Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo hizo Lanús para convertirse en el gigante que derriba a los grandes

La epopeya contra River, que lo llevó a la primera final de la Libertadores, es parte de la leyenda reciente del granate: salió campeón en la Bombonera y en el Cilindro; le ganó una final a San Lorenzo y lo eliminó de la Copa; ahora, va por Gremio

Martes 21 de noviembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Lanús, el chico que se acostumbró a soñar a lo grande
Lanús, el chico que se acostumbró a soñar a lo grande. Foto: AP

Diez años de hegemonía granate. Una década -la reciente, surgida a fines de 2007-, que transformó la vida de Lanús para siempre. Y no se trata, de modo excluyente, de los títulos que consiguió en este tramo de la historia, tres locales y uno internacional. La huella del "club de barrio más grande del mundo", que mañana jugará la primera final de la Copa Libertadores de su historia, va más allá. Su estirpe reciente, que en el último impacto dejó en el ocaso a River en una semifinal inolvidable, se sustenta en la fuerza contra los gigantes. Lanús se convirtió en un especialista contra los grandes. Debe saberlo Gremio, uno de los caciques del fútbol brasileño.

Entiende cómo ganarles. Conoce sus debilidades. Explota sus virtudes ante los cinco poderosos de nuestro medio, con enormes impactos. De su primera estrella doméstica, en la Bombonera, hasta el choque polémico ante River, en la Fortaleza.

En la Ribera, el 2 de diciembre de 2007, empezó su leyenda. Fue en la última fecha del Apertura. José Sand abrió el marcador para el equipo dirigido por Ramón Cabrero -recientemente fallecido y símbolo del club-, que combinaba belleza y efectividad; Martín Palermo logró la igualdad. Carlos Bossio tuvo una actuación sobresaliente, Lanús gritó por primera vez y hasta dio la vuelta olímpica en un escenario emblemático del fútbol argentino. Además, de los últimos tres partidos ante Boca, se impuso en dos.

La rivalidad con River tiene muchos argumentos. Tal vez, el primer choque decisivo en la última década fue por la fecha 19 del Clausura 2011. Lanús le ganó por 2 a 1, en el Monumental, un resultado que condenó al equipo millonario a jugar la Promoción, la antesala de su caída al vacío. Tiempo después, en el Torneo Final 2013, le propinó un golpe doloroso: un 5-1 en la fecha 18.

Sin embargo, los cruces directos lo marcaron a fuego: cuatro jugados, cuatro ganados. El último, lógicamente, ya es parte de la leyenda: Lanús se impuso por 4 a 2 -perdía 2-0 en el segundo encuentro y 3-0, si se tomaba en cuenta el primer choque- y se clasificó a su primera final de la Libertadores.

Los anteriores: el 4 de febrero pasado, en La Plata, se impuso por 3 a 0 y se quedó con la Supercopa Argentina. Lo eliminó en los cuartos de final de la Copa Sudamericana 2013, al superarlo por 3 a 1 en Núñez -luego, el equipo granate se consagró- y en la primera etapa del mismo certamen en 2009, al ganarle 2-1 y 1-0.

Racing es otra de sus víctimas: salió campeón del Torneo Bicentenario, en el Cilindro, el 14 de agosto de 2016, en un partido que le ganó a la Academia por 1 a 0. Todo estaba dispuesto para Racing, pero Lanús, en la última jugada, se impuso con un gol de Brian Montenegro. Curiosamente, fue el único tanto del paraguayo en su paso por el club. En la exitosa Sudamericana 2013, la Academia lo sufrió antes que River: 2-1 y 2-0 por la segunda etapa.

Con Independiente se descubren otros secretos del éxito granate ante los gigantes. El último partido, toda una curiosidad, lo ganó Lanús, con un tanto de... Germán Denis, ex delantero del Rojo, de penal, y sobre la hora, en Avellaneda. Sin embargo, en los últimos tiempos, el mayor suceso fue el 27 de junio pasado, un 1-1 que frustró a Independiente: lo dejó afuera de la Copa Libertadores 2018. Hasta Andrada le atajó un penal a Barco. Hay más: de los últimos 10 partidos del historial, Lanús se impuso en 5. ¿Independiente? Apenas uno.

Sin embargo, es a San Lorenzo a quien suele amargar seguido. De los últimos 20 partidos, le ganó ¡13!; empató 4 y perdió apenas 3. Ahora, el Ciclón lleva una diferencia en el historial de sólo 12 partidos. De todos ellos, hay uno que quedó en las vitrinas: en el Monumental -otra vez, Lanús y su costumbre de dar vueltas olímpicas en grandes escenarios-, le ganó 4 a 0 en la final del Torneo Transición 2016, con una exhibición pocas veces vista en un partido decisivo. El equipo de Jorge Almirón fue la expresión de la soberbia futbolera; se impuso con goles de Junior Benítez, Miguel Almirón, José Sand y Lautaro Acosta.

Semanas antes del golpe histórico contra River, su víctima fue San Lorenzo. Del mismo modo: corriendo de atrás, lejos del favoritismo. Perdió 2-0 en el Bajo Flores, se recuperó con el mismo resultado en la Fortaleza y venció 4-3 en los penales. No hacía falta tanto suspenso: Lanús se agiganta contra los grandes. Y Gremio es uno de ellos.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas