Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La onda expansiva de Brooklyn golpeó en Buenos Aires

Jueves 16 de noviembre de 2017
0

La onda expansiva de las declaraciones de Alejandro Burzaco se sintió en Buenos Aires. Fue un tsunami político, que además terminó con una vida, la de Jorge Delhon (que se arrojó a las vías del tren en un aparente suicidio), el abogado que trabajaba en el Estado desde 2002 y que había sido líder de proyecto desde el Fútbol Para Todos. Burzaco confesó en Estados Unidos que coimeó a Delhon y Pablo Paladino, ex coordinador del Fútbol Para Todos con US$ 4 millones. Paladino definió ayer a Delhon como "un amigo; hacía las planillas con nosotros. Y los asados". Delhon ya no está. Paladino apuntó para arriba: dijo que el FPT "no manejaba dinero" y que "no tenía presupuesto". Acusó a Burzaco de "estigmatizar" a la iniciativa que liberó el acceso a los partidos. Y aclaró que las decisiones las tomaban en las esferas más altas del poder. Nombró a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a su hijo Máximo y a Carlos Zannini, ex secretario de Legal y Técnica. Zannini, en rigor, es el redactor de la Decisión Administrativa 221/2009, que creó el Fútbol Para Todos.

El manejo de ese programa, que insumió más de $ 10 mil millones de fondos públicos y fue un negocio político, vuelve a quedar expuesto. Más allá de los categóricos informes de la Auditoría General de la Nación sobre la distribución del dinero y las compañías contratadas, nadie hablaba de coimas. Hasta que habló Burzaco. Una paradoja: es el mismo empresario que se había declarado culpable por las coimas.

¿Sobornó con dinero público o privado? Los expertos en lavado de dinero y sobornos coinciden en que será muy difícil probar el origen de esos fondos. ¿Qué hará la Justicia argentina luego de las revelaciones de Burzaco? En una de las causas que investiga el FPT, que está a cargo de María Servini, la sala I de la Cámara Federal sobreseyó a Paladino. La otra, en manos del juez Daniel Rafecas, avanza con pasos mucho más lentos. Casi imperceptibles. Así como Servini iba detrás de la ruta del dinero del FPT, Rafecas va por el lavado de activos. Servini lleva varios años recolectando pruebas y haciendo dictámenes. Rafecas aguardaba el momento para dar el golpe. Hasta ayer. El fiscal de esa investigación es Gerardo Pollicita. Mientras tanto, el mundo del fútbol comienza a despertarse de ese terremoto mediático que fueron las declaraciones de Burzaco.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas