Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un regreso ejemplar: Jackson Follmann, el arquero de Chapecoense, volvió a entrenarse

Uno de los tres sobrevivientes de la tragedia del vuelo del 28 de noviembre del año pasado, se convirtió en un ejemplo de perseverancia y voluntad

Jueves 16 de noviembre de 2017 • 20:48
0
El arquero volvió a atajar
El arquero volvió a atajar.

Cuando mucho imaginaron que sería el final de su carrera, él dijo no. Cuando muchos vieron imposible su vuelta, el los ignoró. Cuando muchos se hubiesen rendido y dejado el deporte, él se puso la camiseta para recuperarse y entrenarse para volver a atajar. Él es Jackson Follmann, uno de los seis sobrevivientes del accidente del equipo de Chapecoense que sufrieron un accidente cuando su avión viajaba a Colombia para disputar la final de la Copa Sudamericana.

Casi doce meses después, Follmann volvió a ejercer su gran pasión. Pero nada fue simple. Tras el accidente, le tuvieron que amputar su pierna derecha y desde ese momento una prótesis pasó a ser parte de su cuerpo. Una larga recuperación, ejercicios y fuerza de voluntad se convirtieron en la receta que el joven arquero de 25 años utilizó para sobrellevar estos doce meses.

"Gané el día, la semana, el mes, volver a practicar un deporte es demasiado placentero", declaró Follmann al diario brasileño Globo. "Ahora valorizo las cosas muy simples de la vida , cosas que pasan desapercibidas en el día a día. El simple hecho de ir al baño, besar a las personas que amas.."

Citado por el diario, el arquero expresó el pesar que vivió una vez operado y la adaptación a su nueva pierna. Entre sonrisas y ojos nostálgicos el arquero se mostró contentó con su presente, no oculta lo que pasó y se plantea objetivos a futuro.

"Me quedé un período en silla de ruedas y fue difícil, mi sueño era quedar bien, dar los pasos con mis piernas, abrazar. Valoro mucho el día de hoy. Este entrenamiento lo valoro mucho. Soy un discapacitado físico con orgullo, y volver a practicar un deporte es demasiado placentero", describió.

"Sé de la importancia y del ejemplo que soy para las personas. Veo que con una pierna consigo llegar más lejos que con las dos. En casa se iba a pensar si iba a salir bien o no. Lo intenté y me sentí bien, para nuestro asombro. La amputación sólo sacó mi pierna, más nada. Hago muchas cosas, me desafío todos los días y veo que la complicación sólo está en la cabeza", concluyó.

Su historia recomenzó y en sus planes no figura la palabra abandono. "Estoy en el camino correcto. Si me entreno un poquito más, creo que puedo volver con la octava o la novena división", se animó a bromear, feliz de volver a un campo de juego, como hace casi un año, antes de la tragedia que marcó un antes y un después en su vida.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas