Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Captar un espíritu y traducirlo

Con la obra de Ott aún en construcción, Enrica Rosellini proyectó los interiores

Miércoles 13 de diciembre de 2000

Cuando el team de arquitectos que lidera Enrica Rosellini tomó la misión de realizar las oficinas del Grupo Zurich Eagle Star en la Argentina, el edificio que eligieron estaba en plena construcción.

De fuerte presencia en el skyline capitalino, diseñado por el arquitecto uruguayo galardonado internacionalmente Carlos Ott, el encargo, que llevaron adelante ambos estudios y un gran número de empresas del gremio, se caracterizó por la colaboración y el apoyo en todos los niveles de participación.

"El acuerdo fue simple: Enrica tomó decisiones desde la línea municipal hacia adentro, y yo tomé las de la línea municipal hacia afuera", bromea Ott, convocado a la Argentina para la inauguración oficial de las instalaciones del grupo financiero en Cerrito y Marcelo T. de Alvear.

"Entonces, se tomaron dos decisiones estratégicas: la primera fue ocupar el edificio entero; la segunda, utilizar la casi totalidad de la superficie de la planta baja, más de 400 m2, para el funcionamiento del hall de acceso donde, además de las actividades habituales, hay exposiciones de arte rotativas, con la intención de promover a artistas locales", recuerda Enrica Rosellini.

Ahora es Ott el que toma la palabra. Está sonriente y relajado a pesar de haber llegado al aeropuerto apenas unas horas atrás, y listo para volar a China, al día siguiente.

"Estoy viendo el edificio terminado por primera vez, y tengo el privilegio de celebrar con todos los actores: los desarrolladores están satisfechos, ya que fue alquilado en tiempo récord, y los usuarios, ya instalados, dicen sentirse muy cómodos. No tengo más que palabras de admiración para la tarea de Enrica, responsable del proyecto de decoración interior. Creo que éste favorece la arquitectura del edificio", sentenció.

Proyectista de alto vuelo

Hace un par de años, una compañía argentina de promotores inmobiliarios, Comagasi SA, encomendó a Carlos Ott un diseño para esta esquina porteña única.

"El cliente pidió que se sacara el máximo provecho del terreno, dueño de una ubicación excepcional. Exiguo, con una planta que apenas supera los 500 metros, se trabajó con la idea de conseguir la mayor cantidad posible de metros alfombra, expresión que, en la jerga técnica, significa metros útiles de oficinas. Para conseguirlo, se recostó un núcleo de circulación vertical sobre el eje medianero de Cerrito. Tratamos de sacarle partido al lugar, con vistas que van, por el Norte hasta el río,por el Sur, hacia el Obelisco y la avenida 9 de Julio, por el Este, al microcentro, frente a la plaza Libertad.

"De este modo, el edificio fue concebido como una forma curva vidriada y su morfología es el producto de la yuxtaposición de dos volúmenes: uno cilíndrico, de cristal dorado, colgado del otro, un cono de cristal negro que, al inclinarse, evidencia la silueta de la casa tradicional que linda con el edificio por Cerrito, y la de la espléndida construcción racionalista del Coliseo, límite sobre Marcelo T. de Alvear", detalló el creador de los aeropuertos argentinos de Ushuaia y El Calafate, y el de Punta del Este, en Uruguay.

"La otra idea fue incorporar la iluminación característica de la 9 de Julio, no en carteles y letreros que se ponen a posteriori, sino dentro de la fachada. Diseñamos un sistema que se colocó en el interior de las bandas opacas del edificio y está compuesto por cuatro tubos fluorescentes, cada uno de un color diferente, provistos con dimmers, y programables desde una computadora central, de modo que el edificio puede ser iluminado de miles de formas. En las bandas puede colorearse la bandera argentina, la de Francia, un color en degradé, en forma dinámica; en fin, como sea", explicó Ott.

"Cuando nos reunimos por primera vez, intentamos transmitir a los diseñadores quiénes somos y cuál es nuestra propuesta de negocios. Creo que Enrica Rosellini captó el espíritu del Grupo Zurich Financial Services de Argentina y lo supo traducir en un estilo, una acertada mixtura de materiales, una inteligente disposición de espacios diferentes.

Un espacio laboral con estilo propio

Libertad Plaza, tal es el nombre del edificio que ocupan las oficinas de Zurich Eagle Star en la Argentina, posee la planta baja libre para el funcionamiento de un hall de acceso de más de 400 m2, plantas tipo del piso 10 al 8, un piso ejecutivo en el 9, nuevamente una planta tipo, más pequeña, en el piso 10 y espacio para crecimiento futuro, en el piso 11.

El proyecto del piso ejecutivo combina ambientes similares al living de una casa, lugares distendidos donde el usuario puede comer o sentarse en cómodos sillones italianos, sin desatender los negocios, con amplias y luminosas oficinas para los directores equipadas con sillas Aeron de Herman Miller, creadas por Don Chadwick y Bill Stumpf, circa 1994.

"Hoy, el espacio laboral es diverso y cada cliente tiene necesidades específicas que atender. Un ejecutivo de esta época sabe que no siempre los mejores negocios se pactan frente a un escritorio", recordó Enrica Rosellini, a cargo del interior design.

Las plantas tipo se distinguen por poseer un paquete de cuatro salas de reuniones emplazadas frente al hall de acceso del piso, que dividen la circulación en dos. Las plantas operativas poseen puestos de trabajo abiertos, colocados en doble hilera y apareados de a 5, en el centro de los locales. Los despachos cerrados se emplazan paralelos a la medianera y lo largo del frente sobre Cerrito, sin obstruir la esquina. El equipamiento elegido para las áreas abiertas es el Ethospace, combinado con el Action Office 3, diseñado por Robert Propst en 1960, ambos de Herman Miller.

"La intención fue liberar la esquina curva en toda la altura del edificio, para garantizar las visuales y la llegada de la luz natural hasta en el último recodo de la planta", sintetizó Enrica Rosellini.

Además, los paneles de cerramiento que llegan perpendiculares al curtain wall de la fachada fueron revestidos con una placa de espejo de piso a techo, otorgando al conjunto una sensación de continuidad espacial y de luz.

Mónica Garmendia

Te puede interesar