Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Celebrar dos creaciones imponentes

Los laberintos oníricos de James Joyce y la ciudad de Nueva York, en volúmenes que recrean su esplendor

Domingo 19 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Seis especialistas participaron en la edición revisada de Ulises, de James Joyce, que El Cuenco de Plata ha puesto nuevamente en circulación: el traductor Marcelo Zabaloy, que recibió la colaboración de Edgardo Russo (1949-2015) y Teresa Arijón, Anne Gatschet y Eugenio González, quienes desde Buenos Aires, Nueva York y La Pampa participaron en la revisión del texto, finalmente editado por Pablo Fernández. Tratándose de un clásico de la literatura universal, de altísima complejidad y densidad erudita, la cuestión de la traducción no es menor. De allí las instancias de cotejo y control, y la nota preliminar que señala las fuentes en las que abrevó la presente edición.

Anthony Burgess decía que había que convivir con Ulises en la mesita de luz, porque "hay en él suficiente carne como para toda la vida". A casi cien años de su publicación, la obra de Joyce es ya un palimpsesto. Agregados, mutilaciones, fragmentaciones, censuras y reposiciones se superponen como capas geológicas. Para esta versión, se tomó como punto de partida ediciones canónicas del siglo XX, incluida una revisada por Joyce. El derrotero de sus sucesivas y accidentadas reimpresiones traza la genealogía de una obra frondosa como la peripecia humana. También, igualmente lúcida o banal. Un ejemplo de esa desfachatez que bascula entre lo sublime y lo prosaico, estos fragmentos de "La balada del Jesús Jocoso": "Si alguno acaso piensa que yo no soy divino/ no tendrá tragos libres cuando haga mi vino/ y agua solamente le daré de beber/ cuando agua ese vino otra vez vuelva a ser./ Adiós, adiós entonces. Escribid lo que os digo/ que Tom como Dick y Harry sepan que he renacido./ Lo que viene en el hueso no traiciona mi vuelo/ y brisa de los Olivos? me voy y me despido".

* * *

"Todo el mundo vivió en Nueva York aunque no la haya pisado nunca", acierta Florencia Qualina en el prólogo de In & Out, libro del fotógrafo y cineasta Joakin Fargas que el propio autor acaba de editar. Y agrega : "En Nueva York se fraguó el imaginario del siglo pasado, y mucho de este tiempo que atravesamos". En esa megalópolis pasó Fargas algunos años y a ella dedica la estupenda colección de fotos que constituye In & Out.

Cada página doble página cuenta una historia breve. Las fotos que se oponen también se complementan, y el relato cambia de clima según las imágenes se reproduzcan en color o en blanco y negro. Cuando Fargas aplica a Nueva York la elocuencia restringida de la gama de los grises, lo que destaca es la dimensión metafísica de la ciudad, el cansancio añejo que subyace a su ritmo eléctrico, la fragilidad invisible de su arquitectura opulenta, la vulnerable soledad detrás de la extravagancia de sus habitantes. La paleta colorida, en cambio, nos arrastra a toda velocidad desde el fondo hacia la superficie: el ajetreo cotidiano, las situaciones insólitas, los personajes pintorescos.

Espacios abiertos y públicos o cerrados e íntimos, atestados o desiertos; mujeres y hombres de todos los aspectos posibles, que gozan el calor de la masa o rinden culto a la individualidad, dialogan entre sí respetando el lenguaje de la composición de un cuadro: hablan allí las perspectivas, los puntos de fuga, las líneas de fuerza, los volúmenes. Al final, cada ¿lector?, ¿espectador? habrá encontrado su foto preferida, esa que lo ha hecho recordar, sonreír, imaginar, pensar. Sumemos otra, titulada Cielo: un depurado ejemplo de clasicismo minimalista, lleno de luz y de esa perfecta simetría capaz de hacernos creer -al menos por un momento- que el mundo es un lugar sereno, confiable.

Ulises, James Joyce, El Cuenco de Plata

In &Out, Joakin Fargas

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas