Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Noche de los Museos

Martes 21 de noviembre de 2017
0

La Noche de los Museos se constituyó en un espectáculo múltiple con diversidad de ofertas. Un total de 260 sedes invitaba a la concurrencia, distribuidas en 15 barrios porteños. Muchos de los espectadores transitaban con rapidez de una exposición a otra, de distinto carácter y para públicos diversos. Así, por ejemplo, mientras en la Usina del Arte el cineasta francés Michel Gondry se valía de una charla para invitar a los asistentes a ser creadores de un film con la guía de un protocolo que él proponía, una de las invitaciones del Museo de Bellas Artes se cifraba en la contemplación de obras de Joan Miró. Cerrando estas menciones introductorias cabe aludir a lo que ofrecía el Malba, con obras modernas de autores mexicanos y un gran altar elevado en memoria de las víctimas de los graves terremotos que padeció ese país en septiembre de este año. El lugar se cubrió de ofrendas florales, cruces de cartulina y mensajes. A un costado, una imagen de Frida Kahlo parecía rendir homenaje.

La convocatoria, que logró una respuesta masiva del público, tuvo como antecedente original algo ocurrido en Berlín en 1977. El público, deseoso de ver exposiciones en la ciudad, reclamó horarios más amplios para poder asistir a los museos. La respuesta favorable de las autoridades se concretó en "la larga noche de los museos", cuyo éxito multiplicó decisiones similares en otras ciudades. En América latina, Buenos Aires ha sido la primera en hacerlo en 2005, con el aporte de 53 instituciones. Con la reiteración de las experiencias crecieron el número de las exposiciones y de público.

La Usina del Arte, una de las atracciones especiales del recorrido
La Usina del Arte, una de las atracciones especiales del recorrido. Foto: Rodrigo Néspolo

Ciertamente, la noche de los museos abre paso a una amplia gama de las artes, pues ofrece al espectador obras que, valiéndose de recursos como el sonido y la palabra, permiten acceder a una emoción estética en una experiencia social infrecuente.

En la ciudad se abrió una gran variedad de rutas de circulación al público que podía optar según sus preferencias. La concurrencia fue favorecida con pases libres en 80 líneas urbanas y hasta se levantaron las barreras de las autopistas después de las 21. Hubo ocasión, también, de disfrutar de la música que se trasmitía por parlantes. El Palais de Glace presentaba una muestra transhispánica de Juan Gatti, mientras el ex Correo Central renovado atraía público para ver una muestra curada por Guillermo Kuitca, que incluía obras de David Lynch, Patti Smith y Raymond Depardon.

San Telmo también expuso diversas muestras que se conocieron mediante visitas guiadas. En la avenida San Juan al 300, la Banda Sinfónica de la ciudad ofreció su concierto ante un público que incluía numerosos turistas. La gastronomía tuvo particular lucimiento. La Alianza Francesa eligió presentar una contribución de comidas y degustaciones, en la que intervino la chef Patrice Courtons.

La noche fue múltiple en experiencias valiosas. Con certeza, habrá enriquecido la memoria de los espectadores, que pudieron gratificarse de acuerdo con sus preferencias. Sería interesante conocer el juicio crítico de los asistentes, a fin de extraer conclusiones orientadoras para el futuro de estas convocatorias.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas