Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El único que puede complicar a Boca es Boca

Martes 21 de noviembre de 2017
0

Boca perdió el invicto en la Superliga después de nueve fechas y la pregunta flota en el ambiente: ¿se reabrió el campeonato? La respuesta que surge espontáneamente es un no rotundo porque el único que realmente puede complicar a Boca es Boca. Es más, al conjunto dirigido por los mellizos Barros Schelotto le dolió más la lesión Darío Benedetto, que estará entre seis y ocho meses inactivo por la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, que la derrota ante Racing por 2-1.

La ventaja de seis puntos sobre San Lorenzo y Unión tendría que ser un aviso hacia la prudencia, pero las diferencias dentro del campo son demasiado grandes. Está claro que el objetivo de los santafecinos es otro: a lo sumo, clasificarse para algún torneo internacional. Y San Lorenzo aún no definió su estructura. No tiene un DT estable tras la renuncia/despido de Diego Aguirre; tentó a Gabriel Heinze; se conformó por unos partidos con Claudio Biaggio, y sueña con Jorge Almirón, de Lanús, finalista en la Copa Libertadores. En definitiva, el Ciclón todavía no sabe bien qué quiere o con quién se quedará.

River era un potencial oponente más allá de la gran diferencia de puntos (12). No es algo a lo que los millonarios estén desacostumbrados, ya que en el campeonato pasado estuvieron a punto de amargar a los xeneizes, pese a una enorme diferencia de puntos (11) con muchas menos fechas por delante. Claro que los tiempos anímicos por Núñez son otros. La confirmación de Marcelo Gallardo al frente del plantel fue un golpe espiritual importantísimo, pero el plantel deberá reestructurarse en puestos fundamentales: en el arco y en la ofensiva. Da la impresión de que los millonarios, en cierto modo, arrancarán de cero en 2018.

Las posiciones hacia abajo ubican a Colón, Talleres, Banfield, Independiente (también en las semifinales de la Copa Sudamericana), Huracán y San Martín, de San Juan. La diferencia de puntos, en definitiva, no es tan importante como los objetivos. La mayoría piensa, inicialmente, en quedarse en la primera A antes que en el título. ¿Alguno de ellos se animará a pulsear con Boca? Se imagina mucho más complicado.

Boca es fuerte por sí mismo, pero también por los competidores que lo acechan. Faltan 18 fechas, pero un campeonato largo no hace más que favorecer a los planteles más abundantes. Y Guillermo Barros Schelotto, por más que se queje y patalee, tiene el grupo más rico del fútbol argentino. Eso sin contar que, a partir de enero, sumará a Ramón "Wanchope" Ábila, goleador de Huracán, y casi seguro a Carlos Tevez, tras la frustrante experiencia en China. Por si acaso, queda una billetera gorda capaz de seducir al menos interesado.

Todo dependerá de Boca. De su capacidad para asimilar la ausencia de Benedetto y, en las tres fechas que restan en el año, de darle la confianza a Walter Bou. De darle poco a poco responsabilidad al colombiano Sebastián Pérez, recuperado de una lesión de ligamentos cruzados, que parece capaz de cumplir la tarea de Fernando Gago, que también se rompió los ligamentos y que reaparecería entre abril y mayo.

Todo dependerá de Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, y de su capacidad para incluir a Tevez en una mecánica ya aceitada. Ellos bien saben que lo peor que les puede pasar en un plantel armónico es que, de repente, aparezca una nota que rompa el pentagrama. Por la Ribera bien saben de cuestiones extrafutbolísticas. No hace falta recordar cómo era Boca, incluso a pocas fechas de salir campeón, por ejemplo, con Ricardo Centurión dentro del plantel. Hoy sólo se habla de fútbol y eso debería mantenerse sin discusión. Guillermo es inteligente. "Entiendo que Tevez sabe que nosotros estamos muy bien. Él sabe que va a venir al equipo a sumar y no a restar", le dijo hace algunos días a la nacion. Y bajo esa línea tendrá que mantenerse para no perder el respeto del plantel.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas