Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El regreso triunfal del Stylus

Domingo 19 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Para Steve Jobs, los dedos de la mano fueron la excusa perfecta para llevar adelante el desarrollo de un proyecto secreto que el mundo conoció como iPhone. Este teléfono, presentado hace diez años, transformó a la industria con una pantalla táctil de 3,5 pulgadas que ofrecía una experiencia fluida con el sistema operativo. "¿Quién quiere un stylus? Nadie, por eso usaremos el mejor dispositivo puntero del mundo, los dedos", dijo el cofundador de Apple durante la presentación del smartphone en 2007.

Esta pantalla táctil se convertiría en un estándar en la industria. Por entonces, los dispositivos electrónicos contaban con pantallas capacitivas, con una menor sensibilidad y que requerían de un accesorio adicional para poder realizar las tareas habituales con precisión. Esa herramienta era el stylus, un pequeño puntero que se había convertido en el aliado indispensable de las agendas electrónicas, como la entrañable Palm, o en las consolas portátiles de videojuegos de Nintendo.

La apuesta de Jobs impuso esta nueva forma de interacción y se llevó por delante a estos lápices punteros, una modalidad de interacción que pronto quedó rezagada en determinados segmentos de nicho.

Cuando parecía haber quedado en el olvido, el stylus fue reivindicado por Samsung en su línea de smartphones Galaxy Note, un modelo cuya pantalla de 5,3 pulgadas parecía una enormidad hace seis años. Visto de reojo al principio, con un aspecto que parecía incómodo por sus dimensiones, este particular equipo de la compañía surcoreana contó con un grupo fiel de usuarios.

A pesar de ser considerado un accesorio poco útil y fácil de perder, el lápiz digital mantuvo su vigencia en este segundo regreso al ampliar su presencia en la línea de portátiles Surface de Microsoft. A mitad de camino entre una tableta y una notebook, estos equipos convertibles fueron el escenario perfecto para que el stylus saliera del nicho de los ilustradores digitales al público masivo.

Tras su fallido paso a comienzos de la década del 90 con la agenda Newton, este accesorio tuvo su revancha al ser la estrella de la nueva línea de tabletas iPad Pro, acompañado por un teclado. Y por esas vueltas de la vida y con la cita de Jobs en la memoria de los comentarios maliciosos, el stylus tuvo su regreso triunfal como el Apple Pencil.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas