Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bailar para seducir y no pagar impuestos

Lunes 20 de noviembre de 2017 • 00:28
SEGUIR
LA NACION
0
Cuidado con los movimientos
Cuidado con los movimientos. Foto: AP/LaPresse

Me pregunto si esta ola de denuncias de acoso sexual contra personajes famosos y poderosos no acabará definitivamente con la seducción, el juego más primitivo y elemental de todos. Qué hubiera sido de la humanidad sin el sagrado ritual del cortejo entre dos individuos. Ya estaba siendo destruido por las redes sociales y las apps de citas que reemplazaron el "like" por el café (aunque acá quizá volvamos al café, ahora que nos cobrarán impuestos por usar Tinder y Happn) cuando los episodios de violencia irrumpen en una sociedad en la que cada vez hay más personas conectadas, pero solas. ¿Quién se va animar a decirte algo lindo si cualquier roce o insinuación puede considerarse abusiva?

Habrá que afinar el criterio selectivo, darle a cada gesto su verdadera dimensión, y bailar con esta nueva realidad que plantean los vínculos amorosos. Hablando de bailar, casualmente la ciencia ha vuelto a demostrar que la danza es uno de los rituales de coqueteo más ancestrales y efectivo para atraer potenciales parejas, ya que ciertos contoneos podrían ser indicadores de quienes somos. El tango es un caso que ilustra muy bien la teoría, aunque quizá el estudio se base en un género musical menos comprometido físicamente. Después de 3000 horas de trabajo de campo y de observar 357 espacios de baile, los investigadores de la Universidad de Northumbria, Gran Bretaña, analizaron cuales son los movimientos femeninos que resultan más atractivos al sexo opuesto. Entre las conclusiones publicadas en la revista Scientific Reports,destacan que aquellas mujeres que mueven mucho las caderas y realizan movimientos asimétricos con los muslos y los brazos son más llamativas que el resto, porque sugieren una personalidad "socialmente extrovertida", también trasmiten la idea de seguridad y estabilidad emocional.

Su hechizo aumenta en los periodos de ovulación, sostienen, razón por la que las bailarines eróticas y las de caño, que no son lo mismo, ganan más propinas durante esos días. Para llegar a esta conclusión registraron a 39 mujeres que bailaron al ritmo de una batería. Sus movimientos fueron representados con avatares que luego fueron exhibidos a un grupo numeroso de hombres y mujeres para que describieran sus impresiones.

cerrar

La conclusión más evidente es que deberemos anotarnos en las clases de salsa y reggaetón para volver a las "raíces" del levante, y sin tener que tributar por el intento de conseguir cariño. Eso sí, estos contoneos eróticos pueden atraer a seres de todo pelaje, acosadores incluidos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas