Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Antoinette Brown Blackwell, la formidable mujer que desafió las teorías de Charles Darwin

Famosa por haber sido la primera mujer ordenada ministra protestante en Estados Unidos, Blackwell desafió directamente las conclusiones de Darwin, quien había argumentado que la evolución había hecho al hombre superior a la mujer

Sábado 18 de noviembre de 2017 • 15:58
0
Brown Blackwell fue una defensora de los derechos de las mujeres.
Brown Blackwell fue una defensora de los derechos de las mujeres.. Foto: LA NACION

Estimado señor:

Agradezco mucho la amabilidad que ha tenido de enviarme su libro "Estudios en Ciencia General". En el prefacio observo que ha invertido mucho tiempo en el mismo. Al pasar las páginas noto que usted cita afirmaciones mías que son muy poco conocidas.

Atentamente,

Charles Darwin

Estas líneas corresponden a una carta enviada por el naturalista y biólogo inglés el 8 de noviembre de 1869, según consta en un proyecto de recopilación de misivas de Charles Darwin de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra.

Pero en la carta había un error.

El científico se dirigía a quien había escrito el texto como "señor". El libro, sin embargo, había sido redactado por una mujer: Antoinette Brown Blackwell.

Unos años después de ese episodio, la autora publicaría "Los Sexos en la Naturaleza", una compilación de ensayos en los que cuestionaba algunas de las conclusiones de Darwin.

Charles Darwin le respondió una carta a Brown Blackwell asumiendo que era un hombre.
Charles Darwin le respondió una carta a Brown Blackwell asumiendo que era un hombre.. Foto: LA NACION

El reconocido sociólogo y filósofo inglés Herbert Spencer tampoco escapó de sus críticas.

¿Pero quién era esta mujer que se atrevió a desafiar a algunos de los científicos más importantes de su época?

Charles Darwin le respondió una carta a Brown Blackwell asumiendo que era un hombre.

Brown Blackwell nació en el estado de Nueva York, en Estados Unidos, en 1825 y murió en 1921.

Fue la primera mujer en ser ordenada como ministra protestante. Y es que desde pequeña estuvo interesada en la oratoria.

"Empezó a dar discursos a los 9 años en su iglesia local", de acuerdo al Grupo Oberlin, un sitio web que recopila información acerca de la ciudad del mismo nombre, que se encuentra en el estado de Ohio, EE.UU.

Brown Blackwell no creía que los hombres fueran superiores a las mujeres.
Brown Blackwell no creía que los hombres fueran superiores a las mujeres.. Foto: LA NACION

Fue allí que Brown Blackwell estudió. Completó un curso literario en 1847 y, posteriormente, uno en teología en 1850.

"Fue una oradora muy activa a favor de los derechos de las mujeres, la templanza y la abolición de la esclavitud, entre otras causas. Su último sermón lo dio a los 90 años", indica el Grupo Oberlin.

Durante muchos años recorrió varias ciudades estadounidenses dando charlas acerca de los temas que la apasionaban.

Brown Blackwell no creía que los hombres fueran superiores a las mujeres.

En lo que se refiere a la defensa de los derechos femeninos, en sus discursos estaban presentes el tema del sufragio igualitario y la crítica a que las mujeres se vieran forzadas a escoger entre su familia y la posibilidad de trabajar.

Ella misma puede considerarse un ejemplo de esta visión: dio a luz a siete hijos y, aparte de sus actividades como oradora, escribió múltiples ensayos y libros.

En esos textos quedó reflejado su interés en la ciencia.

"Su trabajo se vio influenciado por las teorías evolucionistas de Darwin y Spencer. Las exploraciones científicas le permitían abogar por un sistema de cooperación para alcanzar el objetivo final", de acuerdo al sitio web Biografías Nacionales Americanas.

Brown Blackwell mostró sus diferencias con el trabajo de Darwin abiertamente.
Brown Blackwell mostró sus diferencias con el trabajo de Darwin abiertamente.. Foto: LA NACION

Un artículo publicado por la Institución Smithsonian da cuenta del desacuerdo mostrado por Brown Blackwell con respecto al postulado de Darwin acerca de que la evolución había hecho al hombre superior a la mujer. Lo consideraba inaceptable.

"Para refutar esa afirmación, era fundamental que se incorporara en la discusión la opinión de una mujer. Argumentaba, además, que Darwin no había considerado las características únicas que aporta el sexo femenino en las diferentes especies en la naturaleza", se indica en el texto de la Institución Smithsonian.

Brown Blackwell mostró sus diferencias con el trabajo de Darwin abiertamente.

Así que Brown Blackwell se dio a la tarea de volver a analizar la información recolectada por Darwin.

"La conclusión fue que las especies femeninas y masculinas continúan su evolución interrelacionada, como equivalentes. Estaba convencida de que ambas tenían diferentes fortalezas y que las mismas existían en equilibrio", según la Institución Smithsonian.

De hecho, sus contribuciones en este plano le ganaron la membresía a la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia. Fue una de las pocas mujeres de su época en obtener ese reconocimiento.

"Era una vehemente reformista social y sus logros no deben subestimarse. En una época en la que la ciencia se consideraba una ocupación para caballeros, intentó erradicar la desigualdad y lograr que el estudio de la ciencia fuera universal y sin distinción de sexo", dice el sitio web de la Universidad de Cambridge, en Inglaterra, en una sección dedicada a Brown Blackwell.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas