Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Jack Sock eliminó a Alexander Zverev y es el tercer semifinalista del Masters de Londres; Federer sigue invicto

El estadounidense se impuso en tres sets y acompaña al suizo en la etapa decisiva; el viernes se completa el Grupo Sampras

Jueves 16 de noviembre de 2017 • 19:44
0
Sock, semifinalista en su primer Masters
Sock, semifinalista en su primer Masters. Foto: AFP

LONDRES (DPA) - El espectacular sprint de final de temporada de Jack Sock sumó el jueves un nuevo capítulo en el Masters de Londres , donde el estadounidense se impuso en un partido decisivo al alemán Alexander Zverev para alcanzar las semifinales del torneo. Un logro que lo convierte en el primer jugador de Estados Unidos en llegar a esa instancia en diez años, desde Andy Roddick en el Masters 2007.

El número 9 del ranking mundial venció a su joven rival con parciales de 6-4, 1-6 y 6-4 en una hora y 53 minutos para asegurarse el pase a la etapa decisiva. Tras ingresar al certamen como el último clasificado después del título en París-Bercy, Sock avanzó como segundo del difícil Grupo Boris Becker, por detrás del suizo Roger Federer y sueña con más.

Sock, de 25 años, se medirá el sábado en semifinales al búlgaro Grigor Dimitrov , ya clasificado como primero del Grupo Pete Sampras pese a que mañana aún debe cerrar la zona ante el español Pablo Carreño Busta.

La otra semifinal será entre Federer, que más temprano venció al croata Marin Cilic por 6-7 (5-7), 6-4 y 6-1 en un encuentro que no ponía mucho en juego, y el ganador del choque de primer turno de mañana -desde las 11 de la Argentina- entre el austríaco Dominic Thiem y el belga David Goffin .

Entre todos los posibles semifinalistas, solo Federer sabe lo que es jugar una semifinal del Masters. El suizo ganó seis veces el torneo, llegó a diez finales y alcanzó las semifinales en 14 de sus 15 participaciones. Además, suma 55 victorias por 12 derrotas. Todos récords absolutos en el certamen que reúne a los ocho mejores de la temporada.

Sock y Zverev, por el contrario, se encontraban ante la posibilidad de acceder a una instancia inédita en sus carreras. El alemán, tercero del ranking a sus 20 años, partía como favorito después de una temporada en la que ganó cinco títulos, incluyendo grandes coronas como los Masters 1000 de Montreal y Roma. Pero Sock, ganador de tres trofeos en el año, llegaba lanzado y terminó prevaleciendo.

El encuentro valía la clasificación a una semifinal del Masters y la tensión se percibió desde el inicio en el moderno recinto del este londinense. Puños apretados, gritos de celebración, raquetazos al suelo, pelotas a la tribuna, quejas constantes... En especial del alemán, demostrando todavía un carácter inestable en la pista y algunos pecados de juventud.

Seis bolas de quiebre en seis oportunidades desperdició Zverev en el primer set, imperdonable en un encuentro de este nivel. Sock, jugando prácticamente de regalo el Masters, lucía algo más relajado y pudo capitalizar la posibilidad que tuvo en el séptimo game para llevarse el primer capítulo con un drop.

El estadounidense, sin embargo, perdió por completo la concentración en el segundo set -llegó, incluso, a intentar un globo totalmente innecesario golpeando la bola entre las piernas- y Zverev lo aprovechó para volver al partido. El alemán se adelantó 5-0 en 21 minutos y no tuvo problemas en llevar el encuentro a un tercer set.

Con el impulso del segundo set, Zverev quebró de entrada en el último capítulo y Sock lanzó furioso la pelota a la tribuna. Sin embargo, el estadounidense se recuperó y con dos quiebres se colocó 4-1.

El partido era para entonces una montaña rusa y Zverev retomó para igualar 4-4. Pero el estadounidense se mantuvo firme y tras mantener su servicio se llevó la victoria gracias a una doble falta y una derecha ancha del alemán.

Incrédulo, Sock celebró entonces con los brazos y los ojos bien abiertos, como para no despertar del sueño que está viviendo en el final de 2017.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas