Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Maratón de Queenstown tuvo al ganador menos pensado

El atleta Sam Wreford, que había estado enfermo en los últimos días, se quedó con la prueba que pensaba utilizar como entrenamiento; entre las mujeres, la británica Hannah Oldroyd fue la más veloz; hubo 9720 corredores en las tres distancias y las mujeres fueron mayoría

Martes 21 de noviembre de 2017 • 12:14
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Carreras son carreras. En el fútbol, por caso, los resultados se ven en la cancha. Mientras que en el atletismo, en la pista o en el campo. Y en los maratones, tras cruzar la línea de llegada. El mejor siempre resulta ser el que más rápido llegó, siempre que sea con armas legales, claro. Eso le sucedió al neocelandés Sam Wrefor, de 33 años. El corredor de la localidad de Timaru, en la costa este de la isla sur de Nueva Zelanda, había estado en cama en los días previos al Air New Zealand Queenstown Marathon. "No tenía demasiadas expectativas. Había estado en cama en los últimos días", contó Wrefor tras cruzar el arco de llegada en el Recreation Ground, en Queenstown. "Estuve con una dolorosa y molesta infección en un oído. Recién el sábado después del almuerzo decidí correr. No me sentí bien en los días previos, pero hoy (por el domingo pasado) me sentí mejor y en los 10km hasta pude acelerar el ritmo. De hecho, esta carrera la pensaba utilizar como testeo para el maratón de Singapur", explicó el ganador quien con 2h27m56s estableció un nuevo récord de circuito en la cuarta edición de la carrera que parte desde Millbrook, en Arrowtown, y arriba al centro de Queenstown en un recorrido que combina paisajes deslumbrantes entre el duro asfalto y los caminos de tierra al borde del lago Wakatipu, entre otros. El vencedor no es un novato en la materia. Si bien él mismo no se vislumbraba como potencial primero, Wrefor ganó el maratón de Hawke's Bay en mayo último, y en años anteriores se quedó con los maratones de Rotorua, Christchurch y Dunedin. Su próximo carrera será en Singapur, donde competirá dentro de dos semanas.

Mientras que entre las mujeres, Hannah Oldroyd, atleta británica que reside en Christchurch, se llevó el primer puesto con un tiempo de 2h52m22s. La ganadora venía de ser primera hace tres semanas en el maratón de Auckland. Recién en los 10km finales, Oldroyd pudo desconectarse de Mel Aitken, ganadora en 2016, quien llegó segunda con 2h54m55s. "Es una carrera que impacta por los paisajes y las vistas. Vas corriendo y estás conectado con la naturaleza mas bellas", contó Oldroyd.

Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.
Con más de 9000 corredores, la prueba completó su 4º edición.

En el Medio Maratón, los ganadores fueron Daniel Balchin (1h07m28s) y Josie Wilcox (1h19m33s). Y en los 10k, Dominic Channon (33m28s) y Karin Schank (39m).

Para Queenstown, ciudad a la que se llega desde la Argentina (previa escala en Auckland), tras 13 horas desde Buenos Aires en un vuelo casi transpolar, esta carrera representó una inyección económica de más de 8,5 millones de dólares traducidos en una estadía promedio de 5 noches para los corredores extranjeros y de 3 para los locales, además de las 3000 plazas áereas que esta competencia genera para su línea de bandera. La carrera, es verdad, como todo gran evento, precisa de corredores nacionales y extranjeros para afirmarse en el tiempo. Y en Nueva Zelanda, donde la amabilidad y la cortesía abundan, hacer gala del buen trato al servicio del corredor es una cuestión de estado. Y la Air New Zealand Queenstown Marathon, donde las mujeres fueron mayoría (63% de los inscriptos), no fue la excepción. Allí, lo hacen de principio a fin.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas