Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Renovada Locanda

Cocina de Cerdeña en el ristorantino dirigido por Daniele Pinna

Domingo 19 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Varios y bien pensados cambios transformaron La Locanda, el restaurante de Daniele Pinna en el barrio donde Recoleta se fusiona con Palermo Chico. La puesta y decoración del restó es puramente referida al significado de la palabra locanda, una posada familiar con la cocina típica de la región ejecutada por sus dueños. Los padres de Daniele recuerdan que con sólo catorce años el chico se abocó al trabajo en cocinas de la Toscana, en Barcelona, Málaga, y sobre todo en su tierra, en el restaurante familiar.

Llegó a nuestro país en 2010 y al principio trabajó con Donato mientras conocía esta América que había soñado, y con el apoyo de sus padres abrió el ristorantino. Cantidad de botellas por todo el local, que hasta bajan del techo, le dan carácter, lámparas tradicionales esmeriladas ponen luz cálida, objetos, espejos, fotos de la isla y familiares. Importante, los antes incómodos boxes se tapizaron con cuero negro capitoné, en el centro del salón la barra de despacho de bebidas -no de tragos- completa el ambiente. En el subsuelo, un saloncito privado propone una mesa para diez a doce personas, para disfrutar en intimidad. En la vereda también hay comodidad bajo el toldo rojo. Se hizo obra en la cocina y los baños.

La carta contiene platos de Cerdeña y otras regiones de Italia, la pasta fresca amasada in situ y la seca italiana son especialidad. La carta consta de Antipasti di Mare e di Terra, Primi Piatti y Pasta: capesante gratinadas alla panura palermitana (350), carciofi fritos con sus salsas (290), polpette de bondiola y queso con alioli y romescu (280), carpaccio de bife de chorizo con alcaparras y parmigiano (350).

Además, clásicos ravioli de ricota de bufala y acelga di Zia Bruna (foto), risotto de carnaroli con funghi porcini italianos (550), papardelle a la crema de mascarpone y aceite de trufas blancas (550), fusilli al ferro con carpaccio de chorizos de Jabugo y pimentón ahumado (350), maccheroni con pesto, chauchas, papas y frutas secas, orechiette con putanesca y langostinos.

Para cerrar, dulces clásicos: tiramisù, panna cotta, cannoli, affogato (110), y helados poco comunes (100). El tío Tulio y cuatro camareros manejan el servicio.

Foto: Ezequiel Yrurtia

El plato: Ravioli di Zia Bruna

Importados: Pecorino sardo SOP, parmigiano reggiano, gorgonzola, prosciutto de Parma, chorizos ibéricos, mortadella de Bologna y culatello de Parma (nalga de cerdo). Trufas, hongos porcini, botarga (caviar de lisa), etcétera.

También carnes: ojo de bife al disco de arado, costillas de cordero con papas al romero, bife de chorizo semicrudo escalopado, carne de jabalí en ravioles

Carta de vinos: además de etiquetas argentinas, italianos con puntaje del Wine Enthusiast ($ 2000 a 4500); de Cerdeña, blancos, tintos y espumantes (desde $ 800). Proseco ($ 600 a 1200), vinos dulces franceses, amargos

Para mejorar: más variedad de pescados

Dónde: José León Pagano 2697, Capital

Teléfono: 4806-6343

Otros: de martes a sábado, desde las 20; sábado y domingo, desde las 12. American Express, Visa, Mastercard.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas