Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Altos jefes de la Gendarmería, en la mira como secuaces del ex juez Reynoso

Unos evitaron ser condenados en un reciente juicio gracias a lo que un fiscal definió como una "desastrosa instrucción" hecha adrede por el ex magistrado de Orán; otros colaboraban en el armado de causas

Jueves 16 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

El castillo de naipes comenzó a derrumbarse en torno a la red de complicidades del ex juez federal Raúl Reynoso, que está siendo juzgado junto a seis abogados y empleados del juzgado de Orán, Salta, como líder de una asociación ilícita que cobraba millonarios sobornos y dádivas a cambio de beneficiar a narcos en problemas con la ley.

Las cartas que empezaron a caer apuntan a oficiales jefes de la Gendarmería en Salta, sospechosos de formar parte del supuesto engranaje de corrupción y connivencia con el narcotráfico que habría montado Reynoso hace una década en el juzgado que tenía jurisdicción en 700 kilómetros de la frontera "caliente" entre la Argentina y Bolivia.

Semanas atrás fue condenado a 18 años de prisión el gendarme Emanuel Guillermo Mondaca, que el 19 de junio de 2011 cayó con otros integrantes de su fuerza -beneficiados por Reynoso- con una tonelada de cocaína en Aguaray, Salta.

La droga tenía como destino la provincia de Buenos Aires, pero en el reciente juicio el fiscal no logró condenas para el resto de los involucrados por "la desastrosa instrucción" que de manera intencionada -según él- llevó adelante Reynoso.

Se investiga, además, la posible adulteración de la droga que era incinerada tras los secuestros en los operativos. Un testigo oriundo de Yrigoyen, localidad ubicada a unos 15 kilómetros de Orán, denunció esas maniobras en el Juzgado Federal Nº 1 de Salta, a cargo de Julio Bavio. En su investigación detectó que nunca se hacían los narcotests -como prevé el protocolo- para confirmar el grado de pureza de la cocaína que se debía incinerar.

A este caso se suma otra investigación que avanza en la justicia federal y que tiene en la mira a los comandantes Ricardo Daniel Castillo y Fabio Waldo Benegas, al suboficial Sergio Nicolás Guaymas y a Reynoso, de los que se sospecha que formaban parte de una "alianza" que actuaba de manera aceitada para el cobro de sobornos.

Estos jefes de la Gendarmería están siendo investigados por la Procuración de Narcocriminalidad (Procunar) como parte de un eslabón importante de la organización criminal atribuida al ex juez. Habrían participado en el armado de causas contra narcos -muchas veces, con pruebas endebles- para que, en una segunda etapa, la judicial, fueran beneficiados con fallos a favor a cambio de dinero.

La hipótesis que manejan el fiscal Carlos Amad y el titular de Procunar, Diego Iglesias, es que efectivos de la Gendarmería eran parte del engranaje corrupto que funcionaba de manera "aceitada" en el juzgado federal de Orán, donde se tejían los "arreglos" con los abogados de los acusados de narcotráfico.

Los fiscales pretenden investigar el patrimonio de estos jefes de la Gendarmería para verificar si creció de manera desmedida a partir de su actividad en la zona fronteriza.

El abogado David Leiva, que fue el primero que denunció a Reynoso, ya había advertido de la supuesta complicidad de integrantes de la Gendarmería con la trama de sobornos montada en el juzgado de Orán. "Uno de los testaferros que estaban en esto es Ricardo Daniel Castillo, un comandante principal vinculado a las actuaciones judiciales de los procedimientos que realiza la Gendarmería", dijo en el juicio que comenzó el 4 de septiembre pasado en Salta.

Castillo estuvo destinado hace una década en esa zona. Trabajó desde 2008 hasta fines de 2012 en la jefatura de la Unidad Especial de Investigaciones y Procedimientos Judiciales (Uesprojud) y luego pasó a ocupar la jefatura del Escuadrón 54 de la Gendarmería en Orán.

En una computadora de esa dependencia se secuestró, el 23 de mayo pasado, un mail que el 16 de septiembre de 2009 le había enviado a Castillo el comandante principal Benegas. "Te adjunto el posible texto de la denuncia que enviaremos por mail para comenzar el trabajo. Evalualo con Reynoso", decía aquel mensaje, que fue escrito a las 15.14 de ese día y tenía el sugestivo título de "Futuro trabajo".

En ese mensaje queda cristalizado que ambos comandantes de la Gendarmería armaron una denuncia falsa para comenzar una investigación, en la que se incluía el pedido de una decena de intervenciones telefónicas contra la banda de uno de los narcos más pesados del norte, Claudio Andrada, alias "Gallo".

La denuncia anónima era falsa, pero contenía datos certeros sobre Andrada, considerado un "pez gordo" del narcotráfico. Fue presentada el 1º de octubre de 2009 al juzgado que en ese momento conducía Reynoso. Y el juez ordenó al centro de operaciones antidrogas de la Gendarmería y luego al suboficial Sergio Nicolás Guaymas investigar a esa banda no sólo en Salta, sino en Santiago del Estero, Catamarca, Santa Fe y Buenos Aires.

El 16 de julio de 2011 la Gendarmería detuvo en Catamarca un camión y secuestró cinco gramos de cocaína. Un mes después, Reynoso dictó la falta de mérito para Carlos Dante Acuña, conductor del vehículo, por la escasa cantidad de droga que había sido incautada.

Pero nueve meses después, el 10 de mayo de 2012, Acuña fue detenido por la Gendarmería con 841 kilos de cocaína. Esta vez, en un control vehicular en la localidad bonaerense de San Andrés de Giles. El juzgado federal de Mercedes abrió por eso la causa Nº 49940/12.

Al enterarse, Reynoso ordenó la detención del "Gallo" Andrada, que figuraba en el anónimo "trucho", y de otros miembros de la banda. Y le pidió al juzgado federal de Mercedes que se excusara de investigar a ese grupo. Como desde esa dependencia le pidieron explicaciones de por qué se debía enviar el caso a Orán, Reynoso decidió procesar a Acuña por aquel secuestro de los cinco gramos de cocaína en Catamarca.


Del editor: ¿Cómo sigue? En pleno juicio, el ex juez federal Reynoso aparece cada vez más cercado por la fuerza de los casos que se van revelando.
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas