Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Adolfo Cambiaso: "Siempre fui más o menos el mismo, pero hoy me siento más querido que antes"

El crack de La Dolfina cumplirá este sábado 100 partidos en sus 25 años en el Argentino Abierto; "uno pasa de eludir la presión a buscarla. Jugar por nada es aburrido a esta altura", subraya el multicampeón

Sábado 18 de noviembre de 2017
0
Cambiaso y sus camisetas: "De la de Chicago me queda el recuerdo lindísimo. Eso fue divertido. Y bueno para el polo, ayudó a que se popularizara"
Cambiaso y sus camisetas: "De la de Chicago me queda el recuerdo lindísimo. Eso fue divertido. Y bueno para el polo, ayudó a que se popularizara". Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

AC/DC. También en el polo se puede hablar de un antes y un después, de dos eras. La DC, o "Después de Cambiaso", cumple en 2017 su año 25, y cumplirá hoy su partido 100 en el centro del universo del polo, el Campeonato Argentino Abierto.

AC, Adolfo Cambiaso , es uno de los dos mejores polistas de la historia -Juan Carlos Harriott (h.) fue el otro- y el más importante fuera de los límites de su deporte. Debutó en el Abierto el 7 de noviembre de 1992 y ese día, en el 23-7 de Ellerstina a Los Indios, fijó un récord: 16 goles. Tenía 17 años. A los 25 encaró su proyecto, La Dolfina . Al principio le costó repetir los éxitos cosechados de la mano de su mentor, Gonzalo Pieres, pero luego se cansó de ganar, hasta tener hoy un Dream Team.

En medio, 883 goles, 82 victorias y 13 conquistas de Palermo. "Mucha importancia no venía dándole al tema, pero empezó a generarme algo después de los comentarios... Está bueno llegar. Estoy contento", respondió el número 1 a LA NACION desde Cañuelas.

-¿Qué recordás al mirar atrás?

-Más cosas buenas que malas. Estoy contento con todos los equipos en que jugué y con quienes me acompañaron: Gonzalo Pieres, Lolo [Castagnola], Mariano [Aguerre], Lucas [Monteverde], el equipo actual...

-¿Sos de recordar todo?

-No tanto. Mi debut en Ellerstina, la creación de La Dolfina, la camiseta de Nueva Chicago... El 20-19 con un gol mío en 2005. Y la tri-Tri [tercera Triple Corona seguida]: sobrepasar a Coronel Suárez no es fácil. Los clones; ganar el Abierto con 6 o 7 no es normal. Fue un momento increíble lo de Poroto [su hijo]. Estaba jugando y me avisaron que María [Vázquez, su señora] tenía contracciones. Pedí que me esperara un chukker, y fui. Parió tan rápido que casi volví a la cancha. Pero como ganábamos, al final no entré.

-¿La mayor alegría? ¿Y la mayor tristeza?

-La tri-Tri fue histórica, lo más importante que se logró. Y la mayor tristeza... cuando se me murió [el padrillo] Cura en 2006, aun habiendo ganado la final. Fue una victoria con una amargura bárbara.

-¿Entre los golpes fuertes no estuvo la derrota en el alargue contra Chapaleufú en 2001?

-No me molestaba perder contra ese equipo. Perder no es lo peor que puede pasarme. Uno aprende de eso. Más triste estaba cuando se rompió Cura.

-¿Cuál es o fue tu mejor rival?

-Hoy es Ellerstina. Antes lo fue Chapaleufú, y por momentos Chapaleufú II. Y un jugador... Está entre los Heguy. Por ahí, Bauti Heguy.

"Presión tenía antes; uno pasa de eludirla a buscarse presión. La presión es linda, lo más lindo que hay", dice Cambiaso
"Presión tenía antes; uno pasa de eludirla a buscarse presión. La presión es linda, lo más lindo que hay", dice Cambiaso. Foto: LA NACION / Hernán Zenteno

-¿Cómo definís cada etapa?

-La de Ellerstina fue de mucho aprendizaje, muy linda: llegué a 10 goles, gané la Triple Corona, me hice como jugador. La Martina es donde viví, pero fue un lapso muy corto. La Dolfina es mi casa, mi lugar, y fue lindo vivir lo que se logró con todos los que han estado conmigo. Un torneo, una historia, se hace con compañeros, no los hace uno solo.

-¿A cuál camiseta le tenés más cariño?

-La actual. De la de Chicago me queda el recuerdo lindísimo. Eso fue divertido. Y bueno para el polo, ayudó a que se popularizara. Fue criticado, pero después entendieron que sirvió. No siguió porque me llamó Marcelo Tinelli y quería a ShowMatch en la camiseta, y también eso fue bueno para la difusión. Hacía 40 puntos de rating y era un empujón para el polo.

-¿Cómo estás hoy, en tu 25º Palermo?

-Bien, en un equipo en el que me divierte jugar. Me permite hacer mucho menos que lo que hacía antes. Tengo la motivación de los clones, la de que mi hijo viene atrás... Y todavía le soy útil al equipo. El día en que no lo sea, dejaré; no quiero c... a mis compañeros. Pero todavía les sirvo. No voy a jugar el Abierto con Poroto, pero este año disputamos una copa de 20 goles para divertirnos. Así como Federer. con 36 años, es el 1 o el 2 del mundo, en el polo hay poco recambio. Yo estoy bien a los 42, y veo a Miguel [Novillo Astrada], que tiene un poco más, y cómo está jugando, y eso me hace seguir motivado. Bien montado, con los clones y en este equipo, sigo divirtiéndome.

-¿Cómo manejás ahora la presión?

-Presión tenía antes; uno pasa de eludirla a buscarse presión. La presión es linda, lo más lindo que hay. Motiva más la presión que jugar por nada, que a esta altura es aburrido. Cuando uno tiene un buen equipo, juega con presión. Y es más divertido.

-¿Qué es Cambiaso para el Argentino Abierto?

-Deben decirlo el público, la Asociación, los periodistas. Yo intento darle un granito de arena. Estoy agradecido a mucha gente. A Palermo. Al periodismo, que siempre me ha tratado increíblemente bien. Me he sentido muy querido. Por el periodismo en toda mi carrera y por la gente en la última etapa. Al principio no, pero que hablaran mal o bien me hizo más conocido. Y en estos últimos 10 años me siento más querido. Yo siempre fui más o menos el mismo. Pero hoy siento que me quiere más gente que antes. Seguro.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas