Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ignacio Figueras: "Al Argentino Abierto de Polo sólo le falta hacerse más internacional"

El ex modelo de Ralph Lauren y ex jugador se convirtió en un notable divulgador del polo argentino en el mundo y factótum de Cría Yatay, uno de los animadores del certamen de Palermo

Domingo 19 de noviembre de 2017
0
Ignacio Figueras
Ignacio Figueras. Foto: Archivo / Fernando Massobrio

Un Campeonato Argentino con 12 equipos divididos en dos categorías (Abierto y con Handicap), invitaciones para formaciones de Estados Unidos e Inglaterra y traslado del certamen a esos países para que sea el evento más importante de una marca de primer nivel mundial. Suena utópico, pero viniendo de alguien que ha sabido capitalizar como nadie las oportunidades que le brindó el polo, vale la pena al menos considerarlo. Porque si el mejor polista del mundo es Cambiaso , el más conocido es Ignacio Figueras. Su fama proviene de antes de ser la cara de Ralph Lauren, pero él se considera antes polista que modelo o empresario.

Recientemente, por ejemplo, apareció en el Show de Ellen DeGeneres , uno de los más vistos de Estados Unidos, con una audiencia promedio de 2,9 millones de televidentes por día. Nunca el polo tuvo tanta difusión. "Soy jugador de polo, ésa es mi columna vertebral", responde Nacho cuando se le pregunta por su vocación. "Alrededor de Nacho jugador hago negocios. El polo es una plataforma. Además, soy criador, hago eventos de polo en todo el mundo e intento usar el reconocimiento que me dio ser la cara de Ralph para contar la historia del polo."

Casado con Delfina Blaquier, se inició como polista en 25 de Mayo, al lado de Lucas Monteverde. A los 17 años empezó a jugar en el exterior y llegó a 6 goles, que a los 40 todavía ostenta. En 2008 participó de la Triple Corona con su club, Black Watch, al lado de Bautista Heguy, Matías Mac Donough y Paquito de Narváez, y jugó Tortugas y Hurlingham, aunque para el Abierto lo reemplazaron por el Sapito Caset.

En esta época es habitual cruzárselo por Palermo, ya que es uno de los responsables del fenómeno Cría Yatay . "Mi apoyo se debe a una amistad de toda la vida con los Laprida", cuenta Nacho. "Magoo e Iñaki me pidieron ayuda el año pasado. Lo mío es la cancha, la logísitica, la organización, lo empresarial. los sponsors los conseguí yo. Le quise poner Yatay como mi campo, pero no se pudo porque hay otro club en Corrientes, entonces le puse Cría Yatay."

-¿Seguís jugando?

-Juego bastante afuera, mucho en Estados Unidos. Ahí hice gran parte de mi carrera. Hoy no estoy compitiendo tanto. Mi hijo Hilario tiene 17 años y es el que más compite y le estoy dando prioridad. Mis trabajos son partidos exhibición con marcas o con eventos de polo alrededor del mundo.

-¿Cómo ves al polo argentino con los cambios?

-Veo muy positiva la actitud, me gusta mucho. Soy un convencido de que el polo es el evento principal, pero hay que acompañarlo. Todos los eventos deportivos del mundo están acompañados de cosas a su alrededor porque mucha gente viene a pasar un lindo día al margen de los partidos.

-De todo lo que hiciste con el polo ¿qué es lo que más te enorgullece?

-El Veuve Cliquot Polo Classic, que se hace en Nueva York hace 10 años con la Estatua de la Libertad atrás y es un éxito. Los tickets se venden en media hora, van 10.000 personas, tiene una repercusión enorme.

-¿Se puede adaptar algo de eso en la Argentina?

-Seguro. Hablo bastante con Carlos Menéndez Behety, que es un poco la mente de marketing detrás de la Asociación y hablamos de cosas para hacer. Nueva York es para mí la ciudad más poderosa del mundo. El "problema" que tiene el Abierto es que estamos en la Argentina. La Argentina no tiene ningún problema, excepto que estamos lejos y no somos una potencia. HSBC hace un esfuerzo local, pero la casa madre en Londres no sé si lo considera importante. El Veuve Cliquot Polo Classic es un gran evento para LVMH, que es la empresa de lujo más grande del mundo. Pero porque está en Nueva York. Sería irreproducible en Palermo. Entonces, lo que le falta al Abierto es internacionalizarse.

-¿Cómo se puede hacer eso?

-No tengo la respuesta. Tengo algunas ideas. La primera es trasladarlo por lo menos a Estados Unidos e Inglaterra. Si no, va a ser imposible que HSBC Londres diga "el polo es el evento más importante que tengo en el mundo". Eso le daría mucho más importancia a lo que pasa acá. Hay que lograr que los americanos y los ingleses tengan un equipo jugando en Palermo. O que sean tres y tengan la opción de contratar a un argentino.

-¿Un equipo integrado por extranjeros puede ser competitivo?

-La tendrían que pelear, pero no importa. Mirá Cría Yatay. No te hacés jugador del Abierto de un día para el otro. Si les decís a los ingleses "durante 10 años vas a tener un wild card" y esos cuatro vienen y juegan y compran caballos, te juro que se hacen buenos.

-¿Por qué cuesta tanto llegar al Abierto?

-Porque el planteo anterior de un Abierto de ocho equipos con una clasificación tan brava, te costaba un huevo llegar. Por eso creo en un Abierto de 12 con wild cards para que más gente tenga oportunidad. Para mí es el "Campeonato Argentino Abierto" con seis equipos en la cancha 1 y el "Campeonato Argentino con Handicap" en la cancha 2 con los segundos seis. Hay que estudiarlo un poquito. Lo juegan los 12, clasificación en Tortugas y Hurlingham para entrar del 1 al 6 y del 7 al 12, que las dos copas tengan importancia. Te aseguro que en cinco, diez 10 años tenés cuatro ingleses, cuatro norteamericanos, cuatro brasileños jugando bien al polo, más todos los jóvenes que hay.

-Tenés 40 años, 6 goles. ¿seguís soñando con jugar el Abierto?

-La veo más difícil. En algún momento era un sueño. Llegué a jugar Hurlingham, que es el segundo torneo en el mundo. Palermo no se dio. Hoy ya no llego. Si me lo propusiera quizá lo podría hacer, pero ahora ya estoy pensando más en apoyar a mi hijo. Mi lucha está apuntada a otro lado. Yo no le estoy quitando el lugar a nadie, pero para mí es más importante el espacio para los jóvenes y los extranjeros.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas