Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Elecciones en Chile: triunfa Piñera, pero su regreso al poder quedó envuelto en dudas

Con el 96,1% de los votos escrutados, logra el 36,6% de los votos; irá al ballottage con Guillier, que obtiene el 22,7%

Domingo 19 de noviembre de 2017 • 19:20
SEGUIR
PARA LA NACION
0
En Chile los principales candidatos y Bachelet apuesta al ballottage
En Chile los principales candidatos y Bachelet apuesta al ballottage. Foto: Reuters

SANTIAGO, Chile.- Con el 96,1% de los votos escrutados, el ex presidente chileno Sebastián Piñera se impone en las elecciones, pero su regreso al poder queda en suspenso. Con el 36,6% de los votos -menos que lo que vaticinaban las encuestas- ingresa al ballottage del 17 de diciembre con el candidato del oficialismo Alejandro Guillier, que logra el 22,7%, seguido de cerca por la candidata de izquierda Beatriz Sánchez (20,3%).

La otra sorpresa de esta primera vuelta la protagoniza, con el 7,9% de los votos, José Antonio Kast, que reivindica el legado de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990), por delante de la candidata de la Democracia Cristiana Carolina Goic con el 5,9%.

"Los chilenos vamos a tomar una decisión que va a afectar a nuestras vidas por muchas décadas", dijo Piñera, de 67 años, tras emitir su voto en Santiago, donde le increparon algunos jóvenes.

"Lo que está en juego es el bien del país", dijo, por su parte, el senador Guillier, de 64 años, quien emitió su voto en Antofagasta (norte).

Piñera (2010-2014) se enfrentó hoy a una centroizquierda fragmentada, pero tendrá más dificultades en la segunda vuelta de diciembre, cuando es posible que estas fuerzas se unan para impedir la llegada de la derecha al poder.

El multimillonario empresario prometió impulsar la estancada economía chilena y revisar las emblemáticas reformas tributarias, educacional y laboral aprobadas durante el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet.

"Estoy contento porque esta noche [por ayer] logramos un gran resultado electoral", dijo el ex presidente, que busca ser el sucesor de Bachelet. En su extenso discurso luego de la victoria en las elecciones, Piñera recordó que el resultado logrado fue muy parecido al que obtuvo en 2009. "Y en ese año ganamos finalmente las elecciones", señaló.

Piñera se enfrentó a una centroizquierda fragmentada, pero tendrá más dificultades en la segunda vuelta, cuando es posible que estas fuerzas se unan para impedir la llegada de la derecha al poder.

El ex presidente, que prometió impulsar la estancada economía chilena y revisar las emblemáticas reformas tributaria, educacional y laboral aprobadas durante este gobierno, exhortó a la población a votar el próximo 17 de diciembre "por los que quieren igualar hacia arriba, no hacia abajo".

Piñera se mostró seguro de que en marzo próximo será nuevamente quien ingrese al palacio de La Moneda, donde heredará "un país estancado y con muchos problemas y dificultades", dijo. "Vamos a recuperar el tiempo perdido y rescataremos el dinamismo que nos han arrebatado", prometió.

En todo su discurso, al único candidato al que mencionó específicamente por su nombre fue el pinochetista José Antonio Kast, que al superar todos los pronósticos obtuvo cerca el 7,9% de los votos.

Piñera agradeció el apoyo de Kast, un respaldo que será crucial para sumar votos frente a una eventual alianza de las numerosas agrupaciones de izquierda.

Por su parte, Guillier también presentó en su discurso a las fuerzas que lo llamaron para felicitarlo por su pase a la segunda vuelta, y mencionó a la candidata del Frente Amplio, la izquierdista Beatriz Sánchez, que con el 20,3% de los votos estuvo cerca de arrebatarle el segundo lugar, y la democristiana Carolina Goic.

Otro apoyo de gran peso moral que recibió ayer Guillier fue del ex presidente socialista Ricardo Lagos, que le dio su respaldo a través de un video y por Twitter. "Es necesario en torno a un candidato generar un programa progresista y amplio para enfrentar al adversario de la derecha. Por eso entrego mi apoyo a Alejandro Guillier", expresó.

El único resultado de las encuestas previas que no estuvo tan alejado de la realidad que mostraron ayer las urnas fue el porcentaje de votos de Guillier, que se acercó a una cuarta parte del electorado (20,3%).

Pero la sorpresa política de la jornada estuvo a cargo del izquierdista Frente Amplio, entre otras razones gracias a las preferencias logradas en los sectores populares de la región Metropolitana.

La buena performance de este frente antisistema tiene mucho más impacto de lo esperado porque cambia toda la configuración del panorama político chileno, con un senador y por lo menos 18 diputados.

Poco antes del discurso de Piñera, Bachelet también habló sobre el significado de la jornada electoral y con sutileza reclamó la "unidad" del progresismo y de los que defienden "los reclamos mayoritarios de los chilenos".

La presidenta mostró su preocupación porque alrededor de cinco de cada diez chilenos no fueron a votar en un país donde ella misma impulsó la institución del voto opcional, pero reconoció que quizá sobrestimó el compromiso cívico de la población.

"Todos los que tenemos responsabilidades públicas debemos demostrar que es posible recuperar la confianza en la política", dijo.

Los estudios del voto en las elecciones municipales del año pasado mostraron que el número de votantes fue especialmente bajo en los sectores más vulnerables, donde la izquierda obtendría más votantes. Y además es especialmente alto, cercano al 80%, en los barrios de clase media y alta, que apoyan a la derecha.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas