Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En Florencia, los Pumas buscan su propio renacimiento

Se enfrentan con Italia, un rival inferior por historia, pero que puede ser complicado en medio del contexto de derrotas; un éxito es clave; transmite ESPN 2 desde las 11

Sábado 18 de noviembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Benjamín Macome y Tomás Lavanini, en el estadio donde brilló Gabriel Batistuta
Benjamín Macome y Tomás Lavanini, en el estadio donde brilló Gabriel Batistuta. Foto: Villarpress

El David, el Ponte Vecchio, la Galería de los Uffizi, el Duomo, el Campanile. Cuna del Renacimiento, en Florencia se concentra buena parte del patrimonio artístico más valioso de la humanidad. Allí, luego de 13 derrotas consecutivas, los Pumas van por su propio renacimiento.

En el estadio Artemio Franchi, allí donde Gabriel Batistuta fue elevado a la categoría de dios, allí donde la selección de Bilardo se metió entre los cuatro mejores de Italia '90 tras vencer a Yugoslavia por penales, los Pumas se enfrentarán con Italia en el segundo test match de la gira por Europa, a las 15 (las 11 de la Argentina), en una inmejorable oportunidad de cortar la infausta racha de derrotas consecutivas ante equipos del Tier 1, que asciende a 16. Transmitirá ESPN 2.

Acostumbrados a fajarse con las superpotencias del sur o con Inglaterra, este partido es más accesible en los papeles. Ubicada en el puesto 14° del ranking mundial, Italia aparece como un adversario de un calibre similar al de la Argentina (10a). Por historia, por calidad individual y por proyección, en realidad, se trata de un rival inferior. Por eso, la victoria adquiere para los Pumas el carácter de obligatorio.

Sin embargo, el contexto perdedor que atraviesa el seleccionado convierte a este hecho en un arma de doble filo. Italia está atravesando un proceso de transición con muchos jugadores jóvenes y desde el Mundial acumula 16 derrotas en 20 partidos. Una de esas victorias fue hace un año ante los Springboks, también en Florencia. La Azzurra llega confiada tras vencer a Fiji y siempre es complicada para los Pumas, que ganaron los últimos seis enfrentamientos entre sí, aunque sólo uno de ellos fue por más de ocho puntos. La presión por conseguir una victoria a toda costa también puede resultar contraproducente.

El sábado pasado, ante Inglaterra, los Pumas mostraron progresos en aspectos clave del juego, como el scrum y la defensa, pero de nada habrá servido esa derrota si no tracciona como plataforma para los encuentros subsiguientes. Deben repetir aquellas virtudes y añadirle mayor vuelo ofensivo, algo que está incorporado al ADN de estos jugadores.

El ingreso de Nicolás Sánchez en lugar de Juan Martín Hernández responde en parte a esta necesidad. Otros cambios son el ingreso obligado de Juan Manuel Leguizamón ante la baja de Tomás Lezana por motivos personales, el regreso de Matías Orlando en el centro de la cancha y, lo más destacado, el debut como titular del wing de Hindú Sebastián Cancelliere .

"Sebastián es una apuesta que estamos buscando. Queremos verlo", justificó Daniel Hourcade en ESPN. "Tenemos que aprovechar esta ventana para verlo. Se ganó un lugar. Estamos muy esperanzados con lo que pueda hacer. Es un jugador diferente, que busca mucho el juego. es lo que nos gusta".

Para el entrenador, este partido adquiere una relevancia superlativa. Una victoria podría no alcanzarle para ganarse la renovación del contrato, que vence a fin de año. Irlanda, otro Top 5, es el último rival de la gira. Una derrota significaría la materialización de un retroceso que muy probablemente lo condene a una despedida prematura en función del objetivo Japón 2019.

Será el partido número 50 para Hourcade al frente de los Pumas desde que asumió para la ventana de noviembre de 2013. En tres enfrentamientos, nunca perdió con Italia (Roma 2013, Génova 2014 y Santa Fe 2016). Otro que cumplirá 50 presencias con la celeste y blanca será Joaquín Tuculet, 45 de ellos bajo las órdenes del tucumano, mientras que Agustín Creevy se sumará al club de los 70. Alemanno, Tetaz Chaparro y Montoya, si ingresa, llegarán a 40.

Luego del triunfo ante Sudáfrica en el Rugby Championship de 2016, en Salta, los Pumas sólo vencieron a Japón y Georgia, dos rivales de segundo orden. Italia está un escalón por encima de ellos, pero por debajo de Inglaterra y los rivales del hemisferio sur. Si los Pumas pretenden encaramarse entre las potencias, ganar hoy es una obligación. El renacimiento empieza en Florencia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas