Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pensar el futuro del trabajo en el agro

Juan Manuel Barrero

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 21 de noviembre de 2017 • 00:14
0

Recientemente, la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) realizó el Foro ACDE Joven Argenthink: Futuro, Trabajo, Inclusión. Reunidos en el Centro Cultural de la Ciencia, el desafío fue analizar junto a estudiantes y jóvenes profesionales cómo será el futuro del trabajo y se combatirá la pobreza de hoy utilizando las herramientas de la convergencia tecnológica.

En la jornada, el ministro de Agroindustria de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, señaló que apunta a que "Buenos Aires sea la provincia más importante en desarrollo agroindustrial", con un Estado facilitador del juego para que los productores, emprendedores y el sector privado en general se muevan en la cancha y puedan proponer el juego y ganar el partido.

La provincia de Buenos aires puede exportar en los próximos años casi 250 millones toneladas de alimentos frescos. Pero, además, la agroindustria puede transformarse, produciendo cada vez más valor.

Argenthink puso sobre la mesa una afirmación que puede resultar inquietante: en el futuro dos de cada tres puestos de trabajo no van a existir, producto de las tecnologías exponenciales como la automatización, la inteligencia artificial y la robotización. El agro tiene el desafío de pensar cómo va a cubrir la demanda de empleo y, además, cómo va a desarrollar en las personas las nuevas competencias que requiere el mundo de hoy: flexibilidad, adaptabilidad, reconfiguración de equipos de trabajo.

Las respuestas están en la innovación producto de la bioeconomía y la biotecnología, el desarrollo de la competitividad y la productividad que aportan todos los sectores de la agroindustria, la seguridad agroalimentaria que permita que lleguen alimentos a todos y las acciones concretas de la agroindustria.

Frente a estos cambios que se vislumbran en un futuro, pero que finalmente llegarán, se vuelve necesario desarrollar nuevas habilidades y prepararnos para que las nuevas tecnologías potencien favorablemente un cambio en las formas de empleo que el agro liderará.

El autor es socio de Barrero & Larroudé y presidente de Unaje

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas