Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Beber ejemplares añejos

Domingo 19 de noviembre de 2017
LA NACION
0

En el mundo del vino los productos de guarda forman una liga aparte. Si cualquier bodega con expertise puede hacer buenos vinos, hacer uno de guarda, de esos que crecen con el tiempo, no es para cualquiera. Además, claro está, de que guardar implica incertidumbre, riesgo financiero y sobre todo una paciencia confuciana.

Existe un prejuicio, para más datos, que embarra la cancha: pareciera que sólo los grandes vinos de Francia (y algunos otros) envejecen bien.

Pero para desmentir el prejuicio, y para consolidar una liga de los vinos añejos locales con historia, el mercado argentino ahora da un interesante giro. A la consagrada cava del restaurante Oviedo (que atesora joyitas de los años 80) se suma ahora la de parrilla Don Julio, que explora añadas desde la década de 1950 en adelante. En la búsqueda de esas botellas, Pablo Jesús Rivero -su dueño- empezó a tirar del hilo invisible de la historia y a remover polvo de los anaqueles de un pasado algo olvidado. Y las bodegas se empezaron a preguntar si era o no posible ofrecer algunas de las perlas que duermen en sus cavas.

Ya había casos singulares, como Cavas de Weinert 1977, y otros de escala propia como Felipe Rutini 1993, Norton Malbec 1974 o Luigi Bosca Finca Los Nobles 1999 -que se consiguen a cuentagotas y precios astronómicos-. El asunto ahora es que, con curiosa sincronía, algunas casas lanzan combos en las que zambullirse en el glorioso sabor del tiempo.

De flamante aparición, Saint Felicien propone una caja de cabernet sauvignon con añadas 93, 95, 99, 04, 05 y 06 ($ 7100); o bien una más corta, de dos botellas de cada, con años 04 05 y 06 ($ 2100). También flamante es el caso de Trapiche Medalla, cuyo estuche Retrospectiva ofrece cuatro botellas de las añadas 94, 95, 97, 99 de este clásico, que incluso se pueden comprar por separado. Asimismo, Luigi Bosca propone Finca Los Nobles Field Blend Cabernet Bouchet 10, 11 y 12 ($ 3900) en un coqueto estuche de madera, y Nieto Senetiner, el estuche Don Nicanor Single Vineyard Villa Blanca Collection, 3 Botellas de 75 cl cosechas 2011, 2012 y 2013 (una botella de cada una, 3500 pesos).

Y si bien es un comienzo modesto y auspicioso, habrá más vinos en esta liga de los añejos, pues el vino argentino tiene una historia y vale la pena beberla.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas