0

La palta no cruza la General Paz

Buenos Aires es el destino más importante de la producción paltera argentina
Carlos Manzoni
0
19 de noviembre de 2017  

Su alto poder antioxidante la puso de moda en los últimos años, en los que la salud ha sido puesta en primer lugar a la hora de elegir los alimentos. Sin embargo, la palta, que de ella se trata, no es de las frutas preferidas por los argentinos: su consumo per cápita anual en el país apenas alcanza los 500 gramos.

Es un cultivo oriundo de América, conocido con el nombre de aguacate, palto o avocado. A partir de pruebas arqueológicas encontradas en Tehuacán (Puebla, México), con una antigüedad aproximada de 12.000 años, se ha determinado concretamente que es originario de México.

A nivel mundial, los principales países importadores en orden de importancia son Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos, Dinamarca, Suecia, Japón y Noruega. Entre los principales exportadores para esas regiones se encuentran Israel, México, Sudáfrica, España, Chile, y Estados Unidos. A nivel nacional la producción se encuentra concentrada en la provincia de Tucumán, del lado este de la sierra del Aconquija y extendiéndose actualmente hacia otras partes del Noroeste argentino (NOA) como Salta y Jujuy. El destino de la producción de palta argentina es únicamente el consumo en fresco. El envase más usado es el de cinco kilos.

El consumo local apenas llega a los 500 gramos, mientras que en Chile alcanza los tres kilos per cápita al año y en México, los 10 kilos per cápita al año. La ciudad de Buenos Aires es la plaza más importante de destino de la producción paltera argentina, mientras que Mendoza, Rosario y Córdoba sólo reciben envíos esporádicos.

La palta contiene una grasa parecida a la de la aceituna que es muy recomendable para el corazón. También es rica en vitamina E, reduce el riesgo de enfermedades en el corazón y protege contra el cáncer de mama.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.