mundo?

Resulta difícil predecir qué proyecto será un éxito o no. Sabíamos desde el comienzo que con The Crown estábamos sumergidos en una gran producción, que era muy, muy especial, que de alguna manera iba a impactar, pero no sé si imaginábamos que iba tener el alcance que tuvo en el mundo. Me siento realmente afortunada de ser parte de este ambicioso trabajo.

¿Y cómo cambió tu vida?

Suelen decir que mi vida cambió con la serie, pero no es así, mi vida cambió con la maternidad, esa es mi vida. The Crown es parte de mi profesión. La maternidad lo movió y lo sacudió todo por completo.

Resulta curioso imaginar las audiciones que realizaste embarazada para quedarte con el papel de la reina. ¿Qué recordás de aquellas presentaciones?

A la distancia resulta gracioso y hasta ridículo. Me presenté embarazada dispuesta a quedarme con el personaje, hasta llegué a audicionar ya con el embarazo bastante notorio vestida como una reina. Con cada prueba estaba cada vez más embarazada. Fue realmente surrealista. Quedé, quizá, porque no se animaron a decirme que no. ¿Quién puede decirle no a una embarazada?

Fuiste mamá al poco tiempo que comenzaran a rodar la primera temporada. ¿Cómo lo manejaste?

Cuatro meses tenía Ivy [su primera hija] cuando arrancamos. Era un torbellino emocional, con los senos llenos de leche. Llevaba a mi hija para poder alimentarla en el set, por suerte mi esposo estaba atento para ayudarme cuando lo necesitaba y no podía hacerlo [está casada con el actor Stephen Campbell Moore, a quien conoció en el set de Season of the Witch]. Hubo momentos que sentía que no estaba bien lo que estaba haciendo, que era un error. Me sentí muy culposa, pero también reconozco que tuve el privilegio de que me hija estuviera conmigo, no todas las mujeres tienen esa suerte. Salimos airosas, tanto Ivy como yo. Fue una experiencia transformadora en todo sentido.

¿Tuviste acceso a diarios privados, a documentos exclusivos para preparar tu personaje?

No, eso hubiera sido fantástico, sería fascinante saber detalles de su vida cotidiana, bueno para eso lo tenemos a Morgan quien imagina todo ese universo y que cuenta con un gran equipo de investigación. Mucho antes de meternos en los personajes tuvimos charlas, encuentros y muchos ensayos. Nos dieron mucho material de investigación para prepararnos. También hice mi propia búsqueda. Apenas supe que me quedé con el papel comencé a investigar, miré muchos documentales.

¿Cuál fue el mayor desafío?

Interpretar a alguien de quien todo el mundo tiene una idea preconcebida.

¿Cómo trabajaste sobre la idea que se tiene de que es una mujer fría, distante ?

Suele decirse que las mujeres poderosas son frías, distantes, incapaces de mostrar la emoción. Eso no quiere decir que ellas no sientan dolor, felicidad, tristeza, tiene que ver con su mundo más personal y eso, sin duda, es lo interesante de esta serie, poder mirar a esa mujer pública, pero también la que vive dentro del Palacio de Buckingham.

¿Conocías la historia de la familia real antes de ser parte de la serie?

No, muchos creen que por ser ingleses sabemos a la perfección la historia de la familia real, pero no. Uno aprende sobre todo acerca de los monarcas del pasado y de cómo llegaron al trono. Personalmente no investigué sobre nuestros reyes actuales, tampoco soy de seguir las revistas que se centran en sus vidas. Lo que ahora sé fue por The Crown y es muy rico, porque la vida de Isabel II atravesó por muchos cambios tantos sociales como políticos.

Desde que se estrenó la serie se especuló con que si la familia real había visto o no el programa. Este año se supo que la monarca Isabel II accedió a la primera temporada y lo que vio le gustó, pero asímismo y tal como reveló al diario británico Sunday Express una fuente cercana a la familia real, consideró que hay algunos asuntos que ella consideró que se habían dramatizado demasiado. "En mi cabeza me gustó creer siempre que ella no vio el programa, eso me facilitó mucho para componer el personaje -confiesa Foy-. Preferí vivir en el mundo de la ignorancia."

Inspirada en la galardonada obra The Audience, la serie original de Netflix, que reúne al creador y guionista Peter Morgan y al director y productor Andy Harries, ofrece una visión ficticia de lo que podría haber sucedido detrás de las puertas cerradas del Palacio de Buckingham. En su primera temporada exploró el camino y las razones por las que Isabel debió convertirse en la mujer más poderosa del país cuando sólo tenía 25 años y era una mujer felizmente casada y con dos hijos pequeños. En sus diez primeros capítulos vemos cómo la reina debe que lidiar con su nuevo lugar y cómo esa posición afecta su matrimonio con el príncipe Felipe, Duque de Edimburgo. La segunda temporada se iniciará con los soldados de las fuerzas armadas de Su Majestad librando una guerra ilegal en Egipto y termina con la caída de su tercer primer ministro, Harold Macmillan, tras un devastador escándalo. Estos nuevos capítulos marcarán el inicio de la revolucionaria década de los 60. "Mi cabello se verá bien diferente -anticipa la actriz-, y poco a poco veremos cómo se asienta como reina, hay toda una transformación, ella está entrando en la mediana edad y la crisis en su matrimonio se acrecienta."

Uno de los aspectos históricos que tiene en vilo a los seguidores de la serie es el encuentro que tuvo la reina con John y Jackie Kennedy en el Palacio de Buckingham, en 1961. La pareja estadounidense será interpretada por Michael C. Hall, protagonista de la inolvidable Dexter, y Jodi Balfour. Según los creadores, veremos a JFK como un líder natural, un excelente orador al que no le gusta ser eclipsado por nadie, especialmente por su mujer. Esta temporada también incluirá una gran boda. Esta vez, será la princesa Margarita [Vanessa Kirby] quien tendrá su merecida ceremonia con el bohemio Anthony Armstrong-Jones [Matthew Goode, Downton Abbey].

Tras ver el retrato que se ofrece de la reina en la serie, muchos se animaron a opinar que Isabel es una feminista antes de su tiempo. ¿Creés que es así?

No sabría decirlo, es un personaje muy complejo, con responsabilidades diferentes. Ella quería tener otra vida, quería estar casada, apoyar a su marido, seguirlo, verlo crecer. Respetar sus votos matrimoniales y dedicarse a ser una esposa obediente y respetuosa. En este sentido, no podemos decir que representa a las feministas. Desde su lugar como reina tuvo que enfrentarse a un mundo muy masculino y no descuidar su lugar como madre, hija y esposa.

Claire es la menor de tres hermanos. Los primeros años de su infancia los pasó en Stockport, pero se mudó a Buckinghamshire cuando su padre, un vendedor de Rank Xerox, consiguió un trabajo allí. A diferencia de muchas otras colegas, Claire no siempre quiso ser actriz a pesar de las improvisadas obras de teatro que hacía con sus hermanos. El deporte le atraía más, pero a los 13 años le diagnosticaron artritis juvenil y la actividad física se fue alejando poco a poco de su vida. Usó muletas por un tiempo y se volcó al arte dramático. Todo parecía marchar bien y la actuación se hacía piel en la vida de Foy hasta que fue abatida por otra condición autoinmune, esta vez un tumor detrás de su ojo. No se detuvo, al contrario, se esforzó al máximo para lograr su objetivo: ser actriz. Estudió e hizo todo tipo de trabajos para conseguir el lugar que hoy ocupa en el medio. "No me gusta hablar de éxitos, ni de fama, es muy relativo y puede durar sólo un tiempo. Disfruto de este momento, de la oportunidad de poder acceder a roles diferentes, a que me lleguen propuestas, pero todo lo tomo con calma. Me gusta mantener mi privacidad, mi invisibilidad, estar en casa, con mi familia, en mi jardín. Este es un trabajo que amo, pero no estoy en la búsqueda de ser famosa."

¿Qué es lo que más vas a extrañar de ser la reina Isabel II?

La corona (risas), no me cabía bien y la tuve que llevar bastante tiempo durante la primera temporada, menos mal que no era la real. Dicen que pesa dos kilos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas