Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo hará Boca para disimular la carencia de goles sin Darío Benedetto

La prolongada inactividad del Nº 9 es un duro golpe en los planes del cuerpo técnico; Bou, que iba a emigrar en diciembre, tiene la chance de mostrarse antes del arribo de Wanchope Ábila

Martes 21 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Boca no sale del estado de shock. Lejos de padecer la derrota frente a Racing ("Algún día íbamos a perder", minimizó Guillermo Barros Schelotto ), sigue obsesionado con la jugada que trastocó los planes a corto y mediano plazo: la grave lesión que sufrió Darío Benedetto , a quien le esperan entre 6 y 8 meses de inactividad.

La ruptura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha del Pipa es otro bombazo a la columna vertebral del líder de la Superliga. Que se suma a la baja de Fernando Gago, hace un mes y medio, por una lesión de características y tiempos de recuperación similares, y cuyos daños colaterales arrasan con todo: sistema de juego, planificación y listado de refuerzos y de prescindibles rumbo al próximo mercado de pases.

La prolongada baja de Benedetto, que será operado este jueves por el doctor Jorge Batista, deja a Boca sin su goleador. El mal de ausencias va más allá de esos números que aniquilan estadísticas (35 goles en 42 partidos con la camiseta azul y oro) y el cuerpo técnico deberá hacer lo posible para que sea reemplazado de la mejor manera.

Así como a Benedetto los planes se le modificaron en apenas un segundo, como consecuencia de una jugada desafortunada, le ocurre lo mismo a su reemplazante en el futuro mediato: Walter Bou .

Benedetto es ayudado por Sara para bajar las escaleras del túnel. Las volverá a subir en, al menos, seis meses
Benedetto es ayudado por Sara para bajar las escaleras del túnel. Las volverá a subir en, al menos, seis meses. Foto: Fabián Marelli

Casi sin participación en este segundo semestre (ingresó en ocho encuentros, en total estuvo apenas 47 minutos en la cancha y no marcó) y ante el inminente arribo de Ramón Ábila, a préstamo en Huracán, el entrerriano ya estaba armando las valijas para emigrar a fin de año, cuando de pronto se encuentra con esta gran oportunidad de volver a mostrarse. Anoche, sugestivamente, y ante la primera molestia, Ábila fue reemplazado en Huracán a los 8 minutos.

No es algo nuevo para el ex Gimnasia, que supo cumplir con creces hace casi un año, cuando el Nº 9 sufrió una distensión frente a San Lorenzo y recién estuvo en condiciones de volver en febrero.

Hizo tan bien los deberes entonces, que hasta provocó dudas en los Mellizos cuando Benedetto recibió el alta médica. Poco después de reemplazar al Pipa en el Nuevo Gasómetro le marcó un gol al Ciclón. A la semana le convirtió dos a Racing en el 4-2 en la Bombonera; y el más importante de su corta carrera; ,abrió la cuenta en el 4-2 a River, en el Monumental.

En el arranque de 2017 Bou prolongó su muy buen momento marcando en cinco de los siete amistosos de Boca: un gol a Estudiantes, con un cabezazo al ángulo al mejor estilo Palermo; un zurdazo preciso, otra vez a San Lorenzo, para el 2-2 en Mar del Plata. También infló las redes en México, donde definió de primera en el 1-1 ante Chivas, convirtió en el amistoso frente a Tigre, para los suplentes, y sentenció el 2-1 ante Colón, en Santa Fe.

Un escenario repetido

En su época de futbolista, Guillermo Barros Schelotto vivió de cerca una situación muy similar a la actual en la primera Copa Libertadores que le tocó disputar con la camiseta de Boca.

Cuando Martín Palermo disfrutaba del mejor momento de su carrera, el 13 de noviembre de 1999 sufrió ante Colón, en Santa Fe, una grave lesión que lo marginó de las canchas por seis meses. Al igual que el Pipa ahora, el Titán se rompió entonces el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha.

El Mellizo se quedó sin su socio de ataque y el club de la Ribera debió afrontar la mitad del torneo continental sin su máximo referente del área, que fue reemplazado con creces por Alfredo Moreno y Antonio Barijho, que en esa competición señalaron seis goles cada uno. El gran retorno del Loco, aquella noche soñada frente a River, por los cuartos de final de la Copa, es una historia conocida.

Rumbo a esta nueva edición de la Libertadores, el Mellizo deberá confiar en las cualidades de Bou y en un hombre que, como hace 19 años sucedió con el Chipi, llega desde Huracán: Ábila.

"Muchas gracias por los mensajes de aliento y de cariño. prometo volver con todo", publicó en su cuenta de Instagram Benedetto, que ya inició la cuenta regresiva de su recuperación.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas